Bennu y el beso de la muerte

Bennu es un asteroide rocoso de 500 metros de diámetro que podría chocar con la Tierra a finales del siglo actual, pero con una probabilidad del 0,037 por ciento. Se lo llama asteroide apocalíptico o de la muerte.

La misión Osiris-rex de la Nasa, que se lanzó en septiembre de 2016 con el fin de estudiar el asteroide Bennu, publicó varias imágenes de este cuerpo rocoso que a finales del siglo XXI podría impactar sobre la Tierra.

Las fotografías, publicadas a través de la cuenta oficial de Twitter de la agencia espacial estadounidense, fueron captadas en marzo pasado mediante una cámara polycam de la sonda Osiris-rex, a una distancia de tan solo 4,8 kilómetros del asteroide. En ellas, puede observarse la roca más grande del hemisferio norte de Bennu, que alcanza una altura de 23,5 metros, explica la Nasa.

Asimismo, en otras de la imágenes muestra un terreno cerca del ecuador del asteroide. De las dos grandes formaciones rocosas, la que está en la parte superior derecha tiene una longitud de 21 metros. En el hemisferio sur de Bennu, en tanto, también se pudieron observar grandes rocas con 12,1 metros de ancho.

Desde la cuenta de Twitter de Osiris-rex, explicaron respecto de las imágenes: “Este es un buen ejemplo de algunos de los ángulos de visión oblicuos en los que estamos trabajando para llegar a Bennu”.

Y agregaron: “Las sombras en este ángulo dan una sensación de altura de roca, y podemos ver más detalles de la superficie desde este ángulo que si tuviera que ver la imagen solo hacia abajo”.

Una vez cada seis años pasa cerca de nuestro planeta. Además, se estima que Bennu, cuyas medidas de diámetro son de unos 500 metros- que podría acortar más aún esa distancia en 2135 y que, entre 2175 y 2199, podría impactar sobre la Tierra.