6 de julio: Día internacional del Cooperativismo

El primer sábado de julio de cada año se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Cooperativismo. Esta fecha fue instituida por la Alianza Cooperativa Internacional para evidenciar la solidaridad personal e institucional de los cooperativistas sin distinción de fronteras, por lo que resulta una oportunidad propicia para reafirmar los Valores y Principios Cooperativos. “Cooperativas por un trabajo decente”, es el tema de este año, registró AIM.

Las cooperativas son clave en el camino que debería seguir la economía en este siglo XXI dado que en los últimos años, el mundo ha demostrado cuán necesario es diversificar ampliamente la economía global.

En ese contexto el hombre solidario debe ocupar un importante lugar en la construcción del futuro. Su perfil debe reunir voluntad de hacer, activa participación, esfuerzo en común frente a objetivos compartidos, honestidad, responsabilidad, conducta ejemplar, respeto a la dignidad humana, comprensión por las ideas de los demás y compromiso con la actitud de servicio.

El modelo cooperativista tiene una gobernanza más participativa. Debido al compromiso que tienen sus miembros con la empresa, las cooperativas reflejan los valores de la comunidad. Desde el inicio, se han preocupado por la modalidad de producción de sus bienes y de sus servicios.

Las cooperativas son empresas que se apoyan en los valores de autoayuda, autorresponsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Además existen los principios cooperativos que ponen en práctica dichos valores: asociación voluntaria y abierta, control democrático por los asociados, participación económica de los asociados, autonomía e independencia, educación, capacitación e información, cooperación entre cooperativas y preocupación por la comunidad.

Estas son las siete reglas de oro que cada cooperativista tiene que tener siempre presente.

Una cooperativa es una asociación voluntaria de personas, que se unen para trabajar con el fin de lograr beneficios para todos sus integrantes y para la comunidad en la que viven. Su principal objetivo no es el lucro o la ganancia fácil, sino brindar un servicio, y su ley fundamental es la igualdad entre sus miembros, pues todos tienen los mismos deberes y derechos. Pretenden alcanzar una sociedad en la que el ser humano sea el eje fundamental de todo tipo de relaciones, anteponiendo el amor frente al odio, la humildad frente al individualismo desmedido y la verdad frente a la mentira.

Este fue el mismo espíritu que, allá por 1844, dio origen al Cooperativismo, cuando un grupo de obreros ingleses creó en la ciudad de Rochdale una organización legal (un Almacén Cooperativo) con los aportes de sus integrantes, por lo que hoy son conocidos como “Los Pioneros de Rochdale”. Estos “pioneros” impusieron reglas que se debían respetar rigurosamente y crearon una carta que establecía los pasos que guiarían su organización; por eso se considera que así nació el cooperativismo organizado. Algunos de sus principios fundacionales solidarios fueron los siguientes:

– La cooperación completa la economía, porque organiza la distribución de la riqueza.

– No quiere violencia ni causa desorden.

– No ambiciona honores.

– No pide privilegios especiales.

– Precisa de responsabilidad personal e la iniciativa personal.

La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) fue fundada en Londres en 1895, y reúne organizaciones cooperativas de más de 100 países que suman en total 700 millones de miembros. Ya en 1923, recomendó conmemorar un Día Internacional de las Cooperativas, lo que ocurrió recién el 16 de diciembre de 1992, cuando la Asamblea General de la ONU, proclamó la necesidad de realizar un “DíaInternacional de las Cooperativas” a partir de julio de 1995, en conmemoración del centenario de la creación de la ACI.

Así fue que se invitó a los gobiernos, organizaciones internacionales, organismos especializados y organizaciones cooperativas nacionales e internacionales a observar anualmente este Día, difundiendo así a las cooperativas como un factor indispensable del desarrollo económico y social. En la Argentina, por medio de la Ley N° 24.333, se declaró el primer sábado de julio como Día Nacional del Cooperativismo.

El cooperativismo tiene también su bandera (que es universal) y su himno (hay uno universal y uno argentino). La bandera posee los siete colores del arco iris, como modo de simbolizar la paz universal, la unidad por sobre las diferencias (políticas, económicas, sociales, raciales o religiosas) y la esperanza en un mundo mejor. En ella están incluidos los colores de todas las banderas del mundo, acentuando su carácter universal y pluralista, y el deseo de que los hombres de todos los credos e ideas se unan para trabajar por el bienestar general.

¿Qué es una cooperativa?

Una cooperativa es un medio de ayuda mutua para beneficio de todos. Es una asociación voluntaria de personas y no de capitales, con plena personería jurídica, de duración indefinida, de responsabilidad limitada; donde las personas se unen para trabajar con el fin de buscar beneficios para todos. El principal objetivo es el servicio y no el lucro o la ganancia. Las cooperativas se rigen por estatutos y por la ley de asociaciones cooperativas. La consigna es el espíritu de hermandad e igualdad entre sus miembros, donde todos tienen los mismos deberes y derechos.

Los siete principios cooperativos son: adhesión voluntaria y abierta, gestión democrática por parte de los socios, participación económica de los socios, autonomía e independencia; educación, formación e información; cooperación entre cooperativas e interés por la comunidad.

El símbolo del cooperativismo

El emblema cooperativo es un signo muy difundido a nivel mundial pero no tiene carácter universal. Se empezó a utilizar en 1922. Muestra la identificación positiva de los cooperativistas y su sentido de propósito y trabajo común:

El árbol del pino es un antiguo símbolo de vida, de inmortalidad y de fecundidad, representa la perennidad, la perseverancia y la solidaridad, tres de los grandes pilares sobre los cuales se asienta el movimiento cooperativo. El pino, en su afán constante de ascender a los cielos, es idéntico al ideal de perseverancia cooperativista de escalar las alturas de una idea.

Los dos pinos unidos simbolizan la hermandad, la unión y la necesidad de un trabajo conjunto.

El círculo tiene la calidad interminable de la eternidad, sin horizonte final. Representa además el mundo que todo lo contiene y todo lo abarca.

El fondo amarillo oro del círculo recrea la idea del sol como fuente de luz y de vida.

El color verde oscuro se asemeja al color de la clorofila, donde nace el principio vital de la naturaleza.

“Cooperativas por un trabajo decente”, la temática de este año

A través del Día Internacional de las Cooperativas, los formuladores de políticas locales, nacionales y mundiales, la sociedad civil y el público en general, pueden aprender cómo las cooperativas contribuyen a un entorno laboral saludable. Y es que el empleo cooperativo ya es un fenómeno lejano de lo marginal.

Según una estimación reciente, las cooperativas de todo el mundo emplean o son la principal fuente de ingresos para más de 279 millones de personas, casi el 10% de la población activa total de la humanidad. Más allá de estos números, diferentes estudios han confirmado que, en comparación con el empleo en otros sectores, los trabajos cooperativos:

-tienden a ser más sostenibles con el tiempo

-mostrar una brecha más pequeña en las ganancias entre las posiciones más altas y más bajas;

-están distribuidos más equitativamente entre las áreas rurales y urbanas.