Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Canasta escolar: Cómo ahorrar para el comienzo de clases

La vuelta al cole es inminente, las instituciones educativas comenzaron a dar las listas de útiles escolares para el ciclo lectivo 2017, y los padres se encuentran con el dilema de comprar todo e intentar gastar lo menos posible. En esta nota de AIM, algunos tips para ahorrar un poco.

Útiles escolares.

Útiles escolares.

Este año no es la excepción y frente a una larga lista para arrancar la escuela, nos encontramos con que los precios de los útiles escolares, subieron un 20 o 25 por ciento.

Por ello, para que comprar los artículos de librería no se vuelva un dolor de cabeza, acá te dejamos algunos tips para ahorrar un poco.

Es importante “reciclar” los útiles del ciclo escolar pasado. Podemos empezar por revisar la casa porque siempre quedan cosas en buen estado en el cajón de los juguetes, en el escritorio, en la mochila, etc.. y pueden reutilizarse: tijeras, reglas, gomas, lapiceras, lápices de colores y demás. También en ocasiones quedan cuadernos con varias hojas sin usar, forrándolos y quitando las hojas usadas sirven otra vez.

En los últimos años, las mamás de algunos cursos o salitas se vienen organizando para hacer una “compra comunitaria” en un mayorista. Dividirse las tareas para que sea más fácil: algunas pueden encargarse de recaudar el dinero, otras de ir al mayorista a comprar y otras de repartir todo entre las mamás.

No es bueno salir a comprar a último momento porque así es difícil buscar buenos precios. Si no es posible comprar con anticipación, esperar los descuentos que ofrecen algunos bancos o tarjetas de créditos.

Una buena idea es ajustarse a un presupuesto. Tener un límite permite organizarse mejor con las compras y no gastar de más. Compartir con los chicos este presupuesto y pedirles que ayuden para no excederse les enseñará el valor de las cosas y cómo administrar el dinero.

Buscar precios, comparar los de la librería del barrio con los del supermercado (que a veces tiene descuentos) y con los de una librería más grande y evaluar dónde conviene comprar y qué lugares dejar para las compras más chiquitas durante el año.

Priorizar calidad en vez de marca: la marca puede ser garantía de calidad, sin embargo, hay productos de marcas menos conocidas que pueden ser igual de buenos. Tenerlos en cuenta ayuda a ajustarse al presupuesto.

Invertir en una buena mochila y en una buena cartuchera: tal vez hoy es un gran gasto, pero una buena mochila puede durar varios años, lo que significa un ahorro a largo plazo. También, elegir una buena cartuchera es clave para evitar reponerla a mitad de año.

Hoy en día, para quienes están muy ocupados, comprar por internet puede ser la salvación.

Más consejos

Cuando los niños están en guardería o preescolar, por lo regular no desgastan las mochilas, lavándola con cuidado quedará como nueva y podrá volver a usarla.

Aunque compres colores nuevos, no tires los del ciclo escolar pasado, guarda los pocos colores que le hayan quedado, es seguro que durante todo el año perderá o se le terminará algún color y puedes reemplazárselo con los que guardaste, así no tendrás que comprar más.

Si tienes algún conocido o familiar cuya hija(o) va a la misma escuela que tu niña(o), pregúntale por los uniformes en buen estado que ya no use y que le puedan venir a tu pequeña(o).

Si compras zapatos o zapatillas escolares, no se los compres justos, con medio número más es seguro que le durarán. Antes de comprarlos, pídele a tu peque que coloque su piecito hasta el frente del zapato, lo ideal es que quede un espacio del tamaño de tu dedo.

Forrá las carpetas del año pasado. Probá hacer collages junto a tu hijo/a, sobre ellas. Usá plásticos transparentes para que duren más y listo.

Comprá cartucheras en artesanos, el microemprendores o si sos valiente anímate a hacer en tu casa vos misma. En internet hay cientos de tutoriales para llegar a buenos resultados.

Una vez que tengas la lista de libros probá con el trueque como una alternativa, o quizás podes conseguir buenos y en excelente estado a menor precio.

Planificar a conciencia: Es fundamental armarla en ausencia de tus hijos. Si ellos estuvieran presentes agregarían a tu listado un gran número de artículos y objetos no necesarios que complejizarán más el presupuesto.

Armá un inventario de aquellas cosas que sean imprescindibles en primera instancia y luego, si las posibilidades económicas lo permiten, anexá algunos de los objetos que tu hijo tanto desea.

Apégate a la lista: Si la lista dice “Caja con 24 crayones de cera”, ¿por qué pagar por la de 96? Tu hijo de verdad no necesita el rojo ciruela ni el amarillo ocre. El regreso escolar ya será lo suficientemente costoso sin que te excedas.

Los artículos personalizados con caricaturas o celebridades suelen tener un costo más elevado que el de un genérico. Aunque tus hijos te pidan la mochila de Soy Luna o la cartuchera de los Minions, evalúa si está dentro de tus posibilidades. Ponles un límite: dos artículos promocionales; el resto, lisos y sin publicidad.

Usa efectivo en lugar de tarjetas de crédito. Si al momento de comprar llevas contigo tu tarjeta de crédito, lo más probable es que pierdas la cuenta de lo que has gastado. Mejor, ve con la cantidad de efectivo que tienes en mente utilizar y apégate a tu presupuesto, así evitarás llevarte sorpresas desagradables cuando llegue tu estado de cuenta.

Comparte este articulo