Recibi las noticias en tu correo

Por la falta de gas, se extienden los cortes en empresas e industrias

El frío polar que cubrió la mayor parte del país durante el fin de semana largo se tradujo en cortes de gas , que si bien fueron moderados precisamente por el prolongado feriado, afectaron a la mayor parte de las empresas y otros grandes usuarios.

Tras una serie de consultas internas del comité de emergencia conformado con técnicos del gobierno, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) y concesionarias del sector, el organismo regulador del mercado de gas ordenó el sábado que las empresas moderen al mínimo técnico su consumo o directamente (según el contrato con que cuenten) vean interrumpido su suministro.

La decisión del Enargas, transmitida por vía telefónica a los directivos de las distribuidoras, fue que los grandes consumidores que cuentan con contratos de abastecimiento firme (pagan por el mismo una tarifa extra) reduzcan la utilización del combustible al denominado “mínimo técnico”, que refiere a la cantidad imprescindible de gas que requiere una compañía para no detener su producción.

La decisión corre sobre todo para los usuarios grandes, esto significa por ejemplo compañías cuyo consumo ronda los 10.000 metros cúbicos por día, tanto de Litoral Gal (Santa Fe y noroeste de Buenos Aires) y Metrogas (Capital y Gran Buenos Aires) como de Gas Natural Fenosa (zona norte del Conurbano y de la provincia) y Camuzzi (sur de Buenos Aires y región patagónica).

En el caso de los usuarios que no tienen contratos en firme, es decir, que pagan una tarifa más baja y por lo tanto pueden ver interrumpido el abastecimiento de gas , la decisión del Enargas estableció un corte para las compañías con consumos superiores a los 5.000 metros cúbicos diarios .

Ese nivel de corte no sólo involucra a fábricas que utilizan el gas como un insumo más, sino también a grandes superficies comerciales, como los shopping centers. “De todas maneras, cada distribuidora tiene para estos casos no sólo sus contratos sino cuestiones técnicas que puede ir manejando, según el nivel de presión de gas que tenga en la entrada de cada gasoducto”, explicaron en una de las distribuidoras.

Los cortes fueron decididos un día después de que Repsol anunciara que canceló la entrega de gas por barcos (GNL) a la Argentina que se había acordado a fines del año pasado. Esa decisión forma parte de las represalias que la petrolera española adoptó como respuesta ante la intervención de YPF y la inminente sanción de la ley que considera “sujetas a expropiación” la mayoría de las acciones de Repsol.

Por cuerda separada, Repsol prepara una batería de acciones legales contra la Argentina en los tribunales de Madrid, Buenos Aires y Nueva York.

El contrato para el suministro de gas por barco había sido suscripto entre el gobierno, a través de Enarsa, y Repsol: 10 de los 81 barcos cargados de gas licuado, previstos para suplir el déficit de gas de este año, iban a ser abastecidos por Repsol.

Compartir este artículo