Denuncian la fragilidad de las fuentes de empleo en Vías Navegables

Son cuatro los contratos de Vías Navegables pertenecientes al distrito Paraná Medio que vencen a fines de junio y no serían renovados. Germán Flores, un trabajador del sector, detalló a AIM “la preocupante situación” que atraviesan, y denunció el abandono estatal hacia las diferentes reparticiones del país con el objetivo de pasar sus funciones a manos privadas. “Muchas flotas están en situaciones similares a la del ARA San Juan”, explicó.

Flores, quien está nucleado en el sindicato de Dragado y Balizamiento, no tiene dudas de que “es el Estado quien debe realizar los controles de los ríos” que forman parte del patrimonio argentino. En este sentido, explicó que “aunque el trabajo de Vías Navegables se ve poco y varía de acuerdo al comportamiento del agua, desde allí se realiza la importante tarea de mantener los caudales profundos y bien señalizados para que las embarcaciones puedan navegar tranquilamente”.

Por este motivo, y porque “están en peligro las fuentes laborales”, es que desde el sector vienen denunciando “la política de abandono profundizada por el Gobierno nacional en los últimos años”, la cual “redujo el presupuesto y promovió el achicamiento de personal”.

“A fines de junio se terminan cuatro contratos, y otros caerán en diciembre, por lo que se teme la pérdida de empleo formal para muchas familias”, explicó Flores, y agregó que “hay muchos trabajadores con varios años de servicio a quienes se les ofreció un retiro voluntario. Naturalmente, nadie los aceptó y fue considerado una burla para personas con tanta experiencia”.

Según Flores, estas “políticas de ajuste” están generando un vaciamiento para traspasar el control de los ríos y su navegación al sector privado: “Las embarcaciones del Estado están varadas por falta de presupuesto para garantizar seguridad, armamento y personal. Es un trabajo que va quedando en manos del sector privado, mientras que el estatal ve reducido su campo de acción a tareas de relevamiento”.

Y añadió que la flota estatal de Vías Navegables “atraviesa una situación similar a la del ARA San Juan, porque cuando se sacan las embarcaciones del puerto no suelen estar en las condiciones adecuadas para su uso”.

Oídos sordos

Flores ligó gran parte de la responsabilidad de la crisis del sector a “los directores nacionales de Vías Navegables”, quienes sostienen acciones “estériles”, pero que además “son periódicamente rotados y están a la deriva por no tener presupuesto siquiera para comprar una resma de papel para imprimir los recibos de sueldo”.

“Desde el sindicato se realizan muchos reclamos pero nadie los atiende. También se realizaron propuestas a nivel provincial, pero no se les dio importancia. La consigna pareciera ser el lograr la ausencia del Estado en los ríos”, resumió Flores.