Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Córdoba y Santa Fe pierden 1,8 millones de litros diarios de leche por los anegamientos

Afirman que es por las inundaciones. El subsecretario de Lechería de la Nación, Alejandro Sammartino, estuvo en la zona afectada.

Córdoba y Santa Fe están produciendo 1,8 millones de litros diarios menos.

Córdoba y Santa Fe están produciendo 1,8 millones de litros diarios menos.

Los tamberos de la zona más afectada del departamento San Justo, en esta provincia, se reunieron ayer con Alejandro Sammartino, subsecretario de Lechería de la Nación, el ministro provincial, Sergio Busso, e intendentes para abordar la crisis provocada por las inundaciones.

La peor situación la viven el norte y el este del departamento San Justo, en Córdoba, y otros seis de Santa Fe. En conjunto, la pérdida de los tambos ronda los 1,8 millones de litros diarios, según datos preliminares oficiales. La semana pasada, el ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, señaló que en esa provincia la pérdida ya rondaba en 1,5 millones de litros diarios.

Liliana Allasia, directora de Producción del Ministerio de Agricultura de Córdoba, estimó que la producción cayó alrededor del 20% en los tambos de San Justo.

En paralelo, técnicos de Córdoba y Santa Fe sobrevolaron la zona para hacer un diagnóstico. En el encuentro, los funcionarios cordobeses pidieron un listado de los productores que están en emergencia y que requieren alimentos para los animales. El alimento se almacenaría en los municipios para luego distribuirse.

Insistieron en que los ruralistas “no están solos”, que habrá asesoramiento legal para aquellos que lo requieran para trasladar animales a otros campos y que, por los anegamientos -aunque reconocen los problemas de infraestructura- están concentrados en la coyuntura.

Los productores insistieron en que no quieren subsidios sino soluciones estructurales y las obras interprovinciales para que el agua se canalice ya que los inconvenientes vienen desde 2012, “con gobiernos pasándose la pelota de unos a otros”.

Sammartino planteó que no tiene competencia en los problemas de infraestructura, que puede acompañar y colaborar en los trámites, pero no avanzar en trabajos concretos. En esta primera reunión del Comité de Emergencia zonal se acordó que se recorrerá la región para evaluar las pérdidas.

“El Estado está quebrado pero tomamos medidas rápidas como la liberación del mercado para dar previsibilidad al sector. En el corto plazo, para los productores la situación es complicada. En diciembre el precio de la leche no bajo más; este mes el compromiso de la industria es subir un 15%”, describió Sammartino.

Alejandra Chialvo, productora de la zona y arquitecta, ayer tuvo un rol importante en la reunión al explicar que si no se ensancha el canal Vila al Cululú, que hace un año fue extendido 27 kilómetros, pero con sus tres metros de ancho y dos de profundidad, ya no tiene la capacidad de escurrimiento necesaria.

“Los escurrimientos naturales de Córdoba van a ese canal, que recibe también otras cuencas”, dijo Chialvo a La Nación. Hay desbordes y el agua prolonga los tiempos de escurrimientos. Si no se sientan las dos provincias con la Nación como árbitro a buscar una solución, los problemas se extenderán y profundizarán”, agregó.

Pueblo Marini, en el departamento santafecino de Castellanos, 50 kilómetros al norte de la ciudad cordobesa de San Francisco, es un ejemplo concreto de lo que sucede. Corre el riesgo de desaparecer bajo el agua.

Fuente: La Nación

Comparte este articulo