Cerca de 300 jueces comenzarán a pagar Ganancias

Aproximadamente 300 jueces en todo el país comenzarán a pagar el impuesto a las Ganancias tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Son los que asumieron a partir del 1 de enero de 2017. El máximo tribunal levantó la medida cautelar que tenía frenada la aplicación de una ley que aprobó el Congreso a fines de 2016.

Cerca de 300 jueces comenzarán a pagar Ganancias

Es la norma 27.346 que establece que los empleados, funcionarios y magistrados que tomaran sus cargos desde enero de 2017 debían pagar el tributo que la Constitución Nacional exime para el Poder Judicial para no mellar la intangibilidad de los sueldos. Pero una medida cautelar suspendió su aplicación para los jueces y fiscales. La causa fue iniciada por la Asociación de Magistrados que objetó que tributen los jueces que venían de la carrera judicial y que el paso a juez les significaba un ascenso.

Ahora tendrán que pagar. A nivel nacional y federal son 90 magistrados los alcanzados por Ganancias. Otros 12 ya pagaban porque no venían de la carrera judicial y habían llegado a juez desde la profesión de abogados.

Respecto de las provincias de todo el país, donde hay seis mil magistrados, son aproximadamente 200 los que comenzarán a tributar, según estimaciones de la Federación Argentina de la Magistratura (FAM), el organismo que nuclea a los jueces provinciales.

“El número exacto hay que recogerlo del Poder Judicial de cada provincia que tiene los registros de quiénes asumieron a partir de enero del año pasado”, le dijeron a este medio desde la FAM.

Los jueces que asumieron antes de enero de 2017, que son la gran mayoría, no pagarán Ganancias.

¿Cuánto pagarán los jueces por ganancias? Eso dependerá de la situación personal de cada juez por las deducciones familiares que puedan hacer. Pero por los sueldos altos –entre 160 mil y 200 mil pesos entre los nacionales y federales- la aplicación de Ganancias se podría llevar hasta 60 mil pesos por mes por la aplicación del 35 por ciento de ganancias por tratarse de la alícuota más alta.

Esa es la gran preocupación de los magistrados. Comenzar a percibir un salario muy inferior al que tenían. La situación, señalan, es más difícil en el interior del país donde los sueldos están por debajo. Inclusive, en algunas provincias cobran hasta la mitad que un juez nacional o federal.

El fallo de la Corte -que fue dictado por unanimidad de sus cinco miembros- generó reacciones pocas horas después de que se conoció.

El integrante del Consejo de la Magistratura de la Nación y juez federal Alberto Lugones pidió que no se aplique ningún descuento porque la ley no fue reglamentada y el tema debe tratarse en el Consejo. “Sería pertinente se abstenga de realizar cualquier tipo de descuento a magistrados, funcionarios y/o empleados del Poder Judicial de la Nación relativo al impuesto a las ganancias, hasta dicho momento”, sostiene la nota que Lugones le envió al administrador general del Poder Judicial, Carlos Bedetta.

Desde “Compromiso Judicial”, una de las agrupaciones políticas de los jueces, expresaron en un comunicado la “profunda preocupación por las consecuencias” del fallo de la Corte, entre ellas que los jueces alcanzados por Ganancias “perciban en el futuro un salario inferior al que tenían antes de su promoción, e incluso por debajo del personal administrativo de sus dependencias a cargo”.

La agrupación le pidió a la Corte que establezca la base imponible sobre la que se debe tributar en virtud de las facultades que tiene en materia de sueldos y le reclamó al gobierno nacional de Mauricio Macri el “inmediato” dictado de la reglamentación de la ley de ganancias con la convocatoria de los sectores alcanzados para su discusión.

Una pregunta con tono de reproche que repiten varios jueces es por qué la Corte trata una medida cautelar cuando no suele hacerlo. “Incluso, aun cuando ha decidido intervenir, ha tenido un criterio favorable a su dictado cuando se hallaban en peligro cuestiones o instituciones trascendentales para la república, como lo es en lo atinente a las remuneraciones de los integrantes del Poder Judicial y los Ministerios Públicos”, sostuvo en su comunicado Compromiso Judicial.

Otra incógnita que dejó el fallo de la Corte es si el pago de ganancias es retroactivo a los meses que los jueces no tributaron porque la ley estuvo suspendida.

“Por eso es importante la reglamentación de la ley, algo que el Gobierno no hizo en todo este tiempo”, explicaba un juez.

La apuesta es que ahora se discuta cómo se va a pagar Ganancias. Los jueces quieren se fije un criterio que no signifique una pérdida considerable del sueldo. Desde el Poder Judicial tienen varias propuestas.

Lo que los jueces sostienen es que la aplicación del 35 por ciento de ganancias sobre los jueces va a cortar la carrera judicial. “Un secretario no va a querer ascender a magistrado porque va a tener mayores responsabilidades por menos sueldo del que gana ahora”, razonan muchos.

Lo que el fallo de la Corte dejó es una certeza. “No hay vuelta atrás”, repetían magistrados en el análisis político.

Quien celebró el fallo fue el diputado del PRO Pablo Tonelli, autor de la ley que avaló la Corte. “Esta sentencia contempla la necesidad de fomentar y respetar el principio constitucional de igualdad en las cargas públicas, haciendo especial énfasis en la justicia y equidad tributaria. Su aplicación hará posible que en unos pocos años todos los magistrados paguen el impuesto a las Ganancias, como los demás habitantes de nuestro país”, sostuvo a través de un comunicado.

En rigor el máximo tribunal se pronunció sobre una medida cautelar. El reclamo de fondo todavía no se dictó y debe hacerlo el juez en lo contencioso administrativo federal Esteban Furnari. La Asociación de Magistrados reclama que se le ordene al Gobierno que reglamente la ley.

El debate no termina acá. En la Cámara de Diputados hay un proyecto para que todos los jueces paguen Ganancias. Es de la UCR y plantea que el tributo se pague sobre los aumentos que vayan teniendo los magistrados. Cuenta con el apoyo del PRO y la intención era tratarlo este año. Pero todo indica que será en 2019.