Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Agmer Paraná advierte que enfrentará el tope salarial acordado entre nación y los gobernadores

El jueves próximo habrá una cumbre de gobernadores que buscará fijar una pauta común para la paritaria docente y todo indica que se anunciará un 18 por ciento, en línea con el parámetro establecido por el gobierno nacional. Pero la idea ya genera resistencia entre los docentes: “Estamos en total desacuerdo con estos anuncios del acuerdo entre gobernadores con el ajuste macrista para plantarse todos con un porcentaje entre el 17 y el 18 por ciento. Vamos a luchar contra eso”, dijo a AIM el secretario general de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), seccional Paraná, Claudio Puntel.

Foto archivo

Foto archivo

Aunque falta más de un mes para el inicio del ciclo lectivo -la fecha fijada por el Consejo General de Educación (CGE) es el 6 de marzo- los acuerdos entre provincia y nación y los parámetros fijados por la gestión macrista y hasta ahora aceptados por el gobierno provincial hacen prever un escenario complicado para el inicio de clases en 2017.

Ambos presupuestos prevén un 17 por ciento de inflación y la recomposición salarial para docentes y estatales oscilaría entre esa cifra y el 18 por ciento.

En Entre Ríos, Agmer viene reclamando al gobierno, desde diciembre, sentarse a discutir y acordar el salario para llegar a marzo “con el tema resuelto”. “Hasta ahora estamos esperando la convocatoria del gobierno, la propuesta salarial y estamos en total desacuerdo con estos anuncios del acuerdo entre gobernadores con el ajuste macrista para plantarse todos con un porcentaje entre el 17 y el 18 por ciento. Vamos a luchar contra eso”, dijo el titular de Agmer Paraná a esta Agencia.

Puntel recordó que la docencia viene de una disputa “que se vio frustrada por la falta de voluntad del gobierno de sentarse a discutir en julio” y adjudicó esa situación a “la mentira de (el gobernador, Gustavo) Bordet, que había anunciado que cuando terminara la paritaria con los compañeros estatales nos iba a presentar una oferta salarial. Eso no ocurrió y terminamos 2016 con un conflicto abierto, sin poder recuperar lo que nuestro salario perdió durante el año frente al 45 por ciento de inflación”.

La recomposición acordada había sido del 31 por ciento, con montos en negro y los docentes dejaron planteada la necesidad de volver a discutir a mediados de año porque preveían “que la inflación se iba a comer el salario tal como ocurrió pero no hubo ninguna respuesta en los hechos”.

 Derecho al no inicio

El último congreso del sindicato resolvió no iniciar las clases en 2017 si a la fecha de inicio del ciclo lectivo no hay una propuesta “seria, que permita una verdadera recomposición” ni “un aumento en blanco”.

“Todo lo que ha venido ocurriendo desde entonces hasta hoy ratifica esa decisión”, advirtió el dirigente de la agrupación Rojo y Negro. En efecto, nada hace prever que Bordet y sus funcionarios se muevan un ápice de los criterios que determine el gobierno nacional.

Al respecto, Puntel sostuvo que se ve “cada vez más claro que esta fuerte dependencia y pérdida de autonomía por parte de la provincia en la cuestión de presupuesto educativo, de salario de los trabajadores. Están esperando que nación les baje las pautas y no tienen capacidad ni voluntad ni voluntad política para moverse por sobre eso”.

Bajo este contexto, el secretario general del gremio docente consideró que “están dadas las condiciones para un plan de lucha nacional y un no inicio en todo el país porque esta situación que vivimos en Entre Ríos se da en todas las provincias”.

Sobre el límite

Por otro lado, Puntel cuestionó que, como todos los años, el gobierno dilate el inicio de la discusión hasta los últimos días de las vacaciones, lo que deja muy poco margen para la negociación. Al finalizar el ciclo lectivo 2016, el mandatario dijo que para mediados de febrero convocaría a los gremios docentes, aunque en Agmer Paraná entienden que fue una manera de patear el problema para adelante.

“Estirar los plazos hasta esa fecha no permite previsión ni a los docentes ni a los padres, tiene a toda la comunidad educativa en la cuerda floja sin saber qué va a ocurrir para el primer día de clases. Frente a esto responsabilizamos al gobierno de la provincia y de la nación por el inicio del ciclo lectivo 2017″, manifestó.

Comparte este articulo