Recibi las noticias en tu correo

La comunidad educativa de la Uader se movilizó por la normalización

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), administrativos, docentes y graduados marcharon esta tarde a Casa de Gobierno en el marco de la lucha que llevan adelante por la normalización de la universidad. “Marchamos juntos para exigir ser autónomos de una vez por todas”, aseguraron a AIM estudiantes  presentes en la protesta.

La comunidad educativa de Uader pidió por la normalización.

Esta tarde a partir de las 18, la comunidad educativa de la Universidad Autónoma de Entre Ríos se movilizó desde la facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales (Urquiza y Corrientes) a Casa de Gobierno bajo la consigna “marcharemos para exigir ser autónomos de una vez por todas”.

La movilización a la explanada de la Casa Gris se realizó para reclamar por la normalización de la universidad provincial.

“Esta actividad forma parte del plan de lucha que se lleva adelante”, dijeron a AIM los estudiantes presentes y recordaron que durante toda la semana hubo protestas en distintas facultades de la Uader, tomas, puestas en escenas teatrales, clases públicas, intervenciones artísticas en la ciudad, cortes de calles etc..

La historia la escriben los protagonistas
Hace siete meses, un día como hoy el Consejo Superior Provisorio de Uader, aprobaba por “unanimidad” de sus miembros, el cronograma electoral que daría por finalizado el proceso de normalización y el alcance de la autonomía universitaria.

Un día como hoy, 26 de abril de 2012, la comunidad universitaria estaría celebrando uno de los momentos más felices y más importantes desde el surgimiento de Uader. El gobierno provincial tendría que considerarse el principal responsable de ese logro, festejando que los jóvenes de nuestra provincias y tantas otras, tienen posibilidades de imaginar un futuro, de sostener entre tod@s este proyecto académico.

Hoy, jueves 26 de abril, en cambio, dejará la huella del sabor amargo provocado por unos pocos, ciegos en su mezquindad, presos de su mediocridad y principales culpables (total en breve se van a confesar a la iglesia) de cargar con la responsabilidad casi asesina, de sentirse autorizados a la terrible misión de usurpar un futuro, que por el solo hecho de haber nacido, los jóvenes tienen derecho a elegir: un tránsito universitario, de formación, tiempos para indagar, luchar por aquello que anhelan: anticipar el mañana, recibir la herencia cultural que les pertenece.

Son tiempos de violencia organizada donde los espacios institucionales aparecen vaciados de sentido político – académico. Funcionarios becados, con doble funciones, sin capacidad para desarrollar políticas universitarias en las secretarias o áreas para l@s que fueron nombrad@s, gastos de dinero público que nadie sabe o muy pocos, hacia donde se dirigen.

Nos encontramos en una situación profundamente alarmante, la inercia de la gestión encargada de (des)organizar la universidad está recostada sobre el gobierno ejecutivo provincial, acodado en un sistema judicial que poco dista de aquellos que “ordenaban” los feudos y lo siguen haciendo.

Porque creemos firmemente que la Uader no puede quedar a merced de la mafia actual, donde prima el interés por negociados económicos y políticos partidarios, que se puedan concretar, sin tener en cuenta los medios ni mucho menos, las prácticas políticas académicas de una universidad.

Este panorama debe obligarnos a decir basta:
* No podemos sostener la terrible situación que generó una minoría de docentes sobre los demás claustros universitarios, alentados por la actual gestión de la universidad.
*No podemos seguir siendo cómplices del silencio siniestro, instalado por el rector normalizador y el nuevo personaje que apareció en diciembre de “vice-rector”, casi como el efecto que provoca el “juego de la oca” o la antigua “perinola”.

Tenemos que denunciar públicamente la irresponsabilidad de estos señores y su gran séquito de obsecuentes , exigir la renuncia de marino schenebeerger y sebastián aguilar, que luego de cinco meses en la gestión confirman su condición de becados y antiorganizadores de Uader.

Estos señores deberían estar siendo juzgados por la falta de ética sobre los efectos que la obturación de la normalización, provocará.

Por último, tenemos la responsabilidad de alertar al estado provincial y al ministerio de educación de la nación, la gravedad que las consecuencias de “las estafas estatales”, provocaron en la historia.

Desde la comunidad universitaria advertimos al poder ejecutivo provincial, al ministerio de la educación, a las familias que están involucradas en Uader, a los ciudadanos que aportamos con nuestros impuestos para que la universidad de entre ríos sea autónoma;

Que hoy 26 de abril de 2012 un duelo aparece, la terrible tristeza que provoca el asesinato de miles y miles de ilusiones.

Exigimos autonomía universitaria ya

La Uader no se vende, se defiende.

Enrique raffin. Dni 24.726.915
Profesor ordinario – consejero superior

Compartir este artículo