Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Celebrarán en el mundo el Día de la diversidad cultural

El 21 de mayo fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo. En 2011, la Unesco y la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas iniciaron la campaña comunitaria “Haz un gesto por la Diversidad y la Inclusión” para celebrar esta fecha, registró AIM.

Día de la Diversidad Cultural.

Día de la Diversidad Cultural.

En 2011, la Unesco y la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas iniciaron la campaña comunitaria “Haz un gesto por la Diversidad y la Inclusión” para celebrar el Día Mundial de la Diversidad.

Esta fecha, brinda la oportunidad de valorar la diversidad cultural y de aprender a “convivir” de una mejor manera.

Desde hace años, las campañas animan por ejemplo a que todas las organizaciones de todo el mundo tomen medidas concretas para apoyar la diversidad con objetivos tales como: aumentar la conciencia mundial sobre la importancia del diálogo intercultural, la diversidad y la inclusión; construir una comunidad de individuos comprometida con el apoyo a la diversidad a través de gestos verdaderos y cotidianos; combatir la polarización y los estereotipos para mejorar el entendimiento y la cooperación entre la gente de diferentes culturas.

Un poco de historia

El 20 de diciembre de 2002, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 57/249 proclamó el 21 de mayo Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo.

La declaración universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural es un documento de la Unesco adoptado por la Conferencia General de la Unesco el 2 de noviembre de 2001. La declaración, reafirmando los derechos humanos y libertades fundamentales de la Declaración Universal de Derechos Humanos, y afirmando que el respeto de la diversidad de las culturas, la tolerancia, el diálogo y la cooperación, en un clima de confianza y de entendimiento mutuos, son uno de los mejores garantes de la paz y la seguridad internacionales, aspira a “una mayor solidaridad fundada en el reconocimiento de la diversidad cultural, en la conciencia de la unidad del género humano y en el desarrollo de los intercambios interculturales”.

La declaración contiene cuatro partes

1-    La primera trata de la identidad, diversidad y pluralismo, que proclama en su artículo 1 que la diversidad cultural es patrimonio de la humanidad. Allí se establece una analogía entre la cultura y la naturaleza: “Fuente de intercambios, de innovación y de creatividad, la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.”

2- También se considera que la diversidad cultural es una de las fuentes del desarrollo, entendido no solamente en términos de crecimiento económico, sino también como medio de acceso a una existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual satisfactoria.

3- La segunda parte se ocupa de la relación entre diversidad cultural y derechos humanos, considerando a los derechos humanos como garantes de la diversidad cultural: “La defensa de la diversidad cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto de la dignidad de la persona humana. Ella supone el compromiso de respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular los derechos de las personas que pertenecen a minorías y los de los pueblos indígenas”. Y a ello agrega que “Nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar los derechos humanos garantizados por el derecho internacional, ni para limitar su alcance”.

4- La diversidad cultural y creatividad es el tema de la tercera parte, entendiendo que toda creación tiene sus orígenes en las tradiciones culturales, y a la vez se desarrolla plenamente en contacto con otras culturas.

La cuarta parte sobre la diversidad cultural y solidaridad internacional invita a reforzar las capacidades de creación y de difusión a escala mundial

Esta declaración fue seguida por la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de la Unesco que fue adoptada el 20 de octubre 2005.

¿Por qué importa la diversidad?

La Unesco afirma que las tres cuartas partes de los mayores conflictos tienen una dimensión cultural.

Superar la división entre las culturas es urgente y necesario para la paz, la estabilidad y el desarrollo.

La cultura, en su rica diversidad, posee un valor intrínseco tanto para el desarrollo como para la cohesión social y la paz.

La diversidad cultural es una fuerza motriz del desarrollo, no sólo en lo que respecta al crecimiento económico, sino como medio de tener una vida intelectual, afectiva, moral y espiritual más enriquecedora. Todo esto está presente en las siete convenciones de la cultura, que proporcionan una base sólida para la promoción de la diversidad cultural. Esta diversidad es un componente indispensable para reducir la pobreza y alcanzar la meta del desarrollo sostenible, gracias, entre otros, al dispositivo normativo, hoy día ya completo, elaborado en el ámbito cultural.

Simultáneamente, el reconocimiento de la diversidad cultural – mediante una utilización innovadora de los medios y de los TIC en particular – lleva al diálogo entre civilizaciones y culturas, al respeto y a la comprensión mutua.

Se trata de:

Concienciar sobre la importancia del diálogo intercultural, la diversidad y la inclusión.

Lograr que todas las personas nos comprometamos y apoyemos la diversidad mediante gestos reales en nuestro día a día.

Combatir la polarización y los estereotipos para mejorar el entendimiento y la cooperación entre las gentes de diferentes culturas.

2017: Mensaje de Irina Bokova, directora General de la Unesco

Al igual que la diversidad natural es indispensable para el mantenimiento de

los ecosistemas, la diversidad cultural es el sustento de las sociedades dinámicas.

La diversidad cultural aporta nuevas ideas y perspectivas que enriquecen nuestras

vidas en un sinfín de formas, permitiéndonos crecer y progresar juntos. Un aula

diversa desde el punto de vista cultural no solo será más inclusiva, sino que

potenciará además el aprendizaje y el rendimiento de los estudiantes. Un entorno de

trabajo multicultural no solo será más innovador, sino que será además más

productivo y más rentable económicamente.

Este día nos brinda la oportunidad de celebrar los enormes beneficios de

la diversidad cultural, entre los que se incluye el rico patrimonio inmaterial de

la humanidad, y de reafirmar nuestro compromiso de construir un mundo más

pacífico, basado en los valores del entendimiento mutuo y el diálogo intercultural.

Con la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la comunidad

internacional ha reconocido el papel fundamental que desempeña la cultura como

motor del cambio y del desarrollo. La consecución de sus 17 Objetivos no será

posible sin el aprovechamiento de la fuerza y el potencial creativo que emanan de

la diversidad de culturas de la humanidad y sin un diálogo constante para garantizar

que todos los miembros de la sociedad se benefician del desarrollo.

Aunque hoy celebremos la diversidad cultural, también debemos recordar que esta

se enfrenta a una amenaza cada vez mayor. En todo el mundo, los extremismos

violentos han puesto el punto de mira sobre las minorías culturales y han destruido

nuestro patrimonio común para debilitar los vínculos fundamentales entre

los pueblos y su historia. En una esfera diferente, el desarrollo urbano sin control amenaza con uniformizar nuestras ciudades, reduciendo su diversidad social y su

identidad.

Martin Luther King Jr. dijo en una ocasión que “la injusticia en cualquier parte es una

amenaza para la justicia en todas partes. Estamos atrapados en una red ineludible

de mutualidad, ligados a un único tejido del destino”. En este sentido, creo que

necesitamos un nuevo humanismo para el siglo XXI, a fin de renovar las aspiraciones

fundamentales a la justicia, el entendimiento mutuo y la dignidad, que sirva de guía

para todas las mujeres y todos los hombres.

Partiendo de los derechos humanos, la Unesco considera que nuestras diferencias

y nuestra diversidad nos hacen más fuertes, y que el respeto de la diversidad cultural

es esencial para fomentar el diálogo intercultural, el desarrollo sostenible y la paz.

Dejémonos guiar por el espíritu de este Día en nuestra labor común para convertir

la Agenda 2030 en una realidad y hacer frente a las amenazas a nuestra diversidad

cultural, conscientes de que, si promovemos nuestra diversidad cultural, podremos

tejer un destino más prometedor para todos.

Irina Bokova

Comparte este articulo