Astronomía, astrología, ciencia

Los científicos radicados en la Ilustración pudieron matar la astrología una vez, en el siglo XVII , pero hay pocas razones para creer que puedan volver a hacerlo. Por un lado, la astrología ya no se trata necesariamente como ciencia positiva que no fue nunca.

La astrología ya no se trata necesariamente como ciencia positiva que no fue nunca.

Pero incluso si la astrología todavía se tratara de ciencia, hay otra razón por la cual los científicos “reales” no pueden matarla: la astrología es esencialmente un conjunto de historias basadas en milenios de observaciones. Cuando las historias comienzan a parecer irrelevantes, los astrólogos las reescriben. Es una tradición que ha existido desde los inicios de los tiempos, siempre que hubiera a mano tablas para escribir cosas.

A pesar de todos sus fracasos , la astrología es una increíble historia de éxito. Dio origen a la astronomía, o más bien nación con ella,  y puede haber sentado las bases para la medicina moderna y las matemáticas.

Además, la astrología puede haber tropezado con valiosos conocimientos sobre cómo nos afecta el mundo que nos rodea. Los signos solares occidentales nos dicen que las estaciones (no las constelaciones) afectan dramáticamente nuestra personalidad. La cronobiología nos dice lo mismo: así como nuestros cuerpos siguen los ritmos diarios, de acuerdo con nuestro reloj biológico, también parecen seguir ritmos anuales, afectados por nuestro entorno.

Los astrólogos han logrado descubrir tales conexiones registrando y organizando grandes cantidades de nueva información, actualmente, algunos están incorporando datos de asteroides, y procediendo por ensayo y error. No es científico, pero es un modelo de cómo encontrar conexiones complejas, que no son inmediatamente obvias.

A medida que los científicos descubren que la tecnología de punta produce más información de la que pueden manejar, como los datos genómicos en medicina, la historia de la astrología puede ofrecer una guía sobre cómo proceder.