Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Día para salir del closet

Cada 11 de octubre desde el año 1988, es un día para generar conciencia sobre la situación que enfrentan quienes asumen su sexualidad como gays, lesbianas, bisexuales o transgénero. Su nombre original es el “Coming out day”, registró AIM.

Día para salir del closet.

Día para salir del closet.

 

Se trata del también conocido como “Día para salir del armario”, que es una fecha instituida por el Dr. Robert Eichberg y Jean O’Leary en el año mencionado, en conjunto con la celebración de la Segunda Marcha por los Derechos de Gays y Lesbianas, que tuvo lugar en Washington, Estados Unidos y a la cual acudieron más de 500.000 personas para pedir la igualdad de derechos.

El objetivo de la celebración, cabe señalar, es impulsar el orgullo entre la comunidad Lgbt para demostrar su presencia en todas las condiciones sociales, todas las edades y todas las etnias, generando una sociedad más abierta y tolerante sobre lo que es no compartir los mismos gustos.

Inicialmente empezó únicamente en Estados Unidos, por lo que a su nombre le antecedía la palabra “nacional”, pero actualmente el evento se ha extendido a distintos países de América Latina e incluso a algunos como Reino Unido, Suiza y Alemania.

El único año en que la fecha no se ha celebrado, vale saber, es el 2001, debido a las conmemoraciones de los atentados del 11 de septiembre, de los que se cumplía un mes.

Orgullo gay

Salí del closet! es un término mundialmente conocido para las personas que aceptan su homosexualidad. La sociedad ha evolucionado, aunque algunos prejuicios siguen empañando los derechos humanos y civiles que tiene las personas con orientación sexual por personas de su mismo sexo.

Salir del armario, salir del clóset o salir del placard son modismos que, aplicados a las personas, significan «declarar voluntaria y públicamente su homosexualidad». Funcionando como analogía de algo guardado o escondido, a la vez que gráfica la sensación de encierro y oscuridad de esas personas que debían disimular o esconder su orientación para no ser descubiertos y estigmatizados; y que «saca a la luz» (descubre, muestra) un aspecto de su vida que hasta ese día tenía escondido.

Una vez revelada la situación, se dice de la nueva condición «estar fuera del armario». Por oposición, se dice «estar en el armario» a quien mantiene en secreto o niega públicamente su orientación sexual. Cuando es otro quien revela a la persona (en contra de su voluntad), se emplea la expresión anglosajona «outing». Hasta finales del siglo XX era común que las personas no salieran del armario hasta después de su emancipación familiar, es decir, hasta dejar de vivir con los padres y depender de ellos económicamente.

Posteriormente, el significado se ha ampliado a otros colectivos y situaciones, refiriéndose en general a la declaración de algo que se mantenía oculto y que puede provocar sorpresa, vergüenza, odio o sanción. Lo que se revela puede ser un comportamiento considerado ilícito o inconveniente o bien la pertenencia a un colectivo (frecuentemente una minoría) susceptible de ser estigmatizado o discriminado, sea por la sociedad en general o en un ámbito más restringido, como puede ser el laboral. Algunos ejemplos: revelarse como ateo (en una sociedad mayoritariamente creyente o bien en un colectivo dentro de esa sociedad en que los ateos han sido particularmente estigmatizados), revelarse como afiliado a un determinado partido político, ser de una corriente minoritaria dentro de un partido político u organización o llevar a cabo acciones de lucha sindical exponiéndose a una sanción.

El origen de la expresión -relativamente moderna- proviene directamente de la traducción de la frase anglosajona coming out of the closet, de donde se origina el concepto. A su vez derivada de otra expresión anglosajona to have a skeleton in the closet, traducida como ‘tener un esqueleto en el armario’ que significa tener algo vergonzoso que no se quería hacer público.

Como las personas Lgtb tradicionalmente han sufrido (y en muchos casos sufren) discriminación e incluso persecución, salir del armario sigue siendo un desafío para gran parte de la población mundial Lgtb, ya que supone exponerse al rechazo social, a la discriminación heterosexista e incluso a la violencia homófoba.

En los países donde la homosexualidad está penalizada por ley, el hecho de salir del armario puede constituir una prueba auto incriminatoria. Pero, incluso en los países donde el grado de reconocimiento legal y de aceptación social de la homosexualidad es elevado, salir del armario puede suponer exponerse al rechazo en un ámbito más cercano (familia, amigos, compañeros de trabajo…).

El coming out day o día para salir del closet,  a nivel internacional es para discutir temáticas relacionadas con la comunidad homosexual. Los participantes son animados este día a usar los símbolos del orgullo gay. Tales como el triángulo rosa, fue usado para marcar a los homosexuales en los campos de concentración Nazi, la letra griega lambda, seleccionada para simbolizar la campaña de liberación para la alianza de los activistas y la bandera con colores del arcoíris.

En Latinoamérica los cambios se han dado paulatinamente, por ejemplo en Argentina desde 2010 siendo el pionero en aceptar por ley el matrimonio, así como en Uruguay en 2013, en México ya son dos estados que permiten el matrimonio entre parejas homosexuales, Coahuila y el Distrito Federal. Además, naciones de Europa como Francia, Holanda, Bélgica, España, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Dinamarca y Nueva Zelanda.

 

Comparte este articulo