Recibi las noticias en tu correo

La pobreza tiene cara de niño, no sólo en España

Según un reciente informe publicado por Unicef España, “la pobreza tiene cara de niño”. Así lo declaró Paloma Escudero, directora del organismo. A lo largo del 2010, 2,2 millones menores de 16 años vivía en hogares en riesgo de pobreza, lo que supone un 26 por ciento de la población, frente al  20 ciento de los adultos en edad de trabajar y el 21 ciento de los mayores de 65 años.

Pobreza, un flagelo que azota también a los niños.

Estos alarmantes datos, “confirman que la crisis económica se está cebando especialmente en los hogares con niños y, que los efectos del desempleo y de los ajustes presupuestarios de las administraciones, están provocando un especial impacto en la infancia”, señala Gabriel González-Bueno Uribe, responsable de Políticas de Infancia de Unicef España.

Vivir en riesgo de pobreza, significa que los ingresos familiares no superan los 16.400 euros anuales para hogares compuestos por dos personas adultas y dos menores. El porcentaje de 2010 supuso un incremento del 10 por ciento en relación a los datos de 2008.

Aunque lo que realmente parece ser alarmante es la situación de menores al borde de la pobreza extrema, es decir que subsisten con menos de 11.000 euros anuales para toda la familia. En 2008 se registró en un nueve por ciento de la población infantil, mientras que en 2010 se apreció un aumento significativo llegando al 13,7  por ciento, una proporción que solo es superada en la Unión Europea por Rumania y Bulgaria.

Desde la entrada en una crisis, que va más allá de lo económico, se empiezan a producir situaciones complicadas en los hogares. La pérdida del empleo para alguno de los progenitores, e incluso de ambos y la reducción salarial se señalan como las causas principales de este aumento.

De igual forma, Unicef  España viene reclamando la implantación de políticas sociales acordes a la lucha contra la pobreza infantil. “Garantizar su bienestar actual y su desarrollo futuro es ahora más necesario que nunca”, declaró Gabriel González-Bueno Uribe, responsable de Políticas de Infancia de Unicef España el pasado mes de setiembre, desde donde insistía en la necesidad de poner en marcha un Plan Nacional contra la Pobreza Infantil que “permitiría una acción coordinada, complementaria y eficaz de las administraciones para reducir la cifra de dos millones de niños que viven en España en hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza”.

El informe, recoge los datos del Eurostat en el que se aprecia el incremento de un 120 por ciento de familias con niños con todos sus miembros en paro, pasando de 324.000 en 2007 a 714.000 en 2010. Este escalofriante dato hace que desde Unicef  España, se realice un alegato para que la agenda política incluya la protección de la infancia. “Los costes de no actuar ahora, no solo afectan a los niños y a las familias más vulnerables ahora, sino que comprometen el crecimiento de la sociedad a medio y largo plazo”, tal y como señaló la directora Escudero.

En el Programa Electoral presentado por el Partido Popular, partido al que pertenece el presidente del gobierno actual Mariano Rajoy, ya se recogía una declaración de intenciones.

Se recogía en su programa el impulso a “un plan nacional de lucha contra la pobreza infantil que identifique las acciones prioritarias a favor de la inclusión social de los niños”, aunque a tenor de los recortes sociales que se está imponiendo una vez ganadas las elecciones, todo apunta a que el Plan tendrá que esperar y que el 2013 será uno de los años más duros de la historia para la ciudadanía más pequeña.

Compartir articulo