Corea del Norte celebra elecciones con resultado anticipado

Corea del Norte celebró este domingo elecciones legislativas para elegir a los nuevos diputados de la Asamblea Popular Suprema (APS), que es el órgano legislativo más importante del país. Estos comicios tienen lugar en un ambiente marcado por la incertidumbre tras el fracaso de las negociaciones con Estados Unidos en la cumbre de Hanói. 

Corea del Norte celebra elecciones con resultado anticipado

La APS está presidida por el veterano Kim Yong-nam de 91 años, considerado el presidente ceremonial del país. Esta institución está formada por 687 escaños, uno por cada circunscripción electoral. Su principal función es refrendar automáticamente las decisiones adoptadas por el líder supremo y el comité central del Partido de los Trabajadores de Corea.

En cada circunscripción se presenta un candidato único y el proceso de votación es una mera formalidad, ya que los candidatos son elegidos por mayorías abrumadoras. Las cifras de las últimas elecciones legislativas en el 2014 muestran una participación del 99,97 por ciento y cada diputado fue elegido con el 100 por ciento de los sufragios, según informaron los medios del régimen.

Estos comicios se celebran cada cinco años y los nuevos diputados sustituyen a los elegidos en el 2014. La inmensa mayoría son del Partido de los Trabajadores (en el 2014 obtuvieron 607 escaños) y el resto son políticos de partidos menores afines a la ideología de la formación mayoritaria. Se desconoce cuándo se publicarán los resultados de las elecciones, aunque la última vez se hicieron públicos dos días después.

Mensaje para el pueblo

Muchos analistas coinciden que el régimen puede usar estas elecciones para enviar un mensaje de cohesión nacional a sus ciudadanos tras el fracaso de la cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebrada el mes pasado en Hanói.

Las últimas imágenes por satélite que detectaron actividad reciente en las instalaciones de misiles norcoreanas han avivado la incertidumbre sobre la continuidad del diálogo entre las dos grandes potencias nucleares. El presidente estadounidense anunció la posibilidad de aplicar mayores sanciones económicas ante la posibilidad de un nuevo ensayo de armas por parte de Corea del Norte.