Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Mascabo orgánico, una opción saludable

Una familia oriunda de San Javier, localidad de la provincia de Misiones, produce mascabo orgánico, un producto que tiene las mismas calorías que la refinada pero tarda más en metabolizarse, y es saludable porque contiene fibras.  “Es 100 por ciento natural libre de conservantes, orgánica, sana, y sin agrotóxicos”, afirmó a AIM Marcelo Javier Gómez, uno de los integrantes del emprendimiento.

 

Don Gómez, con el trapiche pequeño. Foto: gentileza Marcelo Gómez

Don Gómez, con el trapiche pequeño. Foto: gentileza Marcelo Gómez

Por el aumento de la diabetes en todo el mundo y la publicidad de productos azucarados, enemigos de la salud, es cada vez más importante consumir productos saludables, como el mascabo orgánico.

Aunque en cantidad de calorías no existen diferencias significativas con el azúcar refinado (o blanco), que eleva más rápido el azúcar en sangre, el mascabo orgánico suma puntos a nuestra salud por su alto contenido en fibras.

En diálogo con esta Agencia, Gómez contó que “se trata de un emprendimiento familiar, en el que trabajo junto con mis padres  y dos hermanos más”.

Fue en 2008 que el papá de Marcelo, impulsor del emprendimiento, comenzó con la fábrica que está instalada en el casco urbano de San Javier. “Por el momento no poseemos cañaveral propio. La idea inicial fue de mi papá, quien, por muchos años, fue y aún sigue, transportando materia prima (caña de azúcar)”.

El emprendedor explicó que tienen en trámite la certificación como productores orgánicos, pero aclaró que  mientras tanto, tienen registro provincial de alimentos artesanales con valor nutricional. “El mascabo que elaboramos es 100 por ciento natural libre de conservantes; el empaque a granel lo hacemos en bolsas de 13 kilos por el transporte, que no hace cargas muy pesadas. Además, hacemos también miel a base de caña de azúcar”.

La incansable labor

No es fácil el trabajo de la familia Gómez. Como ahora no consiguen braceros para la zafra azucarera, van ellos mismos a cosechar. Sin embargo, en términos de tiempo, ahora les resulta más fácil la labor. “El primer trapriche era pequeño y tardábamos seis horas en moler 5000 kilos de caña; ahora, con el nuevo, en una hora hacemos el trabajo”.

El productor contó que “el proceso empieza en la chacra: compramos caña orgánica que, si bien no está certificada, sabemos que no posee agroquímicos. Se cosecha, se carga al camión y se descarga en fabrica,  donde va al trapiche para la molienda”.

“La higiene es fundamental al momento de la producción, así como ofrecer un producto que es saludable”, destacó.

El dato

Actualmente en Misiones, un grupo de productores orgánicos, elabora el azúcar mascabo en forma artesanal. Las plantaciones son tratadas con procesos ecológicos, sin la utilización de fertilizantes, herbicidas y pesticidas químicos, ni sintéticos; cuidando el medio ambiente. El azúcar se produce según el método antiguo y tradicional, introducido en nuestro país por los jesuitas: se extrae el jugo a través de prensas (trapiches de madera), luego se lo cocina (para evitar su fermentación) a fuego lento, hasta lograr el punto caramelo y se lo enfría en bateas de madera.

Finalmente se muele, dando lugar a la verdadera azúcar integral o “miel integral de caña”. Esta azúcar preserva los valores nutritivos del jugo de caña y no debe confundirse con el azúcar rubia, integral, o morena. A diferencia del azúcar blanco, el mascabo aporta fibras y minerales (hierro, potasio, calcio).

Comparte este articulo