Recibi las noticias en tu correo

14 de julio, día de Francia

El 14 de julio se celebra el día de Francia, cuando los revolucionarios tomaron la prisión de la Bastilla en un momento culminante de la revolución de 1789, que abrió paso a la edad contemporánea.

14 de julio, día de Francia.

La Bastilla, o Bastilla de San Antonio, fue una fortaleza que protegía el costado oriental de la ciudad de París. Durante varios siglos cumplió un papel fundamental en la defensa de la ciudad, pero con el paso del tiempo perdió su importancia estratégica y se convirtió en una prisión. Estaba ubicada en el sitio que actualmente ocupa la plaza de la Bastilla.

Destinada a defender la puerta de San Antonio, fue edificada durante el reinado de Carlos V, de 1370 a 1383 por Hugo Aubriot con cuatro torres, las otras torres fueron añadidas posteriormente.

Enseguida su utilización militar resultó insuficiente y se construyó un nuevo recinto. Se utilizó entonces como fortín y lugar de recepción para Francisco I, antes de ser transformada en prisión del Estado por el cardenal Richelieu.

Era una cárcel muy confortable para los aristócratas, que disponían de verdaderos departamentos con servicio y suculentas comidas. Sin embargo no resultaba tan agradable para los prisioneros comunes, que estaban en las mazmorras. En la Bastilla se conservan las “cartas cerradas con el sello real”, cartas del rey que, entre otras cosas, podían ordenar el encarcelamiento de cualquiera, sin juicio.

La Bastilla “alojó”, entre otros a Hugo Aubriot (su fundador), Nicolás Fouquet, “el hombre de la máscara de hierro”, al marqués de Sade y a Voltaire.

La monarquía decidió derribarla en 1784. El pueblo no estuvo de acuerdo con su destrucción. Como toda fortaleza imponente, era un referente del paisaje a la vez que una demostración del poderío del rey (como la Torre del Temple).

La Bastilla representó el símbolo del inicio de la Revolución Francesa. La importancia de la toma de la Bastilla ha sido magnificada por los historiadores románticos, como Jules Michelet, que han querido hacer de ella un símbolo fundador de la República.
Miles de personas querían invadir el fuerte para obtener armas, éste no estaba defendido más que por un puñado de hombres.

La Bastilla fue tomada el 14 de julio de 1789 por los revolucionarios que iban en busca de pólvora para sus armas. El pueblo de París mostraba su inquietud creyendo que las tropas extranjeras estacionadas alrededor de París no serían utilizadas para reprimir la revolución.

Se había constituido una milicia de 48.000 hombres sin armas. Los electores no habían podido obtener, el 13 de julio, las armas de Les Invalides.

El 14 de julio una ingente muchedumbre (de 40 a 50.000 personas) se presentó delante de Les Invalides para apoderarse de las armas. Para defender Les Invalides existen unos cañones al servicio de sus ocupantes, pero éstos no estaban dispuestos a abrir fuego sobre los parisinos. Unos metros más allá, regimientos de infantería y de artillería acampaban sobre la explanada del Campo de Marte, bajo las órdenes de Pierre Víctor de Besenval.

Este reunió a todos los jefes de cada regimiento para saber si sus soldados cargarían contra los amotinados; unánimemente respondieron que no. Es el acontecimiento más importante del día.

La muchedumbre, que ninguna orden pudo contener, escaló los fosos de Les Invalides, derribó las cancelas y se apoderó de unos 30.000 a 40.000 fusiles, de doce cañones y un mortero. Los parisinos estaban armados, sólo les faltaba la pólvora y las balas. Corrió el rumor de que se encontraban en el castillo de la Bastilla.

Los electores de París bajo presión de la muchedumbre, enviaron una delegación al gobernador de la Bastilla, Bernard-René Jordan de Launay, para pedirle que distribuya la pólvora y las balas a los parisinos que deben formar una milicia burguesa. La delegación fue recibida amablemente invitada, incluso, a desayunar, pero no consiguió convencer al gobernador.

Poco después, otra delegación fue enviada también sin resultado a la Bastilla. La muchedumbre armada con los fusiles obtenidos en Les Invalides se agolpaba frente a la Bastilla.

A las 15:30, un destacamento de 61 guardias franceses dirigido por Pierre Hulin, antiguo sargento de la guardia suiza, llegó a la Bastilla con cinco cañones sustraídos esa misma mañana de Les Invalides. Se emplazaron frente a las puertas y puentes levadizos de la Bastilla, dispararon contra ellas y la Bastilla capituló.

A las 17 la muchedumbre invadió la Bastilla, liberó a los siete prisioneros comunes que estaban encarcelados, se apoderó de la pólvora y de las balas. Durante el trayecto, el gobernador fue ejecutado mediante decapitación. Los asaltantes tuvieron un centenar de muertos y 73 heridos.

Desde el 31 de enero de 1879, el 14 de julio es una de las dos fiestas nacionales de Francia. Sin embargo, oficialmente, esta fiesta nacional no conmemora la toma de la Bastilla, sino la Fiesta de la Federación, que tuvo lugar un poco más tarde, el 14 de julio de 1790 en la explanada del Campo de Marte.

Pero el inconsciente colectivo francés parece asociar la fiesta nacional con el suceso más señalado ocurrido un 14 de julio; una gran mayoría de franceses apenas recuerda el 14 de julio de 1790.

Compartir este artículo