Recibi las noticias en tu correo

Las plantas medicinales, mejor si son ecológicas

Menta, romero, tomillo, hierbabuena…hasta cien diferentes variedades de plantas medicinales se cultivan y cosechan en España entre primavera y otoño. Esta semana se recoge tila, manzanilla y milenrama.

La manzanilla, una de las reinas

No todas añaden a sus reconocidas propiedades el elemento diferenciador de la agricultura ecológica.

Una finca en Navarra, con un área de cosecha de 75.000 kilómetros, ofrece desde hace diez años al mercado nacional la “esencia” de cada planta cultivada con métodos totalmente orgánicos. Este año exporta a Francia y se prepara para el público alemán.

Un proyecto sin ánimo de lucro
Su director, Jesús Cia, explicó a EFEverde cómo un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo fin es la inserción laboral en el medio rural de personas en situación de exclusión, ha conseguido el reconocimiento de Naciones Unidas por sus buenas prácticas agroalimentarias.

“La nuestra es una plantación única en España, con 50 variedades de cultivo propio y una cartera de 100, con otros agricultores, en lugares donde el clima nos lo permita”, añadió Cia, cuya empresa cuenta con la certificación ecológica española (Cpaen) y la correspondiente europea.

Prohibidos los pesticidas y los abonos químicos
El cultivo ecológico, recordó, no permite utilizar ni pesticidas ni abonos químicos y “solo empleamos compost (abono) hecho por nosotros y curamos nuestras plantaciones con preparados que hacemos con las propias plantas”.

En Josenea, como se conoce el proyecto, la cosecha empezó en abril, con la melisa, recomendada para afecciones digestivas, del sistema nervioso, taquicardias y arritmias.

Dependiendo de la planta, indicó Cia, se recoge la raíz, las hojas, o las flores o incluso la planta entera.

La manzanilla, una de las reinas
Las flores de manzanilla (dulce y amarga, digestivas y recomendadas para las afecciones menstruales) y las del tomillo (antiséptico que se utiliza para catarros, sinusitis y asma), son las primeras de la cosecha y lo último, ya en otoño, las raíces de valeriana (que calma los nervios) y equinacea (que aumenta las defensas).

Las mas características de Josean son la manzanilla dulce, la manzanilla amarga, la tila, la caléndula (antiinflamatoria), el espino blanco (que regula la tensión arterial), el tomillo, el orégano (para la tos), el hisopo (aumenta las defensas), la lavanda (contra la ansiedad y el estrés) y la menta poleo (remedio contra el tabaco).

Desde hace tres años, cultivan “para consumo propio” estevia o stevia, “una de las plantas mas interesantes de hoy en día” por su potente dulzor, a pesar de no tener azúcar.

Según Cia, la stevia, una planta subtropical tradicionalmente utilizada en Argenttina, Brasil, Bolivia y Paraguay, “ha sido maltratada y prohibida por los organismos de control europeos mediatizados por los intereses de unos pocos”.
Unas 300 veces más dulce que el azúcar y con un regusto a regaliz “en verde”, la stevia “es una de las mejores plantas, sobre todo para los diabéticos y se considera que activa la producción de insulina del páncreas”.

Si no se ha comercializado aún masivamente en occidente, es por los intereses “vergonzosos” de la industria internacional de la alimentación que no puede “patentar” la planta, apuntó Cia, aunque en Japón, dijo, se vende libremente desde hace 15 años.

Propiedades medicinas
Se atribuyen distintas propiedades dietéticas, medicinales y hasta medioambientales, sin calorías, ni grasas saturadas, ni azúcares, ni colesterol, carbohidratos o cafeína, la stevia no tiene índice glicémico (que registra el azúcar en sangre), no se procesa en el hígado y es más antioxidante que el té verde.

Por las plantaciones de Josenea, que utiliza energía eléctrica propia, de placas solares, dos aerogeneradores y baterías que acumulan la electricidad, han pasado 25.000 personas, en cumplimiento de su filosofía de puertas abiertas y transparencia con la que pretenden “predicar con el ejemplo”.

Las maquinas de recolección y los sistemas de secado son de diseño propio. El secado se realiza utilizando la energía solar y caldera de biomasa.

Su producto certificado lleva marca propia o de terceros, pero siempre certificado ecológico.
EFEverde

Compartir articulo