Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Tifus, rebelión y el misterio de los huesos

Probablemente Cristóbal Colón no haya podido arrodillarse, y de haberlo hecho, sus acompañantes debieron asistirlo, porque la artritis que padecía le impedía levantarse por sus medios.

Tifus, rebelión y el misterio de los huesos

Tifus, rebelión y el misterio de los huesos

El hombre que descubrió América era un hombre enfermo que se movía con dificultad por la afección de sus articulaciones. Como todos los marinos de su época, estaba expuesto a las enfermedades infecciosas que pululaban en sus naves debido a las ratas, la mala comida y la peor higiene.

En 1494, durante su segundo viaje, al llegar a La Isabela, quedó postrado por el tifus, a punto de delirar por la fiebre. Se recuperó para encontrar que sus marinos estaban afectados por el Pian (o frambesia), una infección producida por el mismo germen de la sífilis (el treponema pálido), que hasta entonces era desconocida en Europa. ¿Fueron los marineros de las carabelas quienes introdujeron la sífilis al Viejo Mundo? El tema se presta a discusiones, pero muchos autores coinciden en este punto.

Volvamos al almirante quien, a pesar de sus achaques, se embarcó una vez más hacia las Indias donde padece otra afección articular que interpretan como un ataque de gota (por el acumulo de ácido úrico en sus articulaciones). Dolorido y enfermo, se detuvo en Santo Domingo en busca de paz y reposo. Al estallar una rebelión en la isla, el almirante la reprimió violentamente.

Vuelto a España, una vez más quedó postrado por su enfermedad reumática. Ese tiempo lo aprovechó para escribir su Libro de las Profecías.

Muerta Isabel la Católica, Colón viajó a Sevilla a entrevistarse con Fernando, a fin de discutir algunas compensaciones económicas que, a su entender, le adeudaban. Este reclamo importunó al Rey Católico, que siempre andaba court d´argent. Para don Fernando nada le debía el reino al Almirante.

Desde entonces, Colón quedó apartado de la Corte. El reagravamiento de su condición reumática lo llevó a una descompensación cardíaca con marcado edema de miembros inferiores que hizo más difícil su situación. Viendo que la muerte lo acechaba, el 19 de mayo de 1506, Colón redactó su testamento y se dispuso a morir en la fe cristiana, habiendo abrazado las órdenes franciscanas terciarias. Pidió la asistencia de un sacerdote y se aprestó a entregar su alma al Señor. “In manus tuas, Domine, comtnendo spiritum meum”, fueron las últimas palabras que le escucharon decir.

 

Después de muerto, sus restos emprendieron un viaje tan extenso como los que había realizado en vida. Primero fue sepultado en Valladolid y de allí conducido al monasterio cartujo de Las Cuevas donde estaba enterrado su hermano Diego. Lamentablemente mucho no pudieron reposar sus huesos porque la familia decidió llevarlos a Santo Domingo, ciudad testigo de sus hazañas y excesos.

A pesar de no ser bienvenido por los lugareños que recordaban la violenta represión, fue enterrado bajo el altar de la catedral, en un lugar que no documentaron debidamente. Cuando por esos avatares de la política, la isla fue entregada a los franceses, los españoles decidieron enviar los restos del gran navegante a la Habana, aunque nadie estaba seguro sobre cuál era la urna que contenía lo que quedaba de Colón. Los encargados del envío remitieron la caja que ellos creían contenía lo que quedaba del almirante partiendo de la premisa  de que allí estaba enterrada toda la familia Colón y de que todos los cadáveres, después de un tiempo, se parecen.

 

Cuando Cuba decidió independizarse, los españoles exigieron la entrega de los restos del almirante (o de quien se tratase), para llevarlos a España.

 

En Sevilla decidieron construir un espléndido mausoleo en la Catedral, aunque en Santo Domingo habían encontrado una urna que decía contener los restos de Cristóbal Colón. Este inesperado hallazgo impulsó a los dominicanos a construir un enorme faro para albergar dicha urna.

 

Así fue como el gran navegante posee dos espléndidos monumentos mortuorios a ambos lados del océano Atlántico. Pero ¿dónde yace realmente el almirante?

 

Después de largas discusiones y exposiciones de documentos que solo demostraban el desorden administrativo que rodeó el traslado de sus restos, se decidió cotejar el ADN de estos huesos con los de Diego Colón, su hermano.

 

Los españoles se avinieron al examen póstumo, no así los dominicanos (que habían invertido una fortuna en el enterratorio de Colón).

 

Los restos sevillanos demostraron que el ADN mitocondrial (aquel que proviene de las células madres) del supuesto Cristóbal coincide con el de su hermano Diego Colón pero la urna enviada a Cuba fue extraída del panteón familiar.

 

¿Son los restos de Cristóbal o podrían tratarse de Bartolomé, el otro hermano enterrado en Santo Domingo?

 

La única forma es perturbando el sueño eterno de los demás miembros de la familia y ni así se tendría la certeza de a quién pertenecen estos restos que son apenas el 15 por ciento de su osamenta. Bien puede ser que en Santo Domingo se encuentre lo que falta del almirante

 

Por esta razón es que los huesos del gran almirante continúan navegando por los mares de la incertidumbre.

Comparte este articulo