Recibi las noticias en tu correo

Las mujeres con cola grande viven más años y son más inteligentes

Estudios recientes de Estados Unidos revelaron la relación entre el tamaño de los traseros y el desarrollo de distintas enfermedades.

Nuevos estudios sobre las colas de las muejres.

Tener nalgas voluptuosas, además de ser un atributo físico, puede significar una garantía de una vida larga y saludable, como así también prevenir el desarrollo de diabetes y evidenciar una inteligencia superior, según una serie de curiosos estudios recientes.

Científicos de la Universidad de Oxford analizaron y compararon la grasa del abdomen de las mujeres con las de las piernas, caderas y nalgas, y hallaron que, por su porcentaje de concentración y tipo de hormonas que contiene, la grasa de la cola es más beneficiosa de lo que se creía.

Según revelaron, estas grasas producen hormonas que ayudan a metabolizar de mejor manera azúcares y otros lípidos, a diferencia de la grasa abdominal que secreta hormonas con el efecto contrario. Esta acumulación previene el desarrollo de diabetes.

Pese a los beneficios que implica tener cola grande, esto no puede ser generado o alterado artificialmente ya que es determinado por genética. Por lo tanto, no es posible modificarlo por medio de hábitos alimenticios, como por ejemplo, comiendo más proteínas u otros alimentos.

Por otro lado, científicos de las universidades de California y Pittsburgh, descubrieron que aquellas mujeres con nalgas grandes y caderas anchas, que además tienen cinturas pequeñas, son más inteligentes que las demás.

Además, los hijos nacidos de madres con caderas más anchas, son intelectualmente superiores a los hijos de madres de caderas estrechas.

Para llegar a tal resultado, los investigadores analizaron datos de 16 mil mujeres y descubrieron que el porcentaje de ácidos grasos Omega 3 que se acumulan en la zona intervienen en el desarrollo del cerebro. Bajo esa premisa, compararon las medidas de la cadera con la cintura y concluyeron que la proporción ideal resulta de 0.6 y 0.

Asimismo, las mujeres con más grasa en las nalgas tienen niveles menores de colesterol y glucemia, según estudios del profesor Konstantinos Manolopoulos, quien encabeza el equipo de la Universidad de Oxford.

Tener un trasero grande también favorece además los niveles de leptina,  una hormona que se encarga de regular el peso, así como la dinopectina, que tiene efectos anti-inflamatorios, vasculo-protectores y anti-diabéticos.

Por último, el tejido adiposo de los glúteos grandes atrapa las partículas grasas dañinas y evitan padecimientos cardiovasculares.

Compartir articulo