Día del orgullo gay: Por la igualdad

El Día Internacional del Orgullo Lgbt (lesbiana, gay, bisexual y transexual), se conmemora cada año y los colectivos Lgbt celebran de forma pública para instar por la igualdad de los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Esta fiesta se realiza el día 28 de junio, recordando los disturbios de Stonewall (Nueva York, EE.UU.) de 1969, que marcan el inicio del movimiento de liberación homosexual. 

El izamiento de la bandera del orgullo gay en Paraná (2017).

La noción básica del «orgullo Lgbt» consiste en que ninguna persona debe avergonzarse de lo que es, cualquiera sea su sexo, orientación sexual o identidad sexual. El término escogido («orgullo»), tiene probablemente más sentido, desde un punto de vista filológico, en inglés que en español. En efecto, la idea que parece transmitir este concepto es más bien la de una dignidad intrínseca de cada ser humano, que no debe verse afectada por su conducta ni orientación sexual. En tal sentido, la traducción más correcta debería ser dignidad Lgbt.

La madrugada del 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York dirigió una redada contra el pub Stonewall, situado en el Greenwich Village. En la historia del movimiento homosexual en Estados Unidos, este episodio señala el momento en que los gays empezaron a luchar contra todo un sistema, legal, policial y social, que les perseguía.

En los 60 eran pocos los locales que acogían abiertamente a personas homosexuales. Entre estos estaba el Stonewall, que era propiedad de la mafia. Este pub servía a gran variedad de clientes, pero era popular por tener entre sus habituales a gais, transexuales, ‘drag queens’, afeminados, prostitutos masculinos y jóvenes sin techo.

Las redadas contra pubs como el Stonewall eran algo habitual en la época. Lo que marcó la diferencia fue que, inesperadamente, la policía perdió el control de la situación y los clientes y demás personas que se acercaron al lugar se rebelaron. La tensión entre la policía y los vecinos gais de Greenwich Village se alargó durante varios días.

Los asiduos al Stonewall Inn se hartaron de estos acosos homofóbicos y el 28 de junio de 1969 las fuerzas de la ley quisieron arrestar a varias de las 200 personas que se encontraban en el bar por razones tan estúpidas como el que dos hombres o mujeres bailaran juntos o no llevaran ropa considerada tradicional para su sexo.

En vez de dejarse atacar y acosar los asistentes al Stonewall Inn decidieron resistirse y alrededor de las 1:20 de la madrugada comenzó una batalla a la que luego se unieron más miembros de la comunidad Lgbt.

Fueron más de 600 integrantes de la comunidad homosexual quienes participaron de los Disturbios de Stonewall que se convirtió en un icono de la lucha por los derechos gay ya que durante los días siguientes hechos similares se dieron en otros sectores de Nueva York.

Se considera a los Disturbios de Stonewall como el inicio de la lucha de liberación homosexual y si bien todavía queda mucho por hacer cada años se conmemora con gran alegría en todo el mundo.

Las primeras marchas del Orgullo Gay para conmemorar estos hechos tuvieron lugar en 1970 en Nueva York y Los Ángeles. Poco a poco se le sumaron ciudades de todo el mundo que desde entonces acogen las llamadas Pride Parades o desfiles del Orgullo Gay para reivindicar sus derechos.

Marchas y celebraciones

La celebración se desarrolla comúnmente con coloridas marchas del Orgullo (en inglés pride parades; en francés marches des fiertés) que coinciden, en el hemisferio norte, con el inicio del verano. Los símbolos del orgullo gay (la bandera con los colores del arco iris y los triángulos rosas) se exhiben durante estas fiestas, en las que, además de dar cabida a las reivindicaciones sociales o políticas que identifican a los colectivos participantes, también se realizan actividades culturales y lúdicas.

Una vez superadas las leyes que penalizaban las prácticas homosexuales en gran parte del mundo, en la actualidad se reivindica la despenalización en el resto de países, junto a otros asuntos en los que persiste una discriminación hacia el colectivo, como la lucha por la legalización del matrimonio homosexual o el establecimiento de las familias homoparentales (adopción de hijos por homosexuales), el respeto a la identidad sexual de las personas transexuales y sus derechos (cambio legal de sexo y nombre, tratamientos hormonales o quirúrgicos, etc.), además de denunciar la Lgtbfobia (lesbofobia, homofobia, transfobia y bifobia)​ aún existente.