El Senado ratificó a Landó como presidenta del CGE

El Senado ratificó a Landó como presidenta del CGE .

La Cámara Alta prestó hoy acuerdo para que Marta Irazabal de Landó sea directora General de Escuelas y Marisa Mazza vocal del Consejo General de Educación (CGE), registró AIM.  

En la sesión de este miércoles, el Senado provincial  ratificó a Landó en su cargo, ya que prestó acuerdo constitucional para que sea presidenta del CGE, en remplazo de José Luís Panozzo, quien renunció al cargo en octubre del año pasado. Además, los legisladores acompañaron el dictamen por el que se nombra como vocal del organismo a Marisa Mazza, apuntó esta Agencia.

El presidente de la Comisión de Legislación General, Lucas Larrarte, defendió a las postuladas. En ese sentido, el abogado explicó que “no se encontró ningún impedimento de carácter legal y, mucho menos, moral o ético para considerar otorgar el acuerdo y, por eso, ratificamos el nombramiento pedido por el gobernador Gustavo Bordet”.

El nombramiento se dilató ya que antes de emitir el despacho favorable, la comisión investigó la acusación que realizó un ciudadano sobre la idoneidad de Landó y comprobó que no era legítima la impugnación por el supuesto cobro de haberes como jubilada mientras era funcionaria: “Las explicaciones que brindó (Landó) fueron de forma de clara, precisas y contundente. Toda esa información fue respaldada de forma contundente por otros organismos (CGE, Caja de Jubilaciones y Anses)”.

 

Landó, una polémica funcionaria que apunta contra los docentes

Cabe recordar que en la audiencia pública, Landó  cargó a los docentes con el fracaso del sistema de educación público. El argumento de la funcionaria -quien espera ser ratificada por el Senado-  se sostuvo en base a supuestas discriminaciones del magisterio entre alumnos de escuelas públicas y de gestión privada (sostenido con índices de repitencia), de prácticas que serían obsoletas y del régimen de licencias. cas y anunció un programa de reforma del sistema educativo estatal.

Precisamente,  criticó fuertemente a los maestros que trabajan en las escuelas públicas quienes, a su juicio, harían diferencias con los estudiantes de las de gestión privada: “Hay que mejorar la educación, tenemos que reducir los índices de repitencia, sobre todo en el secundario. Según informes hay entre un 12 y un 14 por ciento de repitencia en el nivel secundario de las escuelas públicas (entre 13.000 y 15.000 alumnos) y los chicos de educación privada representan sólo un cuatro por ciento; es decir, hay diferencias porque muchas veces son los mismos docentes quienes están en unas y otras escuelas y hay que ver de qué manera se trata de mejorar estas situaciones”.

Por otro lado, volvió a cuestionar el régimen de licencias: “En marzo de 2017, las suplencias fueron de 7.357 en oficiales y 372 en privadas, es decir, había un 18 por ciento de reemplazos en oficiales y un cuatro por ciento en privadas; en septiembre hubo 10.111 suplentes en escuelas oficiales y 513 en las de gestión privadas; y en marzo de 2018 hubo 7.000 suplentes en instituciones oficiales y 315 en privadas”.