Recibi las noticias en tu correo

Al dengue le gusta el calor

Un grupo de científicos presentó en Brasil una nueva estrategia “natural” para combatir al virus del dengue que será usada en el país y que consiste en introducir una bacteria en los mosquitos para inhibir el contagio de la enfermedad. El dengue es una patología producida por un virus y transmitida por el aedes aegypti,  que  se cría en recipientes que acumulan agua limpia, no en charcos ni lagunas.

Brasil avanza con una vacuna natural contra el dengue.

El objetivo del programa es detener la transmisión del virus en las poblaciones locales de mosquitos “Aedes aegypti”, introduciendo una bacteria llamada Wolbachia, presente de forma natural en insectos.

Los científicos aseguraron que cuando se introduce en esta clase de mosquitos, la Wolbachia funciona como una “vacuna” que “bloquea la multiplicación del virus dentro del insecto”.

La iniciativa fue presentada como parte del proyecto “Eliminar el dengue: desafío Brasil”, que se dio a conocer en el Congreso Internacional de Medicina Tropical que se celebra en Río de Janeiro (Brasil) y se plantea como alternativa al uso de insecticidas.

La idea es liberar de forma programada mosquitos con Wolbachia que, al reproducirse en la naturaleza con mosquitos locales, traspasan la bacteria de madre a hijo a través de los huevos.

Se espera que con el paso del tiempo la mayor parte de la población local de mosquitos tenga Wolbachia y sea incapaz de transmitir el dengue.

Como se previene la enfermedad
La enfermedad se previene eliminando los criaderos del mosquito. El aedes  es un mosquito gris y pequeño que se distingue por presentar bandas blancas en su abdomen y patas y vive en el interior de las viviendas. Desarrolla su mayor actividad durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Para combatirlo es necesario  deshacerse de  todos los objetos inservibles que estén al aire libre y que puedan retener agua como por ejemplo botellas, depósitos plásticos y baldes sanitarios y electrodomésticos en desuso, neumáticos, maquinarias y autos viejos (chatarras).

Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso. Tapar todos aquellos recipientes que se mantengan con agua (tapar con media sombra o alambre mosquitero).

Cambiar el agua de floreros, bebederos de animales y peceras, al menos cada tres días. Una buena medida en el caso de los floreros sería reemplazar el agua por arena húmeda (domicilios y cementerio).Despejar canaletas y recodos para que corra bien el agua. Vaciar tinajas y cacharros.

El uso de insecticida es aconsejable sólo si se detectara la presencia de mosquitos adultos y deben aplicarse en los lugares donde éstos se esconden (detrás de cortinas y mueble, zonas oscuras de la casa o con vegetación). No es recomendable pulverizar todos los ambientes de la casa porque solo se lograría contaminar el lugar.

Se recuerda que el mosquito aedes aegypti se encuentra presente en Entre Ríos desde hace tiempo, pero no así el dengue todavía.

Compartir este artículo