Agua potable: desarrollo, crecimiento, salud

El 5 de agosto es el Día del agua potable, un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, tienen un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente. 

Foto ilustrativa.

La fuente de vida por excelencia, es uno de los bienes más escasos también y distribuido de forma desigual.

La importancia del agua radica en una necesidad de supervivencia básica para cualquier ser humano. Una persona puede sobrevivir hasta un mes sin comer, pero no llegar a los

El agua es fuente de vida, pero por desgracia un bien escaso y desigualmente distribuido. Su conservación y el desarrollo de recursos hídricos son asuntos de primer orden.

No todos tienen agua potable

El 5 de agosto es el Día del Agua Potable y en esta fecha se hace hincapié en todas sus ediciones sobre temas tan importantes como la calidad del preciado líquido, los ecosistemas y el bienestar humano. Pare ello, se difunden cintas documentales y se organizan por todo el mundo charlas, conferencias, seminarios, mesas redondas y exposiciones relacionadas.

Más de 1.100 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso directo a agua potable, un problema que origina la muerte de 4.500 niños cada día en los países más pobres. Por desgracia, tan solo el 0,007 por ciento del agua existente en la Tierra es potable, cifra que está decreciendo por culpa de la contaminación.

Enfermos por falta de agua potable

Los Estados no invierten lo suficiente para lograr los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) planteados en la agenda 2030 de Naciones Unidas respecto a los servicios de agua y saneamiento, dejando a casi a 2.000 millones de personas en el mundo expuestas a enfermedades como cólera, tifoidea, polio y disentería, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hoy, casi 2.000 millones de personas usan fuentes de agua contaminada con heces, quedando en riesgo de contraer cólera, disentería, tifoidea y polio”, afirmó María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

La organización internacional estima que “el agua potable contaminada causa más de 500.000 muertes por diarrea cada año y es un factor principal en varias enfermedades tropicales desatendidas, como los parásitos intestinales, la esquistosomiasis y el tracoma”.

La esquitosomiasis es una enfermedad parasitaria aguda y crónica causada por duelas sanguíneas, en tanto el tracoma es una infección ocular considerada una de las principales causas de ceguera prevenible.

El agua potable es esencial para la vida

Es el líquido más importante de la naturaleza sin el cual no podríamos vivir.

El agua potable nos ayuda a estar sanos, a hacer la digestión, mantiene la musculatura en buen estado, actúa refrigerando o calentando el cuerpo  y ayuda a transportar el oxigeno entre las células de nuestro cuerpo.

El planeta tierra tiene un 70 por ciento de agua, pero casi en su totalidad es agua salada. La misma no es buena para el consumo del hombre o los animales, así como para la agricultura o las industrias. El agua apta para el consumo es el agua dulce, pero es bastante escasa. Sólo el 3 por ciento del agua de la tierra es potable, y la mayoría aparece en forma de hielo en los polos terrestres.

Por eso es muy importante conservar limpia el agua potable y detener la contaminación. Se hace urgente el cuidado del agua potable con el fin de evitar enfermedades que alcancen al ser humano, a los animales o a la agricultura en general.

Más de mil millones de personas en todo el mundo carecen de acceso al agua potable. 25 mil personas mueren cada día por no tener agua limpia para beber próxima a sus hogares.

La calidad de vida de la población depende del acceso a los bienes necesarios para su supervivencia. El agua potable, así como las aguas residuales, son de importancia fundamental para impedir y reducir la propagación de enfermedades relacionadas con la falta de saneamiento y la salud.

El agua es un recurso renovable, pero muchos de los depósitos subterráneos que sirven para abastecer a la población se encuentran contaminados y cuesta mucho trabajo y dinero remover las impurezas del líquido vital.

Por eso, es obligación de cada persona cuida el agua y no desperdiciarla.

Evitar el desperdicio de agua

En el momento del cepillado de dientes o del afeitado, cerrar la canilla; puede abrirse nuevamente cuando vaya a enjuagarse la boca o la cara.

A la hora del baño, trata de pasar menos tiempo con la ducha abierta, puedes cortar el agua durante el enjabonado.

Cuidado con las fugas de agua en el hogar. Un agujero de 2 mm en la tubería dejará fuera 3.200 litros de agua por día.

Reemplazar duchas de alta presión por duchas normales para el ahorro de agua.

Sustituir una manguera de agua por cubos de tamaño específico para lavar el coche.