Recibi las noticias en tu correo

Murieron más de 60 personas en Costa de Marfil

Más de 60 personas murieron y 200 resultaron heridas en una estampida trágica ocurrida durante una fiesta de fin de año en Abiyán, la ciudad más grande y el centro económico de Costa de Marfil, país ubicado sobre el océano Atlántico.

Murieron más de 60 personas en Costa de Marfil.

Entre los heridos y las víctimas mortales hay muchos niños y adolescentes menores de 15 años, según confirmó la agencia estatal de noticias AIP. La cifra exacta de decesos no pudo ser determinada, por la ausencia de un centro que unifique toda la información.

Además, ayer quedaban todavía 50 heridos internados en los hospitales, muchos de ellos graves y cuyas vidas corren peligro, por lo cual todos los números son provisorios.

La mayoría de las víctimas murió aplastada, informó el diario Fraternité Matin (el francés es el idioma oficial, ya que el país fue una colonia gala hasta su independencia en 1960), en su edición on line. Muchos padres desconsolados buscaban a sus hijos desaparecidos en distintos lugares públicos.

En Costa de Marfil es tradición que las familias salgan a las calles con todos sus integrantes para dar la bienvenida al año nuevo.

Al parecer, a primera hora de la madrugada y tras un espectáculo de fuegos artificiales para recibir el nuevo año realizado cerca del estadio Félix Houphouet Boigny, se desató una estampida cuando más de dos millones de personas intentaban volver a sus casas, por causas que no se conocen exactamente.

La tragedia se concentró en algunas calles poco iluminadas de la zona, donde se produjeron, de pronto, grandes aglomeraciones de personas que comenzaron a correr y se desató el pánico. Restos de sangre y zapatos abandonados en la cercanía del estadio daban muestra del terror vivido.

Testimonios

“Pensé que me iba a asfixiar. Mi novio se cayó y fue pisoteado hasta morir”, relató Rita Amah, una joven de 19 años. “Mis dos hijos vinieron. Les dije que no lo hicieran, pero no escucharon y se escaparon estaba durmiendo. ¿Qué voy a hacer ahora?”, preguntó Assetou Toure, que no sabía si sus hijos habían sobrevivido.

El presidente, Alassane Ouattara, anunció que se investigarán las causas de lo que calificó de “tragedia nacional”, al visitar a los heridos acompañado del ministro de Juventud y Familia, Alain Lobognon, quien pidió que se done sangre. Su par del Interior, Hamed Bakayoko, aseguró que los responsables de fallas en las medidas de seguridad serán llevados ante la Justicia. (Reuters-DPA-Télam)

 

 

Compartir este artículo