Recibi las noticias en tu correo

Crecen las quejas por la mala atención en el Correo Argentino

Ciudadanos obligados a realizar trámites en el Correo Argentino se quejan por el mal servicio que la empresa ofrece y advierten que los trámites, que debieran simplificarse, se convierten en verdaderas odiseas, registró AIM. Decenas de clientes descargan su malestar por el mal funcionamiento del servicio, la falta de respuesta de los empleados y el desinterés para resolver sus problemas.

Correo Argentino: quejas de los clientes por la mala atención.

Teresita Martínez, jubilada de comercio,  se presentó en la ventanilla 6 para reclamar una correspondencia que, según le dijeron por teléfono, debería estar en esa sección. Tras casi 20 minutos de espera sin nadie que la atendiera, manifestó que previo a concurrir a ese lugar, la habían derivado a otro, y la empleada que la atendió “lo hizo con pésima voluntad, como que uno le estuviera pidiendo un favor”, contó a AIM.

En la fila que hacían los pacientes clientes se escucharon quejas. Dos mujeres habían recibido aviso de visita de un cartero, pero al concurrir a la sección 6, después de una larga espera, les dijeron a ambas que la correspondencia no estaba, que se dirigieran a Atención al Cliente.

Otro hombre preguntó  si en algún momento hubo algún empleado que atendiera: “es habitual, venís al correo y sabés que tenés que bancarte la espera porque seguramente se fueron adentro a tomar café con aire acondicionado, mientras nosotros esperamos acá, parados y con calor”, ironizó.

Cristina García, otra ciudadana que concurrió a realizar un trámite explicó a esta Agencia: “vine al Correo Argentino y después de comerme una espera de una hora me dicen que no tienen sistema, así nos jodieron como a treinta personas. Una porquería el sistema…y el Correo”, se enojó.

Avisos sin aviso
A esas quejas se suman otros testimonios de personas que explicaron a AIM que ya sufrieron en carne propia los resultados del aviso de visita. “Te dejan un cartoncito donde te dicen que es la segunda visita, pero en realidad, no sólo que no hicieron la primera, sino que además nunca tocaron el timbre para saber si estabas, porque así es más fácil y más rápido para ellos. El negocio está en que no los atiendas para que ganen tiempo con lo que tiene que hacer”.

Y eso no es todo: después está la odisea de hacerse con la carta. Varios clientes relataron que aviso de visita en mano, se dirigieron a la ventanilla 6 del Correo, para reclamar por el envío. “Suele suceder que vas y te dicen que el cartero todavía no la dejó. Y vas al otro día, y la carta tampoco está. Una vergüenza… Y lo peor, ¡estás esclavo de este sistema!. ¡Esta es la Argentina en la que nos toca vivir. Y este es el Correo Argentino que tenemos que sufrir!”

Compartir articulo