Alerta: Por el clima aumenta la cantidad de mosquitas

En los últimos días, y desde que las condiciones del tiempo se tornaron inestables, se ven cada vez más estos molestos insectos. En la cualquier lugar de la casa, pero especialmente en la cocina, donde volvieron a aparecer esas odiosas mosquitas. El peligro que entrañan es que son potencialmente portadoras de enfermedades. El consejo es limpiar el hogar de materias orgánicas y sobre todo las cañerías, dijo a AIM Silvina Saavedra, médica especialista en Epidemiología.

Las moscas son dípteros –insectos de dos alas– que se agrupan en distintas familias, pero sobre todo las caracteriza que se alimentan de materia orgánica en descomposición, otras de cadáveres, algunas polinizadoras y otras de pequeños insectos. Pero lo cierto es que “afectan al hombre y su bienestar desde hace miles de años”, comentó a esta Agencia la epidemióloga Silvina Saavedra. Ahora, bien, a pesar de los añares de convivencia en la Tierra, llegan algunos momentos en que el hostigamiento de las moscas domésticas  a los domicilios se vuelve insoportable, como lo es en estos tiempos.

Si bien las moscas no son consideradas como peligrosas, por sus hábitos de vida pueden trasladar bacterias en sus patas y contaminar los alimentos, generando riesgos para la salud humana.

De dónde vienen, y cómo combatirlas, son parte de los interrogantes para saldar la cuestión. Para esto la especialista describió cuál es su ciclo de vida. “Depositan los huevos en los materiales húmedos y cálidos, que proporcionarán una comida apropiada para la larva en crecimiento. Las heces del animal, el excremento humano, la basura, el material vegetal en descomposición y la tierra contaminada con esa materia orgánica son materiales apropiados”. Y es por esto que los ejemplares adultos que colocan “aproximadamente 500 huevos durante su vida”, siempre lo hagan “en lugares donde al nacer la larva se puede alimentar”.

Especies

Saavedra explicó que en meses cálidos estos insectos pueden desarrollar dos o tres generaciones. “En primavera, las moscas que se empiezan a ver antes que aumenten las poblaciones de las moscas domesticas son las llamadas Fannia canicularis. Más pequeñas de tamaño, de apariencia delgada y es frecuente verlas revoloteando en las habitaciones, baños pero raramente en una mesa. Colocan sus huevos en excremento de animales y materias vegetales en descomposición. Otra especie de Fannia, coloca sus huevos en ambientes similares, pero en el caso de sus larvas tienen capacidad de permanecer también en el agua”.

Y la que realmente molesta por estos días es la “mosca de los drenajes, la Psychodidae también llamada ‘palomilla’ por su aspecto velludo”. Esta especie “deposita de 30 a 100 huevos en la sustancia gelatinosa que hay en los desagües. Larvas y pupas viven allí. Las larvas se alimentan de bacterias y hongos. Si se mantiene una temperatura de 21º C los huevos eclosionan en 32 a 48 hroas. En ocho a 10 días llegan a adultos. El ciclo completo de huevo a adulto dura de siete a 28 días y viven alrededor de dos semanas”, describió la médica veterinaria. “Las condiciones climáticas reinantes favorecen el aumento de poblaciones de moscas. Y esto esta dado principalmente por la abundancia de comida –materiales en descomposición– y el calor reinante.

Por último, como recomendaciones, la especialista enumeró:

Recolectar la basura. No dejarla en recipientes destapados Es muy bueno adquirir la costumbre de separar orgánico de inorgánico, de esa forma podemos controlar mejor que la disposición de los residuos de forma tal que  no favorezca la reproducción de estos insectos. Cortar el pasto y recolectarlo. No dejar la materia fecal de los animales en veredas y patios.

Mantener los drenajes limpios. Utilizar limpiacañerías o desengrasantes y repetir esta limpieza una vez por mes en temporada cálida.