Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Manteros rechazaron propuesta y continúa el corte

Representantes de los manteros, que fueron desalojados de la zona de Once, se reunieron con representantes del gobierno porteño en la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), con la mediación de la Defensoría del Pueblo, para intentar acordar una solución al conflicto generado a partir de los violentos episodios ocurridos en el barrio de Balvanera y volverán a encontrarse este miércoles luego de pautar un cuarto intermedio, ya que no se llegó a un acuerdo.

Manteros, resistiendo.

Manteros, resistiendo.

Luego de la reunión, uno de los delegados de los manteros reconocido como el “Chipi”, explicó que Caba les ofreció un predio ubicado en la intersección de las calles Rivadavia y La Rioja, pero destacó que ellos cuentan con una propuesta superadora que se basa en la construcción de una feria que los aloje.

Asimismo, el dirigente expresó que el Gobierno declaró como nulo el censo en el que se contabilizó a los vendedores ambulantes. “El jefe de Gabinete nos dio su palabra que mañana a la mañana tendremos su respuesta”, dijo.

Serios incidentes se produjeron este martes en el barrio porteño de Once cuando la policía desalojó puestos de venta ilegal de los alrededores de la estación ferroviaria y los manteros cortaron la avenida Pueyrredón como protesta.

El operativo de desalojo había comenzado cerca de las 2 de la madrugada por orden de la Fiscalía General, y terminó con heridos y detenidos. Los incidentes comenzaron cuando los vendedores ambulantes se encontraron con los uniformados al llegar a la zona para empezar su jornada como era habitual.

Allí estaban también inspectores del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, personal de Higiene Urbana, de Tránsito y de Desarrollo Social de la Ciudad. Los agentes comenzaron a avanzar contra ellos para desplazarlos cuando comenzaron una protesta en cercanías de la terminal ferroviaria.

Los manteros, que denunciaron que los efectivos le secuestraron sus mercaderías y se negaban a abandonar el lugar, comenzaron a arrojar piedras, frutas y todo tipo de elementos contra la Policía, que a su vez respondió con gases lacrimógenos y bombas de estruendo.

La manifestación se trasladó luego a la Avenida Pueyrredón, que permanecía cortada por decenas de manteros que quemaban contendedores de basura, reclamando que los dejasen continuar vendiendo en la vía pública. A raíz de estos enfrentamientos con los efectivos, varios de los manteros fueron detenidos y muchos otros resultaron heridos.

El gobierno de la ciudad les propuso a los vendedores ambulantes realizar un censo y crear un registro para su trabajo, considerándolos como monotributistas, pero trasladándolos a otros barrios, lo que fue rechazado.

Comparte este articulo