Diputados quieren establecer por Ley un protocolo de protección de escuelas fumigadas

Foto: archivo.

Ingresará en la Cámara baja un proyecto de Ley por el que se pretende poner en marcha un protocolo de actuación y denuncia ante un caso de fumigación con agro-tóxicos en las adyacencias de una escuela de Entre Ríos, confirmó a AIM.

 

La iniciativa impulsada por el diputado Alberto Rotman tiende a fijar por Ley una guía de protección de escuelas fumigadas para actuar previamente, evitar riesgo de intoxicación y fijar pasos de cómo las autoridades de los establecimientos educativos deberán actuar para resguardar las pruebas, confirmó esta Agencia.

La provincia de Entre Ríos “carece de un protocolo con la finalidad de proteger a esta población escolar de escuelas rurales y este proyecto pretende ocupar este vacío legal en forma práctica y funcional, para proteger a la tan sacrificada población escolar rural”, argumentó el médico, quien recordó que según el relevamiento geográfico oficial existen 1030 escuelas rurales que “padecen una clara desprotección contra las fumigaciones”.

“Durante los periodos de estas fumigaciones proliferan las denuncias de las escuelas rurales, que generalmente no prosperan. Esto marca la ausencia total del Estado en la protección de estos niños, alterando la ecuación que está plasmada en diversas leyes y en nuestra Carta Magna”, aseguró el profesional de la salud.

En ese marco, subrayó que el Estado “tiene la obligación de garantizar la salud de todos los habitantes y sin duda las fumigaciones en forma indiscriminada que se realizan cerca a escuelas y poblaciones rurales pueden afectar seriamente tanto escolar como a los habitantes de estos pueblos”.

En ese sentido, el médico precisó que el protocolo deberá establecer mecanismos si se advierte que se están realizando fumigaciones en las cercanías de la escuela o se advierten síntomas de intoxicación por causa probable de éstas.

En el documento se deberá dejar en claro que ante fumigaciones se tendrá que ingresar inmediatamente para evitar contacto con las sustancias que estén dispersas en el aire, en caso de que haya personas (alumnos, docentes u otros) fuera de la escuela; suspender el dictado de clases y realizar el correspondiente acto de comunicación a la Dirección Departamental de Escuela; y sería optimo que se filme, saquen fotos o se llamen a personas cercanas que puedan ver lo qué sucede con fines de garantizar todo medio de registro y testimonios de los hechos.

Además, en los fundamentos, el autor del proyecto propone una serie de aspectos que se deberán tener en cuenta para elaborar el protocolo.