Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Burgos: “El movimiento de mujeres pudo desentramar la lógica de relaciones que une al patriarcado y el capitalismo”

Rumbo al próximo Encuentro Nacional de Mujeres, AIM dialogó con Nadia Burgos, candidata a diputada nacional por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST)- Nueva Izquierda. 

   Burgos: “El movimiento de mujeres pudo desentramar la lógica de relaciones que une al patriarcado y el capitalismo”.

Burgos: “El movimiento de mujeres pudo desentramar la lógica de relaciones que une al patriarcado y el capitalismo”.

Pocos eventos tienen tan mala prensa como el Encuentro Nacional de Mujeres que se realiza desde 1985 y que este año tendrá su cita en la Chaco del 14 al 16 de octubre próximos, el número 32 espera, como superar en estadísticas a sus anteriores.

En los medios hegemónicos y los espacios conservadores, sobran las excusas para invisibilizar el ímpetu de esta movida multitudinaria. Es que el feminismo, en general, tiene el estigma de ser “cosa de chicas” (de chicas que no piden permiso).

Los talleres son el corazón de los encuentros, setenta y uno en esta oportunidad. Para garantizar una participación real de todas las asistentes, son horizontales y plurales, es decir, sin estructuras jerárquicas. Y sus conclusiones salen por consenso. Algunos de los talleres previstos para esta edición abordan temas como “Mujeres y feminismos”, “Movimiento de mujeres y activismo”, “sexualidades”, “lesbianismos”, “Personas transgéneros, transexuales, travestis”, “relación con el cuerpo y las políticas del cuerpo”, “anticoncepción y aborto”, “estrategias para el acceso al aborto legal, seguro y gratuito”. “VIH/SISA”, “adicciones”, “Mujeres contra la violencia y el maltrato”. “Violencia y acoso sexual”, “Femicidios”, “Mujeres, trabajo reproductivo y trabajo doméstico”. “Feminización de la pobreza”, “afrodescendencias”, “Mujeres y Universidad”, entre otros tantos. De lo que se desprenden varias cuestiones: los ENM tienen un abordaje integral sobre las cuestiones inherentes al género y sus relaciones con el poder y las instituciones, por lo que al regreso, cada año se ponen en marcha un centenar de estrategias de empoderamiento en todos los rincones del país y en articulación con el Movimiento Internacional de Mujeres.

Entrevistamos a Nadia Burgos, activista feminista y candidata a diputada nacional por el MST Nueva Izquierda por Entre Ríos, que junto a un grupo de compañeras viajarán en los próximos días al Encuentro Nacional, donde participarán de diversos talleres en relación a las luchas, siempre urgentes.

–De cara al próximo Encuentro, ¿cuál es la importancia de la masiva participación del Movimiento Nacional de Mujeres, en las sucesivas ediciones? Son un hito anual que resuena en los medios de comunicación durante varios días. Sin embargo, lo que queda es mucho más que la foto de la marcha inaugural o de cierre. ¿Qué es lo que queda?, ¿cómo se traduce lo discutido durante el Encuentro en la vida cotidiana y en la implementación de políticas públicas?

–La participación de las mujeres en los sucesivos encuentros siempre fue sobresaliente y en los últimos años se considera masiva; en esta edición se esperan más de 75 mil personas. Es que el movimiento pudo desentramar la lógica de relaciones que une al patriarcado y el capitalismo, con una manifiesta responsabilidad (por acción y omisiones) del Estado, a la hora de hablar de violencia de género. Por ende, todas las discusiones que se dan en el marco de cada encuentro tienen que ver con la exigencia de la implementación de políticas públicas que cambien la realidad cotidiana. La contundencia de los reclamos y los canales de diálogos que se abren entre nosotras posibilita fortalecer las estrategias colectivas e individuales. Considero de suma importancia que el epicentro de la lucha y sede del próximo encuentro sea en Capital Federal, algo que ya se discutió en Rosario, en 2016, para así dejar patente la masiva concurrencia y el poder colectivo que reclama frente a las muertes por femicidios, recordemos que sucede uno cada 18 horas y de ahí la urgencia de declarar la emergencia por violencia contra las mujeres.

–Al activismo feminista le sumás la militancia partidaria, es una articulación casi natural en la propuesta del MST, ¿qué relaciones y tensiones encontrás en esta experiencia de doble entrada?

–El nuestro es un partido feminista y hacemos política desde esta noción, donde las decisiones se toman por voto de la mayoría de manera antipatriarcal, apostando a la construcción de herramientas que transformen la sociedad integralmente, es decir, en lo político, lo social, lo económico y lo cultural. Es un partido que lucha contra el patriarcado y la lógica mercantil que rige en las relaciones actuales.

–De cara a las elecciones del próximo 22 de octubre. Bajo la consigna, que fue trending topic durante los últimos días, #LaIzquierdaTieneQueEstar, todas las expresiones de izquierda que superaron las PASO levantaron la temperatura de las redes sociales: ¿Por qué, la izquierda tiene que estar?

–La izquierda tiene que estar en el Congreso porque venimos denunciando de verdad las políticas de ajuste, represión y contra el medioambiente. Es decir, contra la implementación de políticas que afecten a los sectores mas vulnerables. La realidad es que es la primera vez, es histórico, el hecho de que una mujer trabajadora y de izquierda pueda llegar a la Cámara de Diputados de la Nación que, además, nunca va a convalidar con su voto políticas contra el pueblo. Luego de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) y con los resultados obtenidos vimos que se puede construir un espacio sostenible, una alternativa propia de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Vimos y demostramos que se puede hacer política de otra forma, sin aportes millonarios, ni cenas con cubiertos siderales. Nosotros nos diferenciamos muchísimo de los otros candidatos, ellos son los representantes de todo lo que ya fracasó en nuestro país. Los partidos tradicionales, son caras repetidas que no supieron resolver las necesidades básicas de la población. Ellos no son garantía de nada, sino que van a perpetuar las necesidades existentes en beneficio propio. La alternativa en el Congreso debe ser la discusión de ideas y no de slogans como sucede en la actualidad.

Por: Valentín Ibarra, para AIM.

Comparte este articulo