Cambiemos Paraná analizó los aumentos tarifarios y la reforma política

La Mesa de conducción de Cambiemos del departamento Paraná, se reunió para analizar el panorama político y de gestión, tanto a nivel nacional, como provincial, municipal y en las juntas de gobierno. Se habló del aumento de tarifas, la reforma política y las próximas elecciones 2019. 

Cambiemos Paraná analizó los aumentos tarifarios y la reforma política.

“Cambiemos es hoy y seguramente por mucho tiempo, la única opción capaz de producir los grandes cambios que se necesitan en todos los niveles del País, y colocar a la Argentina, en el concierto de las naciones, en el lugar del que nunca debería haber sido desplazada. Ello implica hacer profundas transformaciones en lo económico, en lo productivo, en lo social, pero esencialmente en lo cultural” señalaron desde la Mesa de conducción de Cambiemos del departamento Paraná y en ese marco, se puso de manifiesto que “en la prestación de los servicios del Estado no hay nada gratis. Siempre hay un costo, y alguien lo tiene que pagar. Cualquier servicio, sea en la educación, la salud, lo asistencial, y también en los servicios públicos, como son el energético, de gas, agua potable, entre otros, todos tienen un costo, y alguien lo paga. Cuando no lo paga el usuario, normalmente es el Estado quien lo hace, y el Estado solamente se nutre genuinamente de los impuestos que percibe. Entonces, cuando algún servicio es gratuito, y seguramente que es bueno que lo sea, debemos saber que se lo cubre con los impuestos que se perciben por el Estado, ya sea nacional, provincial, o en cada uno de los municipios”.

“Creer que hay servicios gratuitos, porque no generarían costos, es una gran mentira. Hoy, desde algún sector de la política se pretende instalar que hay muchos servicios que no tendrían costos, y que por lo tanto nada se les debería cobrar a los usuarios. No hay dudas, para Cambiemos, que la salud pública, y para los más necesitados, ella debe ser gratuita, como lo debe ser también la educación, la seguridad, entre otros. En los señalados (la energía, el agua, el gas y puede haber otros), para algún sector de menores recursos, pueden y deben tener algún subsidio, pero no para generalidad de la sociedad, de la industria, comercio, etc”, agregaron.

Además, advirtieron: “No se ignoran, las turbulencias que a nivel nacional existen y que repercuten en la provincia de Entre Ríos, a raíz de algunas medidas que se ha tenido que tomar para salir de una situación de burbuja ficticia en que se vivía en el País en materia energética. Ha llegado la hora de sincerar esta problemática, y tomar decisiones, que seguramente pueden ser resistidas, pero que son imprescindibles tomar para encarar un profundo proceso de cambio, con una mirada firme, serena y decida en un futuro mejor: Para eso la ciudadanía votó a Cambiemos en el 2015, y ratificó el rumbo en el 2017”.

Con respecto a la tarifa eléctrica específicamente, sostuvieron que “el Gobierno nacional se vio obligado a tomar algunas decisiones que tienen un fuerte impacto en la sociedad en su conjunto, como es el relativo al servicio eléctrico. Ese servicio tenía un componente de subsidio que lo tornaba de muy bajo costo para el usuario. Al usuario se lo había culturalizado que la generación eléctrica tenía muy bajo costo, y por ende, el derroche, ya sea por el propio usuario, como por las distribuidoras de energía, era algo que se podía hacer o darse el lujo de no tenerlo presente. Y aquí conviene hacer una especial referencia al costo de distribución de la energía en Entre Ríos. Lo que no se dice a los usuarios es que más del 30 por ciento del componente final del costo de la energía que se paga, lo constituye el costo de la distribución que realizan Enersa y la Cooperativas Eléctricas. De ese elevado costo de distribución nadie habla. Sin dudas que ello tiene su origen en diversos factores, donde seguramente debe estar que se compran más megavatios por Enersa y algunas Cooperativas a Cammesa, que los que realmente llegan a los usuarios, y esa diferencia se pierde por la obsolencia de las instalaciones de distribución, ya que en los últimos años no se han realizado las inversiones necesarias, pese a que al usuario se le cobra un impuesto provincial sobre el consumo que tiene su destino para el Fondo de Desarrollo Energético Provincial. Las líneas de distribución, obsoletas no solo por el tiempo, sino porque la capacidad de distribución es inferior a la demanda, y ello genera pérdidas de energía. Pero tampoco escapa al costo de distribución las importantes remuneraciones que se deben atender, especialmente en los niveles de dirección. Todo esto lo esto lo paga el usuario, pero en la boleta de la luz no aparece así detallado”, afirmaron.

En función de todo este análisis, decidieron sugerir a los legisladores provinciales de Cambiemos para que se contacten con las autoridades de Enersa a los efectos de que suministren la respectiva información, en donde también deberá explicar esta empresa a qué precio compra la energía, y a cuánto se la vende a los usuarios, es decir, cuál es el precio que se paga a Cammesa; y cuál es el que se le factura al usuario, libre de impuestos, tasas y costos de distribución. Hay sospecha de que la denergía se compra a un precio muy inferior al que se le factura al usuario, y de esto también hay que hablar con la sociedad, y no trasladar la responsabilidad solo a la Nación.

Por otra parte, se dialogó sobre otro tema “que el Gobierno provincial ha instalado en la sociedad en estos días, como es la rimbombante reforma política, que en definitiva no es nada más que la mera forma de elegir, con el voto popular, las autoridades y/o funcionarios gubernamentales en todos los niveles en la provincia. Según el Gobierno, lo central estaría vinculado con la eliminación de la famosa lista sábana, por un sistema de boleta única de papel. Más allá de que la Mesa de Cambiemos del Departamento Paraná entiende que es un tema que se deberá estudiar y considerar por Cambiemos a nivel provincial, donde se propicia la conformación de una comisión al efecto, no puede soslayar que así planteado el tema, como lo hace el Gobierno provincial, la reforma política termina siendo una cuestión simplemente electoral, perdiéndose la posibilidad de discutir el rol de los partidos políticos en la sociedad, su financiamiento, las campañas electorales en cuanto a cómo se deberían llevar adelante, su financiamiento, la selección de los candidatos, y luego resolver el procedimiento electoral. De lo contrario, es minimizar la reforma política. El sistema democrático está reclamando de la dirigencia política una mejor calidad institucional en el funcionamiento del Estado. Así como está planteado el tema, hay una fuerte sospecha que solo se pretende solucionar o superar una cuestión interna del partido gobernante en la provincia”, indicaron desde el partido.

Por último, y en razón de los tiempos que se comienzan a transitar con miras al proceso electoral del 2019, se analizó “la necesidad de impulsar debates de índole programáticos, abiertos a todos los sectores de la sociedad, con prescindencia de banderías políticas, a los efectos de ofrecer a la ciudadanía las mejores propuestas, y quienes serían los más idóneos para llevarlas adelante”.