El registro de la cultura esténcil paranaense en un formato de libro objeto

“Huellas en la piel de la ciudad” es una publicación de reciente aparición gestada por comunicadores de Paraná. Un aporte a la memoria contemporánea de las expresiones públicas en los muros. Una propuesta que sorprendió por su número y variedad, contó a AIM uno de sus editores, Pablo Russo.

En diálogo con esta Agencia, Russo, uno de los mentores de la obra, contó que la publicación tiene su semilla en la revisa digital “170 Escalones”. Se trata de una revista digital sobre cultura que realiza junto a Franco Giorda y Pablo Siri desde hace poco más de dos años. Justamente con ellos llevan adelante una sección llamada “Paraná Esténcil”  donde se van rescatando algunas imágenes de este tipo que se caracterizan por el uso de una plantilla flexible calada a través de la cual se genera una estampa para ser pintada con aerosol. De esta experiencia nace la idea de compilar un libro con estos registros, y el mismo  sea “un libro objeto, con un atractivo, con buena calidad de impresión”, contó Russo.

El proyecto fue tomando forma, se presentó a la convocatoria del Fondo Económico de Incentivo a las Culturas, las Artes y las Ciencias (Feicac) de la Municipalidad de Paraná, donde fue seleccionado. Con parte de este fondo, se sostuvo en parte la publicación, que terminó de salir de imprenta a fines del año pasado.

En cuanto a las etapas, Russo contó que tuvo una de relevamiento fotográfico, con media docena de salidas, tomando nota de los esténciles y registrando las imágenes. “Nos sorprendimos, porque nos preguntábamos si íbamos a tener suficiente material para un libro, pero después nos sorprendió la cantidad de pintadas a las que no les poníamos atención”.

De estas impresiones, el editor señaló que “hay paredes que condensan varias obras, como lugares emblemáticos, como la Facultad de Ciencias de la Educación, en Cura Álvarez y 25 de Mayo, una pared en calle Paraguay, o en 25 de Mayo. Hay esquinas y en recorridos de manifestaciones como las del 24 de marzo, y en las paredes de ese recorrido encontramos las huellas de esa marcha”. Y de estas impresiones, rescató que los esténciles son “como foto de época” y que incluso “algunos que dialogan entre ellos” más allá de los años.

Luego tomar las fotografías se pasó a la selección, en la que quedaron incluso unas 300 imágenes afuera. Se fueron eligiendo y se fueron clasificando para cada parte del libro. “Arranca con cuestiones artísticas, pasa a reclamos de luchas contemporáneas como el feminismo, educación, derechos humanos. Algunos más políticos y partidarios electorales. Hay misceláneas, musicales, y algunos literarios. Ordenar el material fue importante, de estructurarlo en el libro”.

Finalmente Russo explicó que la idea del libro es que circule, ya sea vendiéndolo a pedido o entregándolo a bibliotecas públicas de la ciudad, porque también de esto se trata el proyecto.