Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Avanza en Diputados la paridad de género

A excepción de la izquierda, que planteó un fuerte rechazo, oficialismo y oposición firmaron dictamen sobre el proyecto para llevar el cupo femenino al 50  por ciento. Se votaría en el recinto dentro de dos semanas.

Congreso nacional.

Congreso nacional.

Tras casi un año de permanecer cajoneado, el proyecto de ley de paridad de género para las listas de candidatos consiguió dictamen favorable en un plenario de comisiones y sería votado dentro de dos semanas en el recinto de la Cámara de Diputados, aunque de ser sancionado regiría recién en el turno electoral de 2019.

El proyecto, aprobado en el Senado en octubre pasado, fue avalado en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, a partir de la presión que ejercieron diputadas de casi todos los bloques políticos, que no se resignaron a arrastrar la ley al fracaso del proyecto de boleta electrónica.

La iniciativa -sólo rechazada desde el Frente de Izquierda- plantea elevar a nivel nacional el cupo femenino del 30 al 50 por ciento, de manera que las listas de candidatos intercalen un hombre y una mujer, a 26 años de la sanción de la primera Ley de Cupo, la 24.012.

“Este es un paso determinante para lo que va a pasar en el recinto”, destacó la presidenta de la Comisión de Familia, Alejandra Martínez (UCR), y argumentó que “a partir del año 2007 se produjo un estancamiento en la incorporación de mujeres en el Parlamento”, lo que merece “una reacción”.

Por el Pro, Silvia Lospennato pronosticó que esta ley “va a ser votada por más del 90% de la Cámara, como pocas veces sucede”, por lo que consideró que “es una ley que representa al pueblo argentino”.

En tanto, Carla Pitiot, del Frente Renovador, aclaró: “La mujeres no queremos más, sino que queremos lo mismo. No es un drama la ley de paridad, al contrario: va a beneficiar a todos los argentinos. No se va a caer el mundo. Va a ser un paso más para las grandes transformaciones que esperamos de la Argentina”.

A su turno, Cristina Álvarez Rodríguez (FPV-PJ) explicó que “empoderar mujeres no implica el debilitamiento de los varones; implica más y mejor democracia, construida entre y para todos”.

“Debilitar varones es la falta de empleo, los empleos precarios, los problemas de seguridad, y que no tienen nada que ver con que haya más mujeres en los parlamentos”, diferenció la legisladora.

El único rechazo femenino al proyecto fue formulado por Soledad Sosa (Partido Obrero), quien advirtió que “hay que comenzar por reconocer el derecho al aborto legal”, ya que “hemos tenido ocho años una presidenta mujer y no se pudo avanzar”.

La mendocina exigió avanzar con otras medidas en materia de género, como la extensión de licencias por maternidad y paternidad, y la eliminación de la “brecha salarial histórica, del 27%, entre mujeres y hombres”, además de advertir que “hay un femicidio cada 18 horas”.

“No tenemos que dejarnos engañar, porque la lucha de la mujer es una cosa y la demagogia electoral es otra”, avisó Sosa, y se quejó de que el proyecto no incluyera un compromiso para avanzar en los reclamos del movimiento Ni Una Menos.

En respuesta a diputadas de otros bloques, que desaprobaron el planteo de la izquierda, retrucó: “La misoginia está dentro de sus propios partidos, porque tienen que apelar a esto para poder tener un lugar”.

Por su parte, Eduardo Conesa (Pro) defendió un proyecto de su autoría que elimina las PASO y establece un sistema de circunscripciones uninominales.

Del debate participaron también Luiza Carvalho (ONU Mujeres), Norma Allegrone (autora de la primera Ley de Cupo Femenino), Virginia Franganillo (presidenta del Parlamento de las Mujeres de la Ciudad), Raquel Vivanco (MuMaLá), Soledad Zárate (Cippec), Marcela Durrieu (concejal de San Isidro), María Luisa Storani (legisladora del Parlasur) y Mabel Bianco (Feim).

Comparte este articulo