Axion baja 2 por ciento el precio de las naftas

El mes pasado había sido Shell. Y este le tocó a Axion. La petrolera -que había sido la primera en subir las naftas, un 6 por ciento el martes pasado- bajó desde este jueves hasta 2 por ciento sus precios, tras quedar desfasada con respecto a la competencia.

“Después de haber aumentado nuestros combustibles y una vez que el mercado también se movió, haremos un reacomodamiento de precios, del orden del 2 por ciento, según el tipo de producto”, explicaron desde la empresa.

Con la marcha atrás, los precios de la petrolera quedaron en 42,51 pesos la nafta súper; 49,27 pesos la premium; en 40,85 pesos el diesel y 47,20 pesos el euro diesel.

Así, los precios de Axion quedan más alineados con los de sus rivales. YPF había subido entre 3,9 por ciento y 4,5  por ciento. El litro de nafta súper quedó a 42,01 pesos en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, mientras que la “premium” se ubica en 48,47 pesos; el diesel, en 39,65 pesos y el diesel “premium”, en 46,40 pesos.

En tanto, Shell (operada por Raizen) se encareció un 4,3 por ciento, mientras que Puma Energy -que está cuarta en participación de mercado- realizó un traslado del 6 por ciento.

Shell fijó sus nuevos precios en 42,98 pesos para la súper y 49,54 pesos para la “V Power”. El gasoil a 41,51 pesos y el “premium” a 47,89 pesos.

Las persistentes subas de precios están haciendo que las ventas caigan mes a mes. En marzo, por ejemplo, bajaron 3,3 por ciento frente al mismo mes de 2018. Así, salvo en febrero, que hubo una suba de 0,78 por ciento, hace siete meses que cae el consumo.

Por tipo de producto, otra vez la que más sufrió fue la nafta premium, que se derrumbó un 23, 8 por ciento. También el diesel premium cayó bastante: un 10,13 por ciento. La contracara es que los despachos de nafta súper aumentaron 5,9 por ciento y los de gasoil, 1,03 por ciento, según los números de Energía.

La única empresa que mejoró sus ventas fue Axion, según un informe del sitio especializado Surtidores.com. De ahí también que la empresa no quisiera quedar fuera de mercado. La suba fue de 7,8 por ciento mientras que el resto de las empresas cayeron: los despachos de YPF se redujeron un 2,37 por ciento; los de Shell (Raízen), un 12,98  por ciento, los de Puma (Trafigura), 8,15  por ciento y los de Refinor, 1  por ciento.

NE