Cuáles son las razones por las que se rompen los caños en Paraná

En el último tiempo la Municipalidad ha tenido que abordar una serie de situaciones de emergencias para reparar cañerías de importantes dimensiones de la ciudad. El daño de dúctos que abastecen de una importante cantidad de agua dejó sin servicio a muchos barrios. En la mayoría de los casos fue por obras de privados que llevan adelante trabajos en la trama vial, contó AIM el director de Obras Sanitarias municipal, José Borghello. El funcionario aconsejó que casa hogar cuente con un tanque de reserva ante estas eventualidades. 

Al menos tres roturas de grandes caños en la ciudad se produjeron en los últimos 30 días en la ciudad. Conductos que grandes dimensiones que dejaron sin abastecimiento de agua potable a vastos sectores y que demandó el trabajo intenso de las cuadrillas municipales. El diálogo con esta Agencia, el funcionario a cargo de Obras Sanitarias indicó que se deben distinguir las causas de los datos a estas cañerías. Por un lado dijo que se debe tener en cuenta que con las obras de infraestructuras que se realizan en Paraná “estamos expuestos a estos imponderables”, y aludió a que hay “empresas privadas que están haciendo bacheos, pavimentación, arreglos de desagües pluviales y cloacales que han roto conductos importantes caños secundarios. Y si bien cuenta con los planos (de la red) igual en las obras pasan estas cosas”, señaló.

Borghello también contó hubo dos grandes roturas de ductos agua potable en dos sectores y por distintas razones. Uno fue el de 750 milímetros de diámetro en calle Rondeau, “un caño de 12 metros de largo que ya había sido reparado en una parte cuatro meses atrás”. En este caso se trata de un lugar con “suelos débiles y muchas vibraciones por (el tránsito en) la avenida Uranga”, dijo el funcionario. Si bien “se toman todas las precauciones al taparlo y compactar la tierra (luego de la reparación) igual se volvió a romper a cuatro metros de distancia de la última junta de reparación”, detalló. “Este conducto fue colocado en los años 1989, 1990, pero está en muy buenas condiciones”, dijo para despejar dudas al respecto. Es un caño de plástico reforzado con fibra de vidrio (Prfv) “que se ha roto siete veces en 30 años”, indicó.

En cuanto al caño de 500 mm. roto en la última semana, en avenida Ramírez frente a la Planta Potabilizador de El Cristo, sí dijo el encargado de OSM que es “un caño de 80 años, de muy bueno material, pero que sus uniones son con juntas de gomas, que sí se rompen por su antigüedad. Esta cañería de acuerdo a las estadísticas se rompe una vez cada 14 meses. Y si hacemos un repaso, la hemos reparado más de 20 veces en los últimos 30 años, entre Gualeguaychú y avenida Racedo”, lo que estaría dentro del margen esperable.

Pedido a los vecinos

En cuanto a cómo se dispone la dependencia a su cargo para tender estas contingencias, Borghello dijo que tienen un presupuesto que les permite tener “las piezas y juntas especiales para la reparación de estos casos”, y que “Obras Sanitarias cuenta con un bueno deposito de piezas de distintos diámetros, espesores y materiales”, y que incluso llegan a prestar elementos a reparticiones de la Provincia. “Contamos con las guardia permanente de lunes a lunes. Lo que pasa muchas veces es no contamos con el equipo pesado para estos imponderables, que son palas mecánicas muy potente. El municipio tiene dos únicamente y las administra conservación vial, y es por eso que muchas veces las empresas camineras locales nos prestan este tipo de equipos”.

En cuanto a qué pueden hacer los vecinos ante estos casos de grandes roturas, el funcionario apuntó que “los tiempos de reparación duran aproximadamente de 12 a 15 horas en promedio. Pero a veces suceden inconvenientes de acuerdo el suelo” que prolonga las tareas. Por eso “es muy importante que los domicilios cuente con un tanque de reserva. Una familia tipo, cuidando el agua puede tener hasta dos días agua con lo que tenga en el tanque. Y nosotros así tenemos mas tiempo para dar repuesta en estos casos”, subrayó.