Recibi las noticias en tu correo

Circo arte en movimiento/ Un Caracol que rueda por el país

La Compañía Caracol viaja desde hace 11 meses por el país, en un colectivo naranja y azul.  Pueblo o ciudad donde paran, presentan “un espectáculo de arte popular en movimiento, en clave de circo”, explicó a AIMCulura “Toy” Sayo Echevarria. El otro integrante de la compañía, Tomás Yacachury, agregó: “contamos con un humor sencillo y montones de estímulos para chicos y grandes”.

La Compañía Caracol, risas para grandes y chicos.

La Compañía Caracol se presenta con Remolino, músico que ahora sumó un trombón a su propia orquesta; y Espuma Bruma, equilibrista de cuerda floja que sorprende -entre otras hermosas destrezas- con sus burbujas gigantes.

El viaje “empezó el 30 de abril del año pasado, cuando salimos desde Mar del Plata para llegar en mayo a la convención de circo de Catamarca, Me río del valle 2”.

Salieron seis personas en el Caracol. Cuando llegaron a destino “se bajó uno y se subió otro compañero, y fuimos a Tucumán. Pasamos por las termas de Río Hondo, fuimos a Tucumán y el 21 de mayo hicimos la primer función como Compañía Caracol, todos juntos, en la plaza de Tafí viejo”, contó Toy.

“Y  Remolino Remolón nació el 22 de mayo”, dijo Tom sobre su personaje en el espectáculo. De los seis que partieron en principio “quedamos nosotros dos, con la decisión de vivir del arte, entrenar, aprender y trabajar con todo lo relacionado con esto”, indicó Toy, y acotó: “el 3 de julio hicimos la primera función solos, en la Asociación Biblioteca Popular El Molino, en Vaqueros, Salta”.

Y ahí, dicen los dos, comenzó el viaje mas largo:  “nos preguntábamos que hacíamos: volver a Mar del Plata o recorrer Argentina. Estábamos casi en Jujuy. Miramos el mapa… y vimos todos los lugares que hay para ir”.

En Jujuy llegaron a Tilcara: “no quiero los chicos en la plaza”, fue la expresión del intendente del lugar al recibir a los artistas en una audiencia para autorizar la presentación. “Hicimos función donde pudimos, igual”. De ahí “bajamos a Joya y para llegar a Cataratas del Iguazú, atravesamos Chaco”.

A modo de broma, Toy mencionó -entre tantas aventuras- un encuentro con un yacaré… “Remolino es mi héroe desde ese día”, agregó entre risas.

Mientras tanto, la Compañía recorre el país “siempre haciendo función en escuelas,  plazas, cumpleaños, hogares de niños y de ancianos… aprendiendo todo el tiempo”.

Hay tantas cosas…
-¿Qué descubrieron en tanta recorrida, casi ocho mil kilómetros?
-El poder de la risa. El poder universal de que se te vea un calzón o que hagas un chiste de amor o con doble sentido”, explicó Eugenio y Celeste destacó: “el recuerdo de miradas que he visto, felices. Miradas alegres y agradecidas”.

El colectivo de Caracol, listo para el recorrido.

Mientras tanto, la realidad es clara en todas partes por igual: “te vas encontrando con distintos ´patrones´, te das cuenta de pueblos que son hambreados y los siguen estafando, otros que son mas ladinos, pero la risa aparece siempre. Hay gente que se asusta de cosas que otros se ríen.  Y ves a todos: al que está ahí laburando, al que vende pochoclos o todos los estereotipos sociales”, indicó Tom.

Y el viaje tiene otro regalo: “la naturaleza; no es lo mismo levantarte todos los días con la montaña que caminar por la tierra colorada de Misiones. Es magia”, susurró Celeste.

“Y los niños son niños en todos lados. Son puros. No tienen vergüenza de reírse. Aunque se ríen a veces más los viejos que los nenes. Tenemos entre nuestro bagaje el recuerdo de  hacer funciones en el campo, para viejos, y ver gente grande, grande, divirtiéndose”.

Funciones para no perder/se
La Compañía Caracol llegó en enero a Federación, donde estuvo haciendo funciones durante tres semanas. Desde ahí bajaron a San Salvador, pasaron por Villaguay y ahora están en Paraná. “La función de Villaguay queda en el recuerdo. Había montón de gente, y nos reconfortó  lo que se vio: en el pueblo querían ver un espectáculo, esperaron hasta que comenzó y se quedaron hasta que terminó. Nunca había pasado que hubiera tanta gente”, relató Eugenio.

Toy, en tanto, mencionó: “tengo en mi cabeza la función que hicimos el 30 de noviembre  en el hogar de niños Proyecto de Vida, de Aristóbulo del Valle, Misiones. Nos estábamos yendo para Oberá para encontrarnos con la Murga del Monte y visitamos este lugar que recibe a  40 chicos; fuimos a hacer la función gratis, quedaba de pasada y queríamos  conocer y compartir. Ese día se cumplían dos  años que hacia cuerda. Fue confirmar donde quería estar como artista. Hacia mucho calor y no fue una buena función. Lo que importó no era si había salido bien la cuerda o las burbujas re grandes, sino lo que pasó ese día, que sentí que aprendí un montón de cosas”.

Y hay de todo: “una gorra que te ponen uno de 100, la que no había nadie, la que haces para los amigos…”.

Ahora, explicaron a dúo: “seguimos con ganas de seguir viajando y viviendo así.  El arte es un derecho tan incumplido como otros en nuestra Argentina, el acceso al arte. Hay lugares que no tienen ni salas, ni centros culturales ni espacios dispuestos, ni plazas, ni funcionarios que lo promuevan, ni nada. Eso nos moviliza más todavía”.

Compartir este artículo

Una respuesta para Circo arte en movimiento/ Un Caracol que rueda por el país

  1. Pingback: Artritis Reuma :: Tratamiento de Artritis Reuma