Alberto Fernández sufrió una tromboembolia pulmonar y seguirá internado

El candidato a presidente del kirchnerismo Alberto Fernández seguirá internado en el sanatorio Otamendi luego de que le detectaran una tromboembolia pulmonar y será dado de alta entre el miércoles y jueves. A pesar del cuadro, el ex jefe de Gabinete salió a decir que estaba “bien” y buscó desalentar las versiones que hablan de una patología pulmonar.

Alberto Fernández sufrió una tromboembolia pulmonar y seguirá internado

Según la versión que dio el propio Fernández decidió internarse el lunes por la noche porque venía arrastrando una tos persistente desde hace 15 días que se había agravado el fin de semana. Tenía fuertes dolores en la garganta y una presión sobre la espalda. Por eso decidió ir al Otamendi y su médico de cabecera Federico Saavedra, que además es jefe de clínica en el sanatorio, le “recomendó” quedarse unas 48 horas internado para hacerle todo tipo de chequeos, siempre según el candidato K.

Pero según corroboraron fuentes periodísticas, no llegó para un chequeo sino que tenía un tromboembolismo con un infarto en el pulmón izquierdo. Tenía dolor en la pierna y dificultades para respirar.

Entre los estudios que le realizaron figuran análisis de sangre y orina, electrocardiogramas, eco doppler y ecografías, entre otros.

No es la primera vez que Fernández tiene un problema en los pulmones. En 2008, luego de salir del Gobierno de Cristina Kirchner, le detectaron un coágulo en el pulmón que lo tuvo bajo fuerte vigilancia médica. Durante un tiempo estuvo anticoagulado y ahora se volvió a repetir ese procedimiento, un tratamiento habitual cuando aparecen este tipo de afecciones. Así se busca evitar que se generen nuevos trombos.

El historial clínico de Fernández -con una trombosis en el pasado- puso sobre aviso a los médicos del Otamendi. Un dato anexo: la madre de candidato a presidente padecía de trombofilia, una patología en la sangre que aumenta las posibilidades de que se generen coágulos y que puede ser hereditaria. De no ser tratada el cuadro, puede ser peligroso.

En el entorno del ex jefe de Gabinete negaron que tuviera esa afección e intentaron mostrarlo activo. Dijeron que estuvo en contacto con dirigentes, intendentes y gobernadores y que fue reprendido por el personal médico porque no se desconectaba de su teléfono celular.

Sin embargo, Fernández decidió que no se compartieran imágenes de su estadía en la clínica. De hecho, el acceso al cuarto piso, donde está el candidato, estaba  bajo una fuerte vigilancia para impedir que ingresaran extraños en el área.

Por otra parte, el sanatorio Otamendi hasta este martes por la noche no había emitido ningún parte médico a pesar de que el paciente es una persona pública y precandidato presidencial. En la clínica lo acompañaron su pareja Fabiola Yañez y su hijo Estanislao.

Por su internación, Fernández tuvo que cancelar su agenda de actividades. Este martes tenía planeado ir a Escobar y hacer una recorrida junto al intendente local Ariel Sujarchuk por una fábrica y un hogar de niños. Además, por la tarde iba a presentar el libro de Mariano Recalde “Gobernar la Ciudad” que oficiaba como una especie de lanzamiento de su candidatura a jefe de Gobierno por el kirchnerismo. Una mala para Recalde que había alquilado una sala del Teatro General San Martín y pensaba potenciar su puesta en escena con la compañía de Fernández.

En el entorno del candidato presidencial repetían que el cuadro no reviste gravedad y aseguraban que la decisión de que permanezca internado obedecía a que una vez que arranque la campaña no tendría tiempo para realizarse estudios profundos.