Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Sociedad e inteligencia

Cuando nace, un niño es muy abierto, muy inteligente. Pero nos abalanzamos sobre él, porque la inteligencia es peligrosa para el Papa, para el cura, para el político. Empezamos a destruir su inteligencia, a crear miedo en él. A eso llamamos “enseñanza” hacerlo capaz de afrontar la vida. No tenía miedo, pero lo creamos.

 

Cuando nace, un niño es muy abierto, muy inteligente.

Cuando nace, un niño es muy abierto, muy inteligente.

Y las escuelas, los colegios, las universidades, todo lo hace cada vez menos inteligente. Le exigen que memorice tonterías, cosas para la que su inteligencia natural no encuentra sentido. Pero la universidad, la casa, la familia, los bienintencionados, dicen: “Abarrótate, ahora no lo sabes, pero más adelante sabrás porqué es necesario”.

Tiene que aprender estupideces de memoria y su inteligencia va quedando cada vez más agobiada, se va acumulando cada vez más polvo sobre ella.

Cuando una persona vuelve de la universidad ya no es inteligente: la universidad ha hecho su trabajo. Es muy excepcional que alguien se gradúe en la universidad y siga siendo inteligente. Poquísimos han sido capaces de escapar de la universidad, de pasar por ella y conservar su inteligencia. Es un mecanismo enorme para  destruirte. En el momento en que te conviertes en una persona instruida, has dejado de ser inteligente. La persona instruida se comporta de manera muy poco inteligente; pero en la gente primitiva que nunca tuvo estudios  encontrarás la inteligencia  pura en funcionamiento.

Es casi imposible escapar de esta prisión porque la prisión está en todas partes   y empieza desde el principio mismo. Desde tu infancia, se te condiciona para ser prisionero: un hindú, un cristiano, un musulmán, un ateo…todas esas son prisiones.   Y cuando somos prisioneros de las iglesias, de los estados, de las naciones, de las razas, naturalente habrá violencia.

Una educación auténtica ayudará a las personas a encontrar su vida, en la que puedan estar totalmente vivos. Si un niño nace para ser carpintero, entonces eso es lo que debe hacer; nadie debería obligarle a hacer otra cosa. ¡Este mundo podría convertirse      en un mundo tan estupendo, tan inteligente, si se permite  al niño ser él mismo  o ella misma, si  se lo ayuda. Si el niño quiere ser bailarín, está bien. Se necesitan mucha danza en el mundo.  Si quiere ser poeta, bien. Nunca habrá suficiente poesía. Si quiere ser leñador, si quiere ser carpintero, bien. No hay necesidad de que llegue a ser presidente  o primer ministro. Cuantas menos personas se interesen en esos objetivos, mejor.

Tomado de “Inteligencia” de Osho

Comparte este articulo