Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Neuquén/ Alerta por la actividad del volcán chileno Copahue

El Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) comunicó que se elevó la alerta de amarilla a naranja en la zona del volcán Copahue, producto de los últimos estudios y monitoreos de la actividad en el lugar.

El director nacional del organismo chileno, Rodrigo Álvarez Seguel, informó que “hubo un incremento del nivel de alerta técnica, que se encontraba en nivel amarillo y ha quedado ahora en naranja”. “Esta es la segunda vez en el año que este macizo -el noveno en el ranking de peligrosidad del país- se encuentra en tal condición”, añadió el funcionario.

El Copahue se encuentra en la comuna de Alto Biobío (región del Biobío), a 110 km al sureste de la ciudad chilena de Los Ángeles, y 9 kilómetros del poblado de Caviahue, en la provincia de Neuquén. Los monitoreos -explicó Álvarez- “han permitido ver gran cantidad de emanación de azufre”. Además, sostuvo que se había producido un “cuarto enjambre (sísmico) y hoy encontraron columnas incandescentes y cenizas”. Precisó que “un sector de Argentina ayer tuvo cenizas y hoy hubo olores a azufre”.

Explicó que el cambio de alerta “significa que vamos a dar un monitoreo más fuerte y especial al sector, se van a realizar vuelos pero estamos en cierto grado de estabilidad”, más allá de que es una situación que “visualmente atemoriza a las personas”.

“Lo importantes es que el volcán se encuentra monitoreado y tenemos una red funcionando y estamos haciendo el cambio de la respectiva alerta”, agregó. Álvarez dijo además que existe un trabajo de comunicación con el Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar), para advertir a las autoridades de ambos lados de la cordillera de Los Andes.

Por su parte, el jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Sernageomin, Luis Lara, expresó que “el Copahue está ahora en una condición de inestabilidad mayor, caracterizada por la ocurrencia de pulsos con emisión de cenizas, con columnas de varios kilómetros de altura, y con incrementos de sismicidad registradas por los instrumentos, lo que es propio de un sistema con desequilibrio. Esto podría evolucionar hacia la ocurrencia de un ciclo eruptivo, con una probabilidad de un horizonte de días o semanas. Aunque también cabe la posibilidad de que el sistema de estabilice y regrese a condiciones normales, como ocurrió en marzo pasado”.

No obstante, “desde el punto de vista de la afectación hacia personas, la alerta se mantiene en color amarillo”, dijo el Director Nacional de la Oficina Nacional de Emergencias, Ricardo Toro.

En cuanto a la diferencia en el tipo de precaución, Toro explicó que la mayor intensidad de Sernageomin se debe a que esta última entidad está realizando estudios más acabados del volcán, mientras que la Onemi sólo ve el daño recibido por la población hasta el momento.

Comparte este articulo