Aretha Franklin: La voz femenina que pidió respeto en nombre de todas

La “Reina del Soul” fue un referente para cantantes angloparlantes y también para las argentinas.

Aretha Franklin era considerada la ‘Reina del Soul’. (Reuters)

Su himno pedía “solo un poco de respeto”. Nada más, cuando llegues a casa. La canción de Otis Redding en la voz de Aretha Franklin no exigía solamente que la trataran bien, pedía igualdad. En un mundo de hombres blancos, ella sobresalió siendo mujer y negra. Madre niña. Hija abandonada. Una gorda exitosa enfundada en lamé que entró a fuerza de talento y amor propio al cielo de los ganadores.

La reina del soul esparció su hechizo por todo el planeta y no hubo artista que la conociera, personalmente o a través de su música, que no se sintiera influenciado por Aretha. Como dijo Barbara Streisand a través de un tweet: “Es difícil concebir un mudo sin ella. No sólo era una cantante excepcionalmente brillante, sino que su compromiso con los derechos civiles tuvo un impacto indeleble en el mundo”.

La música argentina Bárbara Recanati (ex Utopians) le dijo a Teleshow que su canción favorita de Aretha es “Think”: “Con ese tema la conocí, en la película de los Blues Brothers. Y hoy -un rato antes de enterarme de su muerte- me crucé con un auto igual al de la película y me saqué una foto. Cuando llegué y vi la noticia no paré de pensar en ella en el dinner cantando”.

Para Barbi, Franklin fue “una de esas mujeres que resaltaron en la industria a pesar de no cumplir con los mandatos que se les imponían a las mujeres para poder estar. Su voz no era como debía ser para las radios, era más fuerte y rockera que la de cualquier tipo. Es una inspiración enorme”.

El siglo XX no hubiera sido lo mismo sin Aretha y Recanati recuerda que fue la primera mujer en entrar al Rock & amp; Roll Hall Fame. “¡Y era negra!”, dice Recanati y remata afirmando que “ella venció los más grandes prejuicios 50 años antes. Hoy seguiría siendo la reina y nos ayudaría a pelear por nuevos reclamos”.

También en sus redes sociales, la británica Leona Lewis se mostró apenada: “Me pesa el corazón por la triste noticia de la muerte de Aretha Franklin. Estoy muy agradecida por los regalos que nos dio. La reina absoluta del soul influyó en la mayoría de las cantantes femeninas de nuestra generación. Ella vivirá en todos nosotros para siempre”.

Por su parte, Cher la despidió con admiración: “Ve despacio en esa noche buena. Tu gloriosa y amable voz estará con nosotros para siempre. Siempre estabas más allá de nuestro alcance”.

Britney Spears dejó de lado la promoción de su nuevo tour, Piece of Me, para dedicarle unas palabras a la cantante: “El mundo perdió a una mujer increíblemente talentosa hoy. Descansa en paz, Aretha Franklin, tu legado y música nos inspirarán para siempre a nosotros y a las futuras generaciones”.

Andrea Álvarez es baterista, percusionista, cantante, pero sobre todo música. Es solista y además toca la batería en la banda de Natalia Oreiro y en la de Draco Rosa. En la Argentina fue una de las primeras que brilló en un instrumento tan ligado por años al género masculino. Será por eso que el primer tema que se le viene a la mente es “Respect”. Como le cuenta a Teleshow, los motivos le sobran: “Está metido adentro mío igual que otros, igual que su voz brillante, su ser música desde el canto, su groove, su feeling, su todo. ¡Ojalá pudiera yo cantar un poquito de lo que canta ella! Creo que trasciende la cantante en sí, es una artista que aparte tenía un instrumento superior que se veía además embellecido por la postura de ella para con la música. Su altura para interpretar la adueñaba de cada canción”.

Con su estilo único, Álvarez reflexiona: “Mujer, negra, no respetaba el canon de belleza impuesto culturalmente. El tema es que su calidad es tan alta que cualquier prejuicio se desintegra ante ella. Ahí está la cosa. Le tocó vivir en Estados Unidos que es un país que considera a la música como un trabajo muy digno, entonces la dinámica es otra. Seguramente le costó abrir puertas pero al abrir la boca y cantar no quedaba nada”.

Yendo a su propia historia Andrea reconoce estar “agotada” de hablar de lo que le costó, le cuesta y seguro le seguirá costando abrir puertas. “No puedo hablar mucho de los prejuicios ya que es algo que le pasa a los demás, que hablen ellos, yo no los tengo a ese nivel y hago lo que siento que es lo que me toca en esta vida. El legado de Aretha es tremendo porque es un legado de calidad y de valentía ante todo lo que se supone que hay que ser. La música habla, dice y marca. No hay mucho que agregar al escuchar su voz”, sentencia como en un redoble.

Como blueswoman argentina, Celeste Carballo ha sabido marcar la influencia de la afroamericana: “Toda la vida me gustó Aretha Franklin, las armonías de blues, los brasses”. Algo de ella se queda en su gusto por el R&B. Otra argentina aficionada a la música negra es Claudia Puyó, quién reconoció en una entrevista: “Si hubiera tenido que elegir una maestra de canto, habría buscado una Aretha. Era como una escuela de cómo estirar tu registro”.

La misma Aretha a la que trajo a colación en su pelea con Fito Páez, cuando el rosarino le sugirió que tenía que bajar unos kilos. “¿Cómo? ¿A Aretha Franklin le hubiesen dicho lo mismo? Ya veo… onda: ‘Che, Aretha, cantás muy bien, pero ¿me bajás unos kilitos?, porque sos una gorda, ah… y también sos negra'”, había dicho Claudia en una nota para el diario La Capital de Mar del Plata.

Su relación adictiva con el alcohol, en su momento, y con la comida después, no fueron un freno para una carrera llena de logros y reconocimientos. La cuenta oficial @ArethaFranklin, cuya bio reza “Twitter Oficial de la indiscutida Reina del Soul” no tenía actividad desde 2015. El último tweet fue sobre su incursión en el concurso American Idol. Después de hablar con los participantes, Aretha los aconsejó de un modo coherente a su propia historia: “Mantente fiel a ti mismo y llegarás lejos”. Has recorrido un largo camino, Aretha.

Por Marianela Insua Escalante para Infobae.-