Recibi las noticias en tu correo

Las Instrucciones de Artigas del año 13

El 13 de abril de 1813, se cumplen 200 años, fueron enviadas a la Asamblea General Constituyente de Buenos Aires las “Instrucciones del Año XIII” de José Artigas, un programa de gran lucidez política y social que representante una interpretación penetrante del movimiento revolucionario al que se debe la independencia americana, que iba a sufrir una serie de derrotas desde el exilio del propio Artigas hasta el triunfo del proyecto alternativo, unitario, centralista, porteño  y liberal, en la batalla de Pavón.

A 200 años de las Instrucciones de Artigas, . un programa de gran lucidez política y social que representante una interpretación penetrante del movimiento revolucionario al que se debe la independencia americana.

Las  “Instrucciones Orientales”  fueron enviadas por  Artigas al Paraguay el 13 de abril. Hoy se conocen además las de Soriano y Maldonado, fechadas en esos lugares el 18 de abril y 8 de julio de 1813 respectivamente.

De la lectura de las instrucciones se puede advertir cuántas y cuáles no se han cumplido, para empezar por la 19, que reclamaba que la capital de estas provincias debía estar en cualquier ciudad, menos en Buenos Aires, porque ya se veía el aspecto de la tutela que Buenos Aires quería ejercer sobre el resto.

Art 1-. “Primeramente pedirá la declaración de la independencia absoluta de estas colonias, que ellas están absueltas de toda obligación de fidelidad a la corona de España y familia de los Borbones y que toda conexión política entre ellas y el Estado de la España, es y debe ser totalmente disuelta”.

“Art. 2 – No admitirá otro sistema que el de Confederación para el pacto recíproco con las provincias que formen nuestro Estado”.

“Art. 3 – Promoverá la libertad civil y religiosa en toda su extensión imaginable”.

“Art. 4 – Como el objeto y fin del Gobierno debe ser conservar la igualdad, libertad y seguridad de los ciudadanos y de los Pueblos, cada Provincia formará su gobierno bajo esas bases, a más del gobierno Supremo de la Nación”.

“Art. 5 – Así este como aquel se dividirán en poder legislativo, ejecutivo y judicial”.

“Art. 6 – Estos tres resortes jamás podrán estar unidos entre sí y serán independientes en sus facultades.”

“Art. 7 – El gobierno Supremo entenderá solamente en los negocios generales del Estado. El resto es peculiar al gobierno de cada provincia”.

“Art. 8 – El territorio que ocupan estos Pueblos de la costa oriental del Uruguay hasta la fortaleza de Santa Teresa, forma una sola Provincia, dominante: La provincia Oriental.

“Art. 9 – Que los siete pueblos de Misiones, los de Batovi, San Rafael y Tacuarembó, que hoy ocupan injustamente los portugueses y a su tiempo deben reclamarse, serán en todo tiempo territorio de esta provincia”.

“Art. 10 – Que esta provincia por la presente entra separadamente en una firme liga de amistad con cada una de las otras, para su defensa común, seguridad de su libertad y para su mutua y general felicidad, obligándose a asistir a cada una de las otras contra toda violencia o ataques hechos sobre ellas, o sobre algunas de ellas, por motivo de religión, soberanía, tráfico o algún otro pretexto cualquiera que sea”.

“Art. 11 – Que esta provincia retiene su soberanía, libertad e independencia, todo poder, jurisdicción y derecho que no es delegado expresamente por la Confederación a las Provincias Unidas juntas en Congreso”.

“Art. 12 – Que el puerto de Maldonado sea libre para todos los buques que concurran a la introducción de efectos y exportación de frutos, poniéndose la correspondiente aduana en aquel pueblo; pidiendo al efecto se oficie al comandante de las fuerzas de S.M.B. sobre la apertura de aquel puerto para que proteja la navegación o comercio de su nación”.

“Art. 13 – Que el puerto de la Colonia sea igualmente habilitado en los términos prescriptos en el artículo anterior”.

“Art. 14 – Que ninguna tasa o derecho se imponga sobre artículos exportados de una provincia a otra; ni que ninguna preferencia se dé por cualquiera regulación de comercio o renta, a los puertos de una provincia sobre los de otra; ni los barcos destinados de esta provincia a otra serán obligados a entrar, a anclar o pagar derecho en otra”.

“Art. 15 – No permita se haga ley para esta provincia sobre bienes de extranjeros que mueren intestados, sobre multas y confiscaciones que se aplicaban antes al Rey y sobre territorios de éste, mientras ella no forma su reglamento y determine a qué fondos deben aplicarse, como única al derecho de hacerlo en lo económico de su jurisdicción”.

“Art. 16 – Que esta Provincia tendrá su constitución territorial; y que ella tiene el derecho de sancionar la general de las Provincias Unidas que forme la Asamblea Constituyente.”

“Art. 17 – Que esta provincia tiene derecho para levantar los regimientos que necesite, nombrar los oficiales de compañía, reglar la milicia de ella para la seguridad de su libertad, por lo que no podrá violarse el derecho de los pueblos para guardar y tener armas”.

“Art. 18 – El despotismo militar será precisamente aniquilado con trabas constitucionales que aseguren inviolable la soberanía de los Pueblos”.

“Art. 19 – Que precisa e indispensable sea fuera de Buenos Aires donde resida el sitio del gobierno de las Provincias Unidas.”

“Art. 20 – La constitución garantirá a las Provincias Unidas una forma de gobierno republicana y que asegure a cada una de ellas de las violencias domésticas, usurpación de sus derechos, libertad y seguridad de su soberanía, que con la fuerza armada intente alguna de ellas sofocar los principios proclamados. Y así mismo prestaría. toda su atención, honor, fidelidad y religiosidad, a todo cuanto crea, o juzgue, necesario para preservar a esta Provincia las ventajas de la libertad, y mantener un gobierno libre, de piedad, justicia, moderación e industria. Para todo lo cual, etc”.
“Delante de Montevideo, 13 de abril de 1813″.

El manuscrito del 13 de abril es de Miguel Barreiro, que no es el único que ha participado, sin duda. En torno al círculo íntimo de Artigas se debe ubicar a su viejo compañero de armas, el teniente coronel Felipe Santiago Cardozo. Tampoco puede dejarse a un lado al propio general Artigas y otros personajes anónimos.

Lo que sí se puede notar es la influencia de un libro: “La independencia de la Costa Firme, justificada por Thomas Paine treinta años ha. Extracto de sus obras. Traducido del inglés al español por don Manuel García de Sena. Philadelphia 1811″, que trae la Constitución de Estados Unidos, así como las de otros cinco estados.

Compartir articulo