Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

¿Afectará a la Tierra el eclipse anular de Sol?

El eclipse anular de Sol que ocurrirá el 20 de mayo, -que no se verá desde ninguna región de Sudamérica- provocará que la fuerza de gravedad ejercida por la Luna y el Astro Rey “tironeando” desde un mismo lado a nuestro planeta “provoque niveles de mareas más elevadas”, confirmó a AIM la jefa de Prensa del Planetario de Merlo San Luis, Patricia Ciancio, quien desestimó que se produzcan consecuencias catastróficas sobre la Tierra. Los mayas lo predijeron siglos atrás, y comparado con el tiempo que estipuló la Nasa, solo hubo segundos de diferencia.

Así se verá el eclipse anular de Sol.

Ciancio advirtió a quienes observen el eclipse que si lo hacen sin ninguna protección en los ojos “sufrirán ciertas consecuencias”.

Este eclipse fue anunciado hace siglos por astrónomos mayas. “El conocimiento que éste pueblo tenía en ciencias astronómicas fue realmente relevante, superando incluso al de los astrónomos de occidente”, detalló.

De historias y leyendas
El eclipse anular de Sol del 20 de mayo es uno de los fenómenos astronómicos de 2012 que generan mayor inquietud en el imaginario colectivo. “A las erróneas especulaciones referidas a que en 2012 llegará el fin del mundo, se suman insustentables interpretaciones sobre las cuartetas de Nostradamus, en las que no faltan quienes aseguran que el eclipse anular de Sol del próximo domingo podría traer consecuencias catastróficas sobre el planeta”, detalló la jefa de Prensa de Merlo San Luis.

Etimología de la palabra
Eclipse -palabra que proviene del griego y significa abandono- es un fenómeno natural que se produce todos los años cuando los astros involucrados forman una línea recta.

El que ocurrirá el 20 de mayo,  “sucederá porque Tierra Luna y Sol estarán alineados produciendo que desde nuestra perspectiva terrestre nuestro satélite esté ocultando al astro rey. Pero como además la Luna estará en su apogeo -aproximadamente a 406 mil kilómetros de la Tierra- dejará ver el borde del disco solar, motivo por el cual, desde algunas regiones del planeta, se asemejará a un anillo”.

Un poco de historia
Antiguamente, cuando se producía un eclipse de Sol, la desaparición repentina de nuestra estrella era asociada por algunas culturas con desenlaces catastróficos, ya que no entendían el fenómeno. Cuando el fenómeno acontecía, por ejemplo, en China, se creía que un dragón celestial se comía al Sol y para ahuyentarlo, los ciudadanos emitían gritos e insultos. “Claro está que un eclipse solar produce oscuridad, palabra que no por casualidad está asociada con el peligro”, dijo Ciancio.

En la actualidad, “el evento natural que hace que desde cierta perspectiva un astro oculte a otro, se entiende perfectamente. Sin embargo, hay quienes creen que los eclipses pueden traer graves consecuencias sobre nuestro planeta, asociándolos por ejemplo a los terremotos, a pesar que éstos son consecuencia de otras causas naturales vinculadas con el movimiento de las placas tectónicas. Si bien todos los procesos de la naturaleza son producto de alguna circunstancia y dejan ciertas consecuencias, las que provocan los eclipses para nuestro planeta son para las personas prácticamente imperceptibles”.

Ciancio afirmó que el eclipse anular de Sol del 20 de mayo, hará que la fuerza de gravedad ejercida por la Luna y el astro rey “tironeando” desde un mismo lado a nuestro planeta “provoque niveles de mareas más elevadas”.

Además aconsejó a quienes tengan “el privilegio de observarlo, a usar protección en los ojos, ya que si no lo hacen, sufrirán las consecuencias”.

Las “profecías” mayas y las sectas
Quienes trabajan en planetarios u observatorios astronómicos dedicados a la divulgación de la astronomía y se contactan a diario con el público, son destinatarios de una recurrente pregunta: “¿qué anuncian las profecías mayas para el 21 de diciembre de 2012?

La inquietud por el tema también se ve reflejada en charlas informales de amigos o en los medios masivos de comunicación. El caso es que miles de personas de todo el planeta creen que para ésa fecha ocurrirá el fin del mundo.

Otros, de pensamiento menos apocalíptico, consideran que en diciembre de 2012 la humanidad y la Tierra atravesarán cambios bruscos que impondrán un cambio de conciencia.

Si bien la mayoría de las personas son escépticas, aún en ellas existe un cierto nivel de dudas, ya que vinculan, entre otros tantos sucesos, los terremotos, las tormentas solares, la amenaza de potenciales guerras nucleares, el cambio climático, los recientes acercamientos de asteroides a la Tierra, los tsunami, e incluso hasta la grave crisis socio-económica que afecta a ciudadanos de las principales potencias. “Muchos concluyen que podría ser verdad que diciembre de 2012 venga con desagradables sorpresas”, señaló la profesional.

Hasta ahora, la creencia de que el 21 de diciembre de 2012 ocurrirá el fin del mundo está basada sólo en interpretaciones sin ningún tipo de sustento científico. Y por otro lado, hasta el momento no existe ningún elemento de prueba en donde los mayas mencionen claramente ésa idea.

Más allá que existan opiniones diversas, la cuestión es que convendría tener presente lamentables experiencias en las que el fanatismo y la histeria colectiva se conjugan, como por ejemplo, entre otros tantísimos casos, en el suicidio en masa del 18 de noviembre de 1978, cuando 913 estadounidenses miembros de la secta Templo del Pueblo murieron tomando cianuro en la jungla de Guyana.

O el ocurrido en 1997, durante el paso del cometa Hale-Bopp, cuando Marshall Applewhite, quien lideraba la Puerta del Cielo, convenció a 39 de sus seguidores a que se quitaran la vida, prometiéndoles que sus almas subirían a una nave espacial que creían se encontraba detrás del cometa.

Por eso, Ciancio consideró que si existe un muy concreto peligro de que el fenómeno de los suicidios en masa se repita”.

Para saber más
Quienes deseen más información pueden solicitarla ingresando en la dirección web del Planetario de Merlo San Luis:  www.planetariodemerlo.org

Comparte este articulo