Celebrarán el Día del árbol en Argentina

El 29 de agosto es el Día del Árbol en Argentina. Proponen celebrarlo con suma importancia y brindar información a los niños para que puedan valorar y cuidar a nuestras plantas y árboles. En el Vivero municipal de Paraná se producen más de 160 especies o variedades de árboles y arbustos, desde semillas y gajos. Los vecinos que quieran realizar consultas puede acercarse a la repartición ubicada en el Acceso Norte de la ciudad o teléfono al 4340112, constató AIM. 

Foto ilustrativa.

Suecia fue el primer país del mundo en instituir un día del año como “Día del árbol”.

Esto ocurrió en 1840, cuando en dicho país se había tomado conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales, del cuidado que se debía brindar a los árboles, y la necesidad de introducir a los niños desde temprana edad, en el conocimiento y la práctica de una tarea a largo plazo.

Años más tarde, muchos suecos emigraron a Estados Unidos y llevaron consigo esta valiosa herencia cultural, cuyo ejemplo sirvió para que Norteamérica en 1872, también instituyera su “Día del árbol”. Y a partir de allí comenzaron a establecerlo los otros países del continente y del mundo.

El 21 de agosto de 1860 Canadá había adoptado la hoja del arce (árbol de singular belleza y buena madera para la construcción) como emblema nacional. Razón por la que la hoja del arce o maple pasó a ser el centro de la bandera y escudo que exhibe Canadá ante el mundo, usándose también, bajo la forma decorativa de broches, prendedores y botones, cada vez que se celebra el “Día del árbol” en esa nación.

En la República Argentina el principal impulsor de la actividad forestal fue Domingo Faustino Sarmiento (Presidente de la Nación de 1868 a 1874) que en un discurso subrayó: “El cultivo de los árboles, conviene a un país pastoril como el nuestro, porque no solo la arboricultura se une perfectamente a la ganadería, sino que debe considerarse un complemento indispensable”, agregando: “La Pampa es como nuestra República, tala, rasa. Es la tela en la que ha de bordarse una nación. Es necesario escribir sobre ella ¡Árboles! ¡Planten árboles!”.

La prédica de Sarmiento encontró eco treinta años después, cuando el 29 de agosto de 1900, el Consejo Nacional de Educación, en base a la iniciativa del Dr. Estanislao Zeballos, instituyó dicha fecha, en celebración al “Día del Árbol”, y cuyo festejo se concretó a partir de 1901.

Porqué cuidarlos

Los árboles, además de embellecer los paisajes y parques, ayudan a nuestro suelo, a los animales y a nosotros. Conservan el medio ambiente y nos ofrecen oxígeno y frutos (importante para nuestra reproducción).

También llamados, los pulmones del planeta, los árboles son fundamentales en nuestro mundo, sin ellos no podríamos vivir.

Es muy importante respetar los derechos de los árboles, así como se respetan los de animales, porque ellos son indispensables para el mundo. Pregúntense si no ¿Qué sería de nosotros sin árboles?

Derechos de los árboles

  1. Tienen derecho a vivir, porque nacen como nosotros.
  2. Tienen derecho a ser cuidados y protegidos, cubriendo sus necesidades.
  3. Tienen derecho a no ser dañados por nadie (ni talados, quemados, lastimados).
  4. Tienen derecho a cumplir el ciclo de su vida.
  5. Tienen derecho a crecer. Destruirlo de pequeño es un delito y atenta contra la vida en la naturaleza.

En Paraná

AIM.

En el Vivero municipal se producen más de 160 especies o variedades de árboles y arbustos, desde semillas y gajos.

Cada año el gobierno municipal planta o entrega miles árboles y arbustos con destino al espacio urbano.

Por un lado, la municipalidad procede a la plantación de árboles a través de las distintas Unidades municipales y del área de Parques y Paseos, de acuerdo con una planificación; y también realiza plantaciones a partir de las demandas de comisiones vecinales. Pero también hay disponibilidad de árboles para la vía pública, que soliciten los vecinos. En ese caso, se otorgan especies, de acuerdo a la calle y el ancho de la vereda.

Los interesados pueden concurrir al vivero municipal –ubicado en el Acceso Norte de la ciudad– o consultar por teléfono al 4340112. También pueden realizar solicitudes en la unidad municipal correspondiente a su domicilio.

Sobre las especies cultivadas

El vivero municipal tiene árboles autóctonos dentro de las más de 130 especies que cultiva. El objetivo del Estado local es plantar cada vez más especies entrerrianas por motivos culturales y ecológicos. Por ello, se cultivan algarrobos blanco y negro, ñandubay, espinillo, chañar, ceibo, ceibito de la costa, mimosa, ombú, timbós negro y blanco y otras autóctonas.

También encontramos fresnos, falsas caobas, Jacarandá, hovenia, lapacho, catalpa, entre otros.

En relación a las especies incluidas en el plan de forestación, su elección determina la presencia de características bien definidas. Carencia de espinas; producción de raíces profundas (para evitar inconvenientes en veredas, cimientos y servicios); follaje caduco para mejorar el asoleamiento en el invierno; buena copa; que sea resistente o tolerante a plagas y enfermedades. Se considera además, la plantación de especies con una mínima necesidad de tratamientos culturales, adaptables al clima del lugar y paisajísticamente agradables por su color, textura, floración o fructificación.

El tamaño, acorde al ancho de la vereda así como  la altura de edificación, la orientación de la calle y el predominio de la especie existente, son aspectos importantísimos en la elección de árboles en avenidas o calles.

Desde el Vivero también solicitan la colaboración de los vecinos  recomendando la realización de podas en la época que corresponda, o que procedan a su extracción, únicamente, por cuestiones de extrema necesidad basadas en criterios justificables (obstaculización de garaje, peligros para viviendas o transeúntes) y colaborar con todas las recomendaciones que brindan los profesionales del Vivero Municipal al momento de la plantación.

Pautas correctas para plantar y cuida un árbol

Los árboles de porte mediano (fresno, Jacarandá, hovenia, lapacho, catalpa se plantarán con una separación entre plantas no inferior a los siete metros, si se los planta más cerca uno de otros, competirán entre ellos por el sol y se harán demasiado altos y delgados.

Los de porte pequeño y los arbustos (pito canuto, crespón, guarán, falsa caoba, besos) se plantarán con una separación entre plantas no inferior a los cuatro metros.

No se deben plantar a menos de siete a 10 metros de un árbol importante ya existe, porque si no, el nuevo arbolito quedará a la sombra y crecerá mal.

Los hoyos de plantación serán de 50 x 50 x 50. Cuanto más espacio verde (sin vereda de material) tenga alrededor, mejor será para el. Para evitar futuros problemas de rotura de veredas se debe respetar la línea de plantación de árboles existentes.

Los árboles de raí desnuda deberán ser plantados sin demora, o bien se protegerán sus raíces con material que conserve la humedad (tierra, arena, etc.).

A los árboles envasados se los dejará un día sin regar (para que el pan de tierra no se desarme cuando se plante) y para la plantación se cortará y sacará el recipiente.

Se colocará el tutor (un palo o algo similar firmemente colocado) previo a la plantación para sujetar el árbol. La atadura se efectuará con hilo sisal o de algodón sin apretar demasiado y el tutor debería quedar a ¾ de la altura del árbol.

Se agregará en el fondo del hoyo tierra de buena calidad. Se colocará el árbol de tal manera que coincida su cuelo (punto de unión entre las raíces y el tallo) con la superficie del terreno y se formará una taza con tierra alrededor del árbol para aprovechar al máximo el agua de riego.

Se efectuarán riegos al menos dos veces por semana. En época calurosa (primavera, verano) la frecuencia será mayor, si es necesario diariamente.

Durante los primeros años de vida se deberá realizar: control de hormigas, carpidas, verificación del tutor y de las ataduras (que no ahorquen el árbol), poda de las ramas bajas y quebradas.

No se recomienda cortar con bordeadora el césped alrededor del ejemplar, porque el descortezado que le provoca deriva en debilitamiento y hasta la muerte del árbol (se puede colocar protección al tronco un trozo de caño cortado longitudinalmente o una botella descartable cortada).

Razones para plantar un árbol

Un árbol abastece el consumo diario de oxígeno de cinco personas.

  • Aminoran la velocidad del viento.
  • Mantienen la humedad relativa evitando centros ciclónicos.
  • Regulan las temperaturas y amortiguan las amplitudes térmicas, mediante la sombra.
  • Un árbol de gran porte transpira 400 litros de agua por día, lo que representa a una verdadera bomba de agua biológica, que equivale al trabajo que cumplen cinco aires acondicionados.
  • Reducen el ruido ambiente.
  • Favorecen a la economía por que ahorran entre un 2 y un 4 por ciento del gasto habitual en calefacción o refrigeración,
  • Fijan el polvo en suspensión.
  • Infiltran agua de lluvia, reduciendo la erosión del suelo.
  • Disminuyen la cantidad de gases con efecto invernadero, reduciendo el calentamiento global.