El año arranca movido: Docentes universitarios marcharán el 14 de febrero

La Asociación Gremial de Docentes Universitarios de la UBA (AGD-UBA) se movilizarán este 14 de febrero junto al Sindicalismo Combativo, desde la secretaría de Trabajo, en la Ciudad de Buenos Aires. Los trabajadores se manifestaran en contra los despidos y tarifazos, en defensa de los salarios y jubilaciones, contra la reforma laboral y en reclamo de un paro activo de 36 horas y un plan de lucha para derrotar el ajuste de Macri y los gobernadores, informó  a AIM la secretaria general del gremio de la Universidad, Ileana Celotto.

El año arranca movido: Docentes universitarios marcharán el 14 de febrero

Los docentes universitarios nucleados en la AGD UBA se movilizarán este jueves, a las 16, desde la secretaría de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires a Plaza de Mayo, junto a las  las organizaciones del Plenario del Sindicalismo Combativo, confirmó la dirigente a AIM, quien agregó que el objetivo de la medida es “luchar por una salida de los trabajadores a la crisis y que a la crisis la paguen los que la provocaron”.

Celotto dijo a AIM: “Los docentes universitarios, al igual que el resto de los trabajadores estamos sufriendo un brutal ataque a nuestro salario. A las paritarias que han firmado las burocracias cómplices se suma la brutal inflación y los tarifazos en servicios y transporte. Por eso ya desde la Conadu histórica, estamos impulsando el no inicio de clases, porque no tenemos que ser los trabajadores los que paguemos una crisis que no generamos. AGD UBA será parte de la marcha del 14 y convoca, en momentos de tanto ataque a los trabajadores y silencio de todas las centrales, a todos los sectores en lucha a sumarse”.

“Ni despidos ni tarifazos. Abajo la reforma laboral. Por un paro activo de 36 horas y un plan de lucha para derrotar el ajuste de Macri y los gobernadores”, dice el lema de la movilización.

En ese sentido, desde la Asociación Gremial manifestaron: “Los trabajadores arrancamos el 2019 con un ataque cruzado del gobierno y las patronales. Frente a este brutal escenario, las centrales sindicales han extendido a más no poder su parálisis, dejando pasar todo tipo de embates contra la clase obrera. Muchos creyeron que el gobierno iba a cesar con su ataque en un año electoral. En realidad, el macrismo pretende sobrevivir a su crisis descargando más aún la bancarrota nacional sobre las espaldas de los trabajadores argentinos. Le ha ofertado a las patronales impulsar nuevamente la reforma laboral, metida en un cajón luego de las masivas movilizaciones de diciembre de 2017. Las empresas no han esperado para avanzar sobre los trabajadores”.

El gobierno, con el tarifazo de fin de año en todos los servicios, “sigue echando leña al fuego de la inflación agravando la pérdida salarial del 2018 y el incremento de la pobreza”, expresaron a AIM desde AGD. Además intenta fijar un techo del 23  por ciento a las paritarias 2019, muy por debajo de la inflación. A esta situación, se suma una ola de despidos: Siam, Interpack, Pilkington, Nidera, los ingenios tucumanos, Radio Nacional, Electrolux, y muchos más.

Los despidos masivos “son la respuesta de las patronales a la crisis económica la debacle industrial. Es decir, atacar directamente a los trabajadores. Por esta vía buscan desarticular la organización sindical en las fábricas, para arrasar con los convenios colectivos e imponer “de hecho” un salto en la precarización y la flexibilización de la mano de obra. Se trata de una orientación de fondo del Estado y las patronales. Buscan asestarles un golpe estratégico a los trabajadores y establecer un nuevo piso de explotación en la Argentina”, agregaron.

“Para intentar imponer esta orientación, el gobierno ha dado otra vuelta de tuerca dando rienda suelta a la política represiva. El “código Chocobar” de gatillo fácil, la anunciada baja de la edad de imputabilidad, la persecución a los inmigrantes y uso de las pistolas Taser, preanuncian que semejante atropello sólo puede abrirse paso con más represión.

Estamos frente a un régimen de tarifazos perpetuos que revela que el actual sistema de servicios públicos y transporte ha tocado fondo y solo buscan obtener ganancias millonarias. Después de años de subsidiarles los bolsillos a los empresarios, el ajuste se descarga sobre los trabajadores usuarios. La nueva bicicleta financiera profundiza la recesión, entregando los recursos nacionales a los especuladores financieros. Los salarios se han devaluado. La caída de la economía en noviembre fue del 7,5 por ciento. La peor de toda la era Cambiemos”, denunciaron desde AGD a AIM.

En tanto, “la promesa de un paro en abril o mayo por parte del moyanismo patea la pelota para adelante mientras siguen pasando los ataques. El propio Hugo Yasky -representante del kirchnerismo sindical- ha señalado que hay que evitar los paros en el año de las elecciones. Y ni hablar de Daer, Acuña y los gordos de la CGT”, subrayaron desde el gremio docente.