Aborto legal: Se viene el último pañuelazo

Tras meses de actividades en torno al debate por el aborto legal, organizaciones sociales preparan el último pañuelazo que tendrá lugar el próximo martes, a las 18, cuando el Senado se prepare para emitir dictamen. Además, la semana próxima, se realizará el estudiantazo en todo el país, donde alumnos realizarán debates en colegios y plazas. Cabe destacar que ayer, se llevaron a cabo más de 60 intervenciones en puentes, mientras en comisiones, se discutía el proyecto de ley, informó a AIM la referente del colectivo feminista Isadora, Malena Lenta.

Aborto legal: Se viene el último pañuelazo

La semana que viene será de cierre. A las 18, en inmediaciones del Congreso, será el último pañuelazo antes que al otro día salga el dictamen de comisiones en torno al proyecto de ley de aborto legal, que ya tiene media sanción de Diputados. En ese contexto, “seguramente se realizará un festival” a la espera de la aprobación del texto, que deberá ser llevado al recinto el 8 de agosto.

La dirigente también adelantó a esta Agencia que, la semana que viene, será el estudiantazo, donde alumnos de todo el país realizarán jornadas de debates en colegios y plazas. En simultáneo, en el Congreso, se llevarán a cabo talleres de educación sexual integral y artísticos, de 14 a 18.

Cabe destacar que este martes, desde temprano,  se realizó un puentazo en todo el país, donde se hicieron intervenciones en más de 60 puentes. Carteles y pañuelos de la Campaña, en apoyo al proyecto de ley, fueron los protagonistas de la jornada. Mientras tanto, en el Congreso, se hizo el tradicional pañuelazo, con folcloristas que estuvieron danzando”; destalló Lenta a AIM.

“Se sigue con mucha incertidumbre el resultado”, afirmó y añadió que los trascendidos sobre posibles proyectos alternativos al de la Campaña “son para dilatar la aprobación de la ley”.

Jornada de debate

El ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, hizo este martes una breve presentación ante el plenario del Senado que analiza el proyecto sobre legalización del aborto basada en datos y cifras estadísticas. En ese sentido precisó que el costo por aborto en el escenario ilegal actual es de 11.500 pesos, mientras que en caso de legalizarse sería de 1.914 pesos.

Además, detalló que el valor anual estimado de los abortos en la Argentina asciende a 4.078,30 millones de pesos, que se reduciría a 678,60 millones, en caso de ser legalizado.

Rubinstein destacó que por sus antecedentes relacionados con la investigación, siempre ha tenido un respeto especial por la rigurosidad de los datos, y destacó que los mismos “han sido chequeados y validados; son sólidos y son robustos”.

Lo dijo a propósito de los cuestionamientos que desde los sectores “próvida” pusieron en duda la verosimilitud de los mismos. “Son datos oficiales del Ministerio de Salud y las estimaciones estarán basadas en esos datos y en las mejores evidencias científicas, también lo más sólidas y rigurosas posibles”, enfatizó.

Al pasar a las estadísticas, el ministro precisó que las hospitalizaciones por abortos complicados en la Argentina, según datos de 2014 -última fecha procesada-, establecen una cantidad de 47.063 abortos en los últimos cinco años, de los cuales el 70 por ciento son abortos en condiciones inseguras.

“El problema es que existen brechas de información”, señaló el funcionario, en relación a que “no conocemos a ciencia cierta en cada uno de esos abortos complicados que fueron hospitalizados, en algunos casos fatales, y en otros casos casi fatales, no conocemos la proporción de mujeres que tuvieron complicaciones graves en el mediano y largo plazo después de la internación. Ni tampoco las consecuencias sociales”.

En referencia a las causas ocultas de mortalidad materna, revisando las historias clínicas evaluó que el 17 por ciento de las mismas no tenían registrado aborto como causa primaria. “Lo cual no llama la atención en una condición que es ilegal”, aclaró.

Rubinstein especificó que “la realidad también es que las internaciones hospitalarias por abortos se han reducido en los últimos años, y eso es muy bueno”. Señaló que desde el año 2005, 2006, claramente se observa una tendencia declinante, que atribuyó a las políticas de salud sexual reproductiva que se han implementado en los últimos diez años, que entrañan desde la anticoncepción responsable y el mejor y mayor acceso a los anticonceptivos, hasta también el uso más extendido del tratamiento farmacológico del aborto, como el Misoprostol”, puntualizó.

“Esto es bueno”, insistió el ministro, que agregó que las muertes maternas y por aborto han disminuido en los últimos años. En referencia a las disfunciones maternas de los últimos 25 años, “la primera causa por lejos son los abortos ilegales”. Puntualizó que en 2016, la última medición con la que se cuenta, “tenemos 245 muertes maternas, y 43 por aborto, de las cuales 31 son por aborto inducido, pero sabemos que hay 7 casos más de muertes maternas ocultas”.

A continuación, se refirió a los países donde se legalizó el aborto, y allí destacó que “existe una correlación, una relación inversamente proporcional entre el marco menos restrictivo y la reducción de la mortalidad materna”.

En cuanto al número de abortos, en los países donde es legal, ha habido entre 1990 y 2014 una disminución del número de abortos cada mil mujeres en edad reproductiva. Algo que no es así en los países que tienen marcos legales más restrictivos.