Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Cambio climático: Argentinos generan cada vez menos gases contaminantes

Los argentinos disminuyeron la cantidad de gases contaminantes que generan. La tendencia empezó en 2008 y obedece, entre otras razones, a la caída en la producción ganadera, la leve baja en la deforestación y al crecimiento poblacional.

Cambio climático.

Cambio climático.

Así lo indica la actualización del Inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que el gobierno nacional debe presentar cada dos años ante la Convención Marco delas Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Argentina emitió en 2014, 368 millones de toneladas de CO2 equivalente (la suma de los gases que generan el efecto invernadero), lo que significa el 0,8% de la contaminación planetaria.

El país forma parte del pool de 190 países que contaminan menos del uno por ciento. Cada argentino genera 8,6 t de CO2 eq., mientras que un francés, 6,59, y un italiano, 7,25.

En el análisis por sector, el inventario ubica al energético como el máximo generador, con un 53 por ciento, le sigue el agropecuario con el 39 y luego, el de residuos y el industrial con el cuatro por ciento cada uno.

En la presentación del informe, que se realizó ayer, se explicó que se usó una nueva metodología, razón por la cual algunas variables cambiaron respecto de la presentación argentina en París, en 2015. Lo que sigue inamovible es el compromiso de reducción para 2030 del 18 por ciento de las emisiones sin ayuda financiera internacional y de 37 por ciento, si se consigue auxilio.

El análisis, realizado con funcionarios, científicos, representantes de los sectores y de la sociedad civil, también discrimina el nivel de contaminación por subsector. En esa lectura se destaca la ganadería, con el 20,7; el transporte, con el 15,5 por ciento, y el cambio del uso del suelo (la deforestación) aparece en tercer lugar con el 13.1 por ciento.

“Es la primera vez que el inventario se presenta dos años después que el anterior y que el país cumple en tiempo y forma con el mandato de la Convención. Es un trabajo en proceso. Empezamos medida por medida y hay algunas que se están analizando. Con el tema de la forestación queremos llegar a emisiones netas cero para 2030″, indicó Carlos Gentile, subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable en el Ministerio de Ambiente de la Nación.

Medidas

Enrique Maurtua Konstantinidis, especialista en cambio climático de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales (Farn), indicó: “Deforestación cero a 2030 no es lo suficientemente ambicioso, pero no se pueden considerar las medidas individuales porque justamente el compromiso climático se considera como un todo. La Argentina tiene que cumplir la actualización cada dos años para saber cuál es la real situación y que cumpla además con sus responsabilidades individuales”.

Gabriel Blanco, investigador de la Universidad del Centro y autor del Quinto informe del Panel Gubernamental Internacional por el Cambio Climático (Ipcc, por sus siglas en inglés), sostiene que la discusión debe ser más profunda. “El cambio climático no es otra cosa que un síntoma, entre otros desastres ambientales y desigualdades sociales, de este modelo de desarrollo adoptado desde el inicio de la Revolución Industrial y que países como el nuestro tratan de replicar. Por eso, y más allá del Acuerdo de París, hacer frente al cambio climático abre una oportunidad para cambios más profundos, como modificaciones en la forma en que entendemos el desarrollo y la prosperidad de nuestra sociedad y sus individuos”, sostuvo.

En ese sentido, agregó: “El tema es plantear qué desarrollo pensamos para nuestro país. Si vamos a replicar el modelo que usaron hace 50 años las naciones desarrolladas o vamos a usar las nuevas posibilidades”. Así, se refirió, por ejemplo, a la apuesta del desarrollo de combustibles fósiles en Vaca Muerta o a la posibilidad de que siga avanzando la frontera agropecuaria.

“Para dar el debate sobre el modelo productivo frente al cambio climático decidimos empezar de abajo para arriba. Comenzamos a trabajar medida por medida. La discusión sobre Vaca Muerta la estamos dando”, afirmó Gentile.

Entre las medidas de mitigación que se presentaron ayer los funcionarios responsables de cada área destacaron el desarrollo de nuevos metrobuses, la incorporación de vehículos eléctricos (aunque el abastecimiento energético sigue dependiendo de los fósiles), la incorporación de energías renovables y la aplicación de la ley de bosques para que las provincias hagan el ordenamiento territorial correspondiente y eviten el desmonte, entre otras.

También se mencionaron iniciativas para el recambio de luminarias y de calefones que no necesiten quedar encendidos en mínimo y así lograr la reducción del consumo de energía residencial.

La polución en la provincia de Buenos aires

La quema de combustibles fósiles para proveer de energía eléctrica y calefaccionar los hogares es una de las mayores formas en que los habitantes de la provincia de Buenos Aires contribuyen a provocar el calentamiento global. El dato surge del Inventario de Gases de Efecto Invernadero, una iniciativa impulsada por el gobierno provincial para identificar los sectores que más emisiones generan. El área energética representa la principal fuente emisora, con el 62 por ciento de participación. Le siguen la producción agrícola y ganadera, con el 23 por ciento; los procesos industriales, con el 10 y la generación de residuos, con el 4 por ciento. Los números son muy similares a los del inventario nacional que presentó ayer el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Comparte este articulo