Recibi las noticias en tu correo

Los entrerrianos Rogel y Barrandeguy luchan juntos en defensa de la dieta

A pesar de las diferencias a veces estruendosas que suelen mostrar a veces, esta vez los diputados nacionales entrerrianos Fabián Rogel (UCR, Entre Ríos) y Raúl Barrandeguy (Frente para la Victoria, Entre Ríos) expusieron opiniones coincidentes en defensa del aumento del 100 por ciento de las dietas que las cámaras votaron recientemente, cuando el gobierno pretende un “techo” del 18 por ciento para los reclamos salariales del vulgo.

Rogel y Raúl Barrandeguy desmintieron que sus sueldos sean de 35 mil pesos y justificaron el aumento que duplica sus ingresos mensuales. Para Rogel, “no se puede ir a Buenos Aires por 19 mil pesos a representar a la provincia”, a pesar de que tantos entrerrianos como él van a Buenos Aires con una mano atrás y otra adelante a encontrar algún conchabo y un lugar en las villas miseria, expulsados por la política invariable en que desde hace décadas se turnan radicales y peronistas.

Rogel desmintió la información publicada por un matutino porteño que indicaba que sus sueldos ascienden a entre 30 y 35 mil pesos: “esto no es así”, dijo y aclaró: “nosotros no cobrábamos 15 como dice la información, sino 13. Y quiero decir que un concejal de Concordia ganaba 12 mil pesos”, sin explicar porqué se compara con él.

Recordó que cifra similar ganaba cuando era legislador provincial, hace cuatro años: “Hoy un diputado nacional gana 19 mil pesos. Los casados, que tienen que desgravar el IVA, un poco menos”. Precisó los montos dentro de lo posible, porque no tenía a mano el recibo de sueldo: “28 mil pesos y no 30, como dice la información”.

Rogel atribuyó una motivación política ladina a estos movimientos salariales: “yo creo que la estrategia del kirchnerismo en su momento, cuando estaba en minoría, fue matar al Congreso. Lo que ha ocurrido ahora es que tienen mayoría. Qué casualidad que cuando no tenían mayoría habían planchado los sueldos. Acá siguen planchados. No tocaron nada”.

Para Rogel “era una vergüenza lo que se ganaba”, con referencia al sueldo de un legislador, pero no hizo mención de maestros, peones rurales ni albañiles, en que la vergüenza es mucho mayor, ni a la necesidad de todos estos de mejorar sus ingresos algo más que el “techo” oficial que no rige para legisladores.

Rogel precisó el precio de su representación: “No se puede ir a Buenos Aires por 19 mil pesos a representar a la provincia. Así no se puede ejercer dignamente la representación pública”.

En cuanto a Barrandeguy, un abogado penalista de nota que seguramente no necesita de la dieta de legislador para subsistir en la sede del poder porteño, dijo que no ha estado en Buenos Aires y por eso no puede decir cuánto gana. “Sí debo decirle que la de los diputados es de las remuneraciones más bajas del gasto público en la Argentina”.

“Cada vez que se habla de la remuneración de algún funcionario se instala la misma polémica”, advirtió.

Barrandeguy resistió la comparación con el sueldo de un docente, de alrededor de 3000 pesos. Dijo que ese sueldo “no está bien” pero agregó que “el parámetro de comparación no debe ser ese”, sino que sus módulos deben ser cotejados con otros del Estado nacional, como el de un director del Poder Judicial.

Barrandeguy aseguró que este incremento “no pone bajo la lupa la actividad del Congreso”: “No tenemos hoy diputruchos o legisladores que reciben coimas para aprobar leyes. Hoy estas cosas no se escuchan”, subrayó.

Compartir este artículo