Bach venció a Mao

El aria de las variaciones Goldberg de Bach es una pieza musical excepcional. No se ciñe al gusto actual, del que está muy distante; pero hay algunas historias que se pueden contar de ella.

Zhu Xiao Mei, que durante la “revolución cultural” tuvo que exiliarse después de estar confinada cinco años en campos de trabajos forzados y “reeducación”

Le preguntaron al biólogo Louis Thomas qué mensaje enviaría al cosmos en una nave espacial para dar noticias de la nuestra a otras civilizaciones en momentos en que la pregunta estaba de moda. Contestó: “Yo enviaría las obras completas de Juan Sebastián Bach, pero eso sería un alarde”. Y mostró una lista, encabezada justamente por el aria de las variaciones Goldberg.

Otra anécdota tiene como protagonista a la concertista de piano china Zhu Xiao Mei, que durante la “revolución cultural” tuvo que exiliarse después de estar confinada cinco años en campos de trabajos forzados y “reeducación”

Cuando fue liberada en 1980 se radicó en París y rehízo su vida musical. 35 años después volvió a la China como intérprete consagrada y apenas reconoció su país, enormemente cambiado. Definitivamente desarraigada, sin familia, vio no obstante que la música clásica estaba rehabilitada en la China, Bach ya no es potencialmente peligroso, y ahora todos quieren tener un piano.

A pesar de los años y los achaques, en Alemania quiso visitar la tumba a de Bach en la iglesia luterana de Santo Tomás de Leipzig, donde el compositor fue Kapellmeister hasta su muerte.

Se mantuvo de pie frente a la lápida en el piso durante más de una hora, en completo silencio y soledad.

Un documental alemán llamado “El retorno es el movimiento del Tao” que trata de politizar la cuestión, pero mantiene la mesura y la calidad. Dice “Bach venció a Mao” lo que con seguridad no fue intención de ninguno de los dos. En ese documental, Zhu Xiao Mei ejecuta el aria, que se escucha a lo largo de todo el video.