Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

The Meadows, el centro donde se curan las adicciones Weinstein y Spacey

El instituto en Arizona promete rehabilitar adictos al sexo. Hollywood se los envía. Y eso genera muchas suspicacias.

Harvey Weinstein y Kevin Spacey (Getty Images)

Harvey Weinstein y Kevin Spacey (Getty Images)

Kevin Spacey está realizando un tratamiento de terapia por su adicción al sexo en el mismo centro de rehabilitación de Arizona, The Meadows, en el que se internó el productor Harvey Weinstein. Eso dicen sus representantes, al menos. Ambos cayeron por una pendiente en octubre y pasaron de estrellas a estrellados cuando fueron revelados sus acosos y ataques sexuales, a mujeres en el caso del mega productor, a hombres, menores de edad algunos, en el caso del actor de House of Cards.

¿Existe esta adicción? ¿Se cura o estos tratamientos son una truchada con la que cuentan los publicistas para hacer creer que sus representados están arrepentidos? Después de todo, a Hugh Grant y Michael Douglas les fue bien en el pasado entrar en estos centros y mantener bajo perfil antes de regresar del escándalo sexual que los llevó ahí.

“No es un spa, el tratamiento no es joda”, dicen algunos ex pacientes de The Meadows, que ahora se está haciendo mundialmente famoso gracias a este escándalo.

“Es una patología, pero no una enfermedad” aseguran en cambio muchos psicólogos y científicos como Nicole Prouse, especialista en este tema. La Asociación de consejeros de educación sexual y terapeutas de los Estados Unidos sacó un escrito aclarando que a pesar de que algunas personas tengan problemas de salud relacionadas con su urgencia sexual, la adicción al sexo y a la pornografía no deberían ser clasificados como condiciones que alteran la salud mental.

No piensa lo mismo el Dr. Patrick Carnes. El programa que él supervisa en The Meadows, el que siguen Weinstein y Spacey, se llama The Gentle Path. Se dice que el tratamiento dura 45 días, llega a costar 37 mil dólares y es más parecido a un régimen de campus universitario que a un resort todo incluido. La comida es mala, los colchones son incómodos, aunque el paciente puede traerse su propia almohada.

¿Se habrán encontrado el productor y el actor en su tiempo libre? ¿Nadarán o jugarán al básquet juntos? Estas actividades de relax solo pueden realizarse después de terminado el día de terapia, que va desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde.

Al llegar, se les revisa el equipaje. No pueden traer computadoras ni celulares, nada de revistas ni dulces. Están prohibidos el azúcar, la cafeína y el tabaco. No parecen vacaciones, claramente. Una semana completa es dedicada a “la supervivencia” y es donde en grupos de 4 o 5 revisan y reviven sus traumas del pasado.

Los especialistas del centro aseguran que muchos adictos al sexo o que sufren distintas compulsiones (como la de masturbarse enfrente a otras personas), fueron ellos mismos víctimas de abuso sexual cuando sus personalidades estaban todavía en desarrollo.

Después de haber escuchado al hermano mayor de Kevin Spacey contar como su padre, miembro del partido nazi, lo había violado desde los 12 años, y que no lo denunciaba por temor y para que no le hiciera lo mismo a su hermanito Kevin, es de imaginar que el actor arrastra serios traumas consigo.

En Meadows no permiten tener relaciones sexuales ni masturbarse.¿Salen de ahí curados? Muchos vuelven, como les ocurre a los adictos al juego, la droga, el alcohol. Otros aseguran haber emprendido el primer paso hacia su recuperación.

El debate está abierto. Lo cierto que a Weinstein (echado de su propia compañía y de todas las Academias de las que formaba parte) y a Kevin Spacey, echado de House of Cards aun cuando la sexta temporada estaba en proceso) este tratamiento les puede ayudar en lo personal, pero no les abre el regreso a su pedestal.

“Kevin Spacey es un fantástico actor pero una mala persona. Creo que su camino en Hollywood está terminado”, acaba de declarar su colega Brian Cranston, el Mr. White de Breaking Bad.

Aunque solo pasaron dos semanas desde que un actor denunció que lo había acosado sexualmente cuando tenía 14 años, su carrera está terminada. Acaban de contratar al actor Christopher Plummer para que reemplace a Spacey en todas las escenas de una película (All the money in the world) que va a estrenarse el 22 de diciembre. Eso, hasta ahora, solo se hacia cuando un actor moría.

Clarín.-

 

Comparte este articulo