Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Conflicto docente: Puesta en escena, cortina de humo y a mirar para otro lado

Este miércoles el Gobierno provincial montó una puesta en escena, con el gobernador Gustavo Bordet encabezando el acto de apertura de sobres de la licitación para la obra de reparación de una escuela. Fue el contexto ideal para mostrar una imagen de gestión preocupada por la educación pública y apuntar contra la “extorsión de una interna gremial” sin hacer acuse de recibo del listado de problemas que aquejan a las escuelas entrerrianas. BordetEscuelaTecnicaSegui

Un recorte parcial de una realidad generalizado como “la realidad”, acompañado de discursos solemnes, puede hacer ver las cosas exactamente como su opuesto, la indiferencia como preocupación, la inacción como gestión, la intransigencia como predisposición al diálogo y viceversa.

El gobernador, Gustavo Bordet, aprovechó este miércoles la apertura de sobres para las obras de reparación de la escuela técnica 68 Profesor Facundo Arce, de Seguí, para disparar contra la docencia, acusarlos de extorsionadores y reducir el reclamo a una interna gremial.

“Nuestro ofrecimiento salarial pone en valor la defensa del salario docente y sin embargo no sólo no se acepta, sino que además se amenaza con nuevos paros. Los entrerrianos no estamos dispuestos a ceder a la extorsión de una interna gremial”, advirtió Bordet e instó a “priorizar la educación”.

¡Claro! ¿Quién puede dudar de la genuina preocupación y la visión prioritaria sobre la educación pública de un gobernador que anuncia obras por 30 millones de pesos?

Sin embargo, a los docentes, alumnos y padres que ven su escuela incendiarse, inundarse, sus paredes electrificarse, o derrumbarse el cielorraso con excremento de murciélago sobre los bancos, a esos entrerrianos -que entran en el grupo “todos los entrerrianos” a que hace referencia el gobernador- no se los puede engañar; ni un gremio, ni un gobernador, ni un medio de comunicación. Ni siquiera se puede engañar a esos docentes que decidieron aceptar la propuesta salarial por miedo a quedarse sin sueldo por los descuentos (¿extorsivos?) o por escepticismo ante la postura (¿intransigente?) del Gobierno.

Más allá de cualquier posicionamiento sindical o político, la realidad es que a un docente que se inicia en Entre Ríos, con su sueldo que apenas supera los 9.000 pesos -con el aumento ofrecido llegaría a casi 11.500 pesos- no le alcanzarían 10 años de antigüedad para superar la línea de pobreza.

Entonces: ¿Qué es extorsivo? ¿Un paro por salarios acordes al costo de vida para garantizar una educación de calidad o la amenaza (y ejecución) de descuentos contra quienes cobran haberes por debajo del nivel de pobreza?

¿Qué compromiso hay en el pedido de “priorizar la educación” mientras se busca tapar con una obra de 30 millones de pesos las realidades decadentes de cientos de escuelas entrerrianas? Por ejemplo, la de la escuela 42 Alejo Peyret, de la zona de islas de Victoria, donde la docente a cargo depende de la buena voluntad y la solidaridad de los lugareños (que disponen de su canoa, su herramienta de trabajo) para llegar cada semana a dar clases, porque el Estado no ve o no quiere ver la necesidad de comprar una lancha para que el docente pueda llegar a su lugar de trabajo.

Cómo se prioriza la educación si el Estado, en cuanto a infraestructura, corre detrás de los reclamos y no se toman cartas en el asunto hasta que la comunidad educativa se moviliza, corta una calle y los medios de comunicación reflejan el problema. ¿Será que, tal vez, lo que no se hace público no molesta?

Para no hablar de los problemas que aquejan a la educación pública, Bordet necesita sacarlos de la órbita de su responsabilidad. Por eso, la responsabilidad por el conflicto docente se ubica en los gremios que impulsan paros y no en gestiones que permitieron que los docentes perciban salarios de pobreza. Por eso mientras los docentes de las escuelas flotantes siguen buscando quién los ayude a llegar a dar clase, nadie habla de ello, mientras el gobernador muestra su eficiente gestión con una obra en una escuela del departamento Paraná.

De la Redacción de AIM

Comparte este articulo