Detenidos en París en otra marcha de los “chalecos amarillos”

Al menos 137 personas fueron detenidas este sábado en la ciudad de París en relación con la 23° protesta consecutiva de los “chalecos amarillos”, en la que ya se registraron incidentes y corridas. Miles de personas volvieron a copar las calles de la capital en un nuevo “ultimátum”, como el del 16 de marzo, que derivó en disturbios y saqueos en los Campos Elíseos.

La avenida emblemática de París sigue vallada, con el paso prohibido, así como todo el área alrededor de la catedral de Notre-Dame, devastada por un incendio el lunes pasado.

La policía cargó en varias ocasiones contra los manifestantes con granadas de dispersión y gases lacrimógenos en un gran bulevar del centro de la capital, entre las plazas de la Bastilla y de la República, mientras que manifestantes quemaron motos y mobiliario urbano.

El movimiento de los “chalecos amarillos” comenzó como una protesta contra un impuesto a los combustibles, que complican sobretodo a poblaciones rurales, pero ahora se transformó en una protesta continua, a veces violenta, contra el presidente Macron y a favor de mejores condiciones de vida y más democracia directa.

El prefecto de policía de París, Didier Lallement, habló de la posibilidad de que “un bloque radical de 1.500 a 2.000 personas, integrado por ‘ultra-amarillos'” siembre el caos en París este sábado.

Los “vándalos se dieron de nuevo cita en algunas ciudades de Francia, en Toulouse, en Montpellier, en Burdeos y en particular en París”, dijo el viernes el ministro francés de Interior, Christophe Castaner, al anunciar la movilización de 60.000 policías y gendarmes en todo Francia, cinco mil de ellos en París.

El 16 de marzo, militantes radicales “black blocs” y “chalecos amarillos” se unieron en una jornada particularmente conflictiva y violenta en que numerosos comercios de los Campos Elíseos fueron saqueados, costándole el puesto al jefe de policía de París.

Anuncios postergados y malestar por los millones prometidos para Notre Dame

Esta semana Macron tenía que revelar un gran programa de reformas para aplacar el descontento social. Sin embargo, el anuncio se postergó por el incendio en Notre Dame.

Los cientos de millones de euros prometidos por las mayores fortunas francesas para la reconstrucción de Notre Dame irritaron a algunos “chalecos amarillos”.

Muchos de ellos replicaron el tuit irónico de un novelista, Olivier Pourriol, publicado después del incendio: “Victor Hugo da las gracias a todos los generosos donantes dispuestos a salvar Notre Dame de París y les ofrece hacer lo mismo con Los Miserables”, título de otra obra del escritor francés.

El sábado pasado, las manifestaciones de “chalecos amarillos” reunieron a 31.000 personas, incluyendo a 5.000 en París, según cifras oficiales cuestionadas por los manifestantes. En su pico, el movimiento logró reunir a más de 280.000 personas.